Hábitos de conducción segura

Existen muchas técnicas de conducción y decir cuál de ellas es la mejor o la más segura es muy difícil. Todo depende del punto de vista de quien se encuentra al volante, es el conductor quien decide de qué forma conduce, si lo hace de forma segura o si definitivamente es un peligro al volante.

Las acciones que realizamos de forma repetitiva con cierto grado de intención terminan por convertirse en un hábito o una costumbre.  A continuación vamos a destacar algunas buenas acciones que si se vuelven un hábito lo convierten en un conductor seguro

Cambie la ruta diaria

Muchos tenemos una ruta o un camino que repetimos a diario para llegar a la universidad o al trabajo. Siempre escoge el camino más corto o el menos transitado. A veces es conveniente cambiar un poco el trayecto. Si todos los días realiza el mismo recorrido, se vuelve monótono y esto disminuye su atención al volante. Al cambiar el camino, el cerebro se mantiene alerta y no se pierden los detalles de la carretera.

La posición de las manos

Al contrario de lo que se podría pensar, sujetar el volante requiere de una técnica adecuada, los errores en su operación generan cansancio, pérdida de control y aumentan el riesgo de accidente de tránsito. En las escuelas de conducción enseñan que la posición ideal de las manos al volante es a las 10:10, de esta forma se obtiene una posición elevada y se logran un control total del volante.

Conductor de limosina

Es bueno imaginar que su auto tiene unas dimensiones y peso superior a las reales, conducir como si fuera muy delicado y fácil de romperse. Con algo de concentración es fácil conducir con mayor suavidad, sin movimientos ni maniobras bruscas. También ayudará a anticipar las frenadas o los giros, lo que a su vez consigue que se eviten otros peligros potenciales.

Uso de los retrovisores

Es indispensable adquirir el hábito de revisar los espejos antes de efectuar cualquier maniobra. Con frecuencia los conductores desconocen por completo el uso de estos elementos tan indispensables para la conducción. Recuerden que los espejos se deben estar revisando constantemente y en especial cuando vamos a  realizar un sobrepaso o realizar un cambio de carril. Algunos conductores solo los miran cuando les hacen sonar la bocina y algunos ni siquiera cuando la escuchan voltean a mirar los espejos, que esta actividad se vuelva un hábito.

El punto ciego

Y uno de los momentos más importantes y en los que el retrovisor se convierte en clave es a la hora de adelantar. Los espejos  tienen un punto ciego, y aunque muchos fabricantes tienen un avisador, siempre es más recomendable prevenir que curar. Antes de adelantar, revise bien que el carril esté libre sin importar lo que digan los sensores. Y, por supuesto, el intermitente para señalizar las maniobras.

Ojo a los cambios

Muchos usuarios prefieren una caja de cambios manual debido al mayor nivel de interacción con el vehículo y como es la conducción. Además, hay otra ventaja: es más difícil distraerse si se está cambiando constantemente. Esto también se puede extrapolar a las transmisiones automáticas, pues la mayoría tienen un modo secuencial, bien con la palanca o bien con levas en el volante. De esta forma se igualará la atención que se presta en un manual.

Orden en el interior

Aunque parezca que no tiene mucho que ver con la seguridad, un automóvil ordenado y limpio de objetos es de vital importancia. En caso de accidente o ante una fuerte deceleración, hasta un Smartphone puede convertirse en un proyectil que puede causar grandes daños. Sin hablar de esos objetos más pesados, que deberían ir asegurados y bien colocados para que no puedan alterar el equilibrio del auto.

Visibilidad al volante

Siempre hay que llevar la mirada unos metros por delante de donde estamos. Cuando vas a cierta velocidad lo que pasa en tu capó no importa nada, hay que pensar en lo que hay enfrente, pues en décimas de segundo estaremos allí. Por eso es recomendable mirar incluso por delante del vehículo que nos precede, algo que dará más tiempo de reacción a nuestro cerebro y que podría salvarnos de algún accidente.

Presión de los neumáticos

Los neumáticos  nos mantienen en contacto con la carretera y por eso su estado debe ser óptimo. Es importante revisar la presión semanalmente. De esta forma se podrán detectar posibles pinchazos antes de que la rueda toque el piso. También hay que tener en cuenta que la presión se reduce ligeramente con el cambio de temperaturas.

Entradas relacionadas

Comentar