¿Es verdad que un choque devalúa mi automóvil?

Es inevitable pensar que cuando chocamos el auto va a perder valor comercial. De hecho no solo somos consientes de las consecuencias de la situación sino que pensamos en un futuro inmediato. Se tiende a pensar que el carro va a perder valor y que tenemos que negociarlo a un precio menor al normal.

Pero realmente no es así necesariamente. Lo que devalúa notablemente y entra a jugar a favor o en contra del valor son las reparaciones que se le realicen al vehículo por causa del choque o por daños anteriores. Es decir que un carro, después de un choque, perderá valor comercial sólo si es mal reparado.

Por esta razón al reparar nuestro vehículo después de un choque o colisión debemos evaluar costo beneficio, utilizar la póliza y pagar el deducible o llevarlo a un taller certificado que le brinde las condiciones necesarias para dejar el vehículo en las mismas condiciones en las que se encontraba antes del choque.

Malas reparaciones

Si chocarse es un verdadero problema, no invertir en un arreglo adecuado al vehículo puede ser peor. Lo barato sale caro como dice un adagio popular.

Una de las posibilidades por las que optan la mayoría de las personas es buscar una salida económica. Un lugar donde le reparen la pieza por que el repuesto es costoso o donde le reparen y le pinten por la mitad de lo que costaría en un concesionario. Sin embargo yo le diría a estas personas: si ya invirtieron cierta cantidad de dinero para comprar el carro, con una mala reparación pone en riesgo su estado físico o mecánico, ¿vale la pena pagar para que quede bien reparado? Claro que sí.  Y es que no sólo es importante tener un carro en buen estado por su buena apariencia: es fundamental tener un carro seguro, un aspecto que un conductor preventivo nunca debe olvidar, cuéstele lo que le cueste.

Cuando el choque no involucra una pérdida total del vehículo, la recomendación es que se repare en un taller calificado, donde le garanticen que las piezas se van a cambiar con repuestos originales y que son de excelente calidad. Un lugar donde la reparación sea técnica, sin añadiduras ni reparaciones que vayan en detrimento. Un aspecto a tener en cuenta es el chasis, si se requiere su reparación o cambio debe realizarse técnicamente, haciendo uso de las sustituciones parciales recomendadas por el fabricante. Donde se conserve la línea original, los puntos de soldadura y no se reparen puntos fusible o se modifiquen concentradores de esfuerzo.

Las piezas que generalmente son las que llevan la peor parte a la hora de no reparar bien un vehículo son: el piso del baúl, el paragolpes y las puntas del chasis.  También, los desperfectos en la línea del carro son consecuencias comunes de un auto mal reparado. El acabado general del carro también puede sufrir serias averías después de un golpe.

Las reparaciones que involucran el repintado del vehículo (que es uno de los procedimientos más comunes a la hora de arreglar un vehículo chocado)  se harán, en un taller especializado,  exactamente con las pinturas que el auto requiere sin deteriorar su calidad, logrando así un excelente acabado y  evitar los defectos de pintura: escurridos, ojo de pez, piel de naranja, huellas de lijado, etc. Preferiblemente que se pinte en cabina de pintura o donde le garanticen el color, la tonalidad, el brillo y el acabado (mate o brillante).

Después de la reparación

Después de la reparación de su vehículo, debe verificar la reparación donde tenga en cuenta que repuestos le cambiaron y cuales le repararon; en caso de que en la reparación se halla visto afectada la suspensión deben entregarle el reporte de alineación donde se certifique que cumple con las medidas. Solicite reporte de todos los diagnósticos que haya lugar en la reparación. Verifique el sellante de las piezas pegadas y compárelo con la del lado contrario.

En los golpes fuertes, donde el vehículo recibe sustituciones parciales, o recibió cambio de piso o puntas de chasis, vale la pena llevar el carro a un centro de diagnostico automotriz y solicitar una valoración del estado del vehículo. Si reparó el carro por su cuenta debe cancelar el valor del peritaje que puede estar $200.000 aproximadamente los cuales puede negociar con el taller en caso de que el vehículo no pase la revisión. En caso de que el vehículo haya sido reparado utilizando la póliza de seguros puede solicitar dicha revisión a su aseguradora.

Por eso es que, cuando debemos reparar nuestro vehículo después de un choque o un golpe, por más mínimo que sea, debemos dejar de lado las excusas y repararlo bien. Las personas que  no reparan a conciencia su vehículo  tiempo después lo lamentan y el vehículo se convierte en un verdadero dolor de cabeza a la hora de venderlo o  simplemente conducirlo, pues su estado físico no es el mismo y será más difícil conducirlo o negociarlo de la misma manera.

Entradas relacionadas

Comentar