Efectos nocivos al conducir a bajas revoluciones

Siempre se ha asociado el ahorro de consumo con las bajas revoluciones, pero se ha demostrado que esta práctica no es saludable del todo para el motor. Un régimen alto de vueltas ayuda a prolongar la vida del motor, sobre todo los diésel y los turbo. Por ello hay que tener en cuenta todos los factores que ocurren en los propulsores.

Hay componentes como los filtros de partículas o las válvulas EGR que requieren de condiciones muy concretas para funcionar correctamente, y para eso es importante conocer las características de nuestro auto ya que cada motor es un mundo y las revoluciones adecuadas varían de un motor a otro.

A continuación les mostramos las señales que puede emitir el vehículo cuando se está conduciendo en bajas revoluciones y de forma inadecuada y las averías más comunes que se producen por conducir a un régimen de revoluciones bajo. Ojo tenga en cuenta que llevar el auto demasiado revolucionado tampoco es beneficioso.

Vibraciones

Conducir a bajas revoluciones y en cambios largos produce vibraciones, es el primer síntoma de que el auto está pidiendo paso a un cambio más corto.  El aumento de la carga que le estamos pidiendo al auto es incoherente con unas revoluciones bajas. Él responderá a ese esfuerzo extra con vibraciones que antes no se producían.

Exceso de trabajo

En este caso los afectados serán elementos como los cojinetes, asientos de biela, rodamientos y apoyos de cigüeñal, elementos móviles que se ven obligados a soportar una mayor fuerza en la peor zona de trabajo. Esto se traduce en fricción de estos elementos y un mayor desgaste.

Incremento del esfuerzo

Cuando transitamos con una relación larga y a bajas rpm, la demanda de potencia genera mayor llenado de los cilindros y adelanto en el encendido. Bajo estas condiciones el pistón está por debajo de su zona de trabajo, es aquí donde empieza a luchar contra el picado y su movimiento alternativo se ve afectado por un mayor esfuerzo.

Cero ahorro en el consumo

Existe el mito que transitar con las marchas largas y a bajas revoluciones se ahorra combustible y realmente esto es mentira, ya que es contraproducente si no se encuentra una relación óptima entre las revoluciones y los cambios. El truco está en buscar un término medio, ya que no sirve de nada circular a un régimen bajo si luego va a pisar el acelerador sin compasión.

Graves averías

Si conduce en marchas largas a bajas revoluciones por minuto tal vez genere averías fatales para el motor. Sistemas como la válvula EGR y los filtros de partículas requieren condiciones de funcionamiento muy concretas para su óptimo funcionamiento.

El desgaste de piezas y el aumento del esfuerzo que soporta suponen holguras internas y roturas de piezas que, sobra decir, no son baratas de reparar.

Por lo tanto, informarse acerca de las características del motor de su auto y las condiciones ideales de manejo son importantes. Trate de equilibrar las revoluciones del motor junto con la velocidad y los cambios para obtener el mayor rendimiento sin afectar la vida útil del motor.

Entradas relacionadas

Comentar