Consejos para el cuidado de un motor diésel

Un motor diésel se comporta de forma diferente a un motor a gasolina, teniendo en cuenta las características del combustible. Por tal motivo el cuidado del motor es diferente, a pesar de que los componentes son similares, funciona en tiempos de forma similar a un motor de gasolina la operación es totalmente diferente.

Los automóviles con motores diésel podrían ser bien considerados uno de los primeros esfuerzos en la industria por reducir las emisiones contaminantes y, al mismo tiempo, mejorar la eficiencia de los vehículos en todo el mundo, pues esta configuración requiere una menor cantidad de combustible para generar la explosión, dando como resultado un rango de alcance extendido con un solo tanque.

Lamentablemente estos motores también pueden llegar a ser un verdadero dolor de cabeza si no se les da el mantenimiento y cuidado adecuados, pues su funcionamiento hace que sean más sensibles que un vehículo tradicional y que, por tanto, puedan fallar de manera más repentina y que sus reparaciones sean ampliamente costosas.

Tanque en reserva nunca

Si está acostumbrado a conducir su auto con la reserva no le recomendamos hacer esto con un auto motor diésel, no es bueno exprimir hasta la última gota de combustible el vehículo y esto debe aplicar también para gasolina. Pero en un motor diésel, esto significa problemas.

A diferencia de la gasolina tradicional, el diésel puede generar más restos de suciedad y contaminantes, mismos que se acumulan en la parte inferior del tanque y que, al dejar bajar el nivel de combustible hasta este punto, pueden incrustarse y traspasar el filtro, llegando hasta los cilindros provocando fallas que podrían ser irreparables.

No revolucionar el motor

El motor diésel no necesita hacerlo rugir como un motor de gasolina, él tiene su propio ronroneo. Los motores diésel, como sabrá, son muy distintos a los de gasolina en funcionamiento y por tanto, uno de los aspectos fundamentales en la conducción diésel es cuidar las revoluciones del motor, pues estos trabajan a menos vueltas de motor, lo que de inicio puede generar algunos problemas.

No debe exceder las revoluciones recomendadas por el fabricante en ningún tipo de vía o bajo cualquier circunstancia. El motor debe girar por debajo de 2.000 rpm, si se sube de este límite causa daños en el motor y en componentes como la válvula EGR que se satura de carbonilla y se reduce su vida útil.

Filtros de combustible

El diésel es un combustible que genera más residuos y suciedad en el tanque, por lo tanto, otro aspecto vital es cuidar y cambiar su filtro constantemente para evitar perforaciones y fallas en su funcionamiento que deriven en fallas mayores.

Lo más recomendable es que el filtro de combustible, además de limpiarse constantemente, se cambie de acuerdo con las recomendaciones del fabricante.

Nivel de aceite

El aceite es un líquido vital en los vehículos de combustión interna, pues se encarga de asegurar un correcto funcionamiento entre los componentes, liberándolos de fricción y evitando así problemas de sobrecalentamiento, fisuras y otros más que podrían asesinar tu auto.

Hablando específicamente de los motores diésel, estos son aún más sensibles a la falta de aceite, así que por ningún motivo deje que los niveles estén por debajo de lo recomendado, pues podría acabar con su vehículo sin bielas en poco tiempo.

Revisar periódicamente la bayoneta de su auto y asegúrese de hacerlo en una calle sin pendientes para obtener un resultado más exacto. También recuerde seguir las recomendaciones del fabricante en el tipo de aceite que debe usar.

Cuidado con el combustible

Esta regla aplica no solo para los autos diésel, sino para cualquier modelo en general, tenga en cuenta que llenen el tanque con el combustible correcto, en caso de que por equivocación apliquen gasolina, los daños pueden llegar a ser graves.

No está de más tener en cuenta repostar combustible en sitios conocidos y certificados, tenga cuidado con estaciones de servicio donde no se observa buen mantenimiento o reponer combustible mientras están descargando combustible, todo esto puede ser perjudicial para su motor.

Cuidado con el turbo

Después de un largo recorrido al llegar a su destino es conveniente dejar el auto unos minutos encendido, aun mas si el motor cuenta con turbocompresor, no es recomendable apagar inmediatamente porque se puede afectar la turbina, ya que se baja de forma inmediata el aceite que lubrica el turbo, puede ser recomendable verificando con el fabricante instalar un turbo temporizador que le permita el cuidado del turbo.

Mantenimiento

Cuando se compra un vehículo independiente de su tipo de motor, el fabricante diseña un plan de mantenimientos programados específico para cada modelo. Por tanto es importante cumplir completamente con este programa, lo más exacto posible, esto puede ayudar a alargar la vida útil del vehículo.

Tenga en cuenta que estos mantenimientos programados se encargan de reemplazar, revisar y descubrir todos los posibles fallos que su auto pueda presentar, advirtiendo problemas a futuro y extendiendo la garantía de su vehículo por más tiempo.

Entradas relacionadas

Comentar