Cómo cuidar el embrague

El embrague es un componente fundamental ya sea en el cambio automático o manual, en el caso de la transmisión manual depende directamente de la acción del conductor y del uso que en general se le da al vehículo.

Una mala práctica puede echar a perder una pieza destinada a durar bastante tiempo y que no es barata de reparar precisamente. Para que pueda alargar al máximo la vida útil de esta pieza, vamos a explicar cómo cuidar bien el embrague.

Cambios afinados.

El cambio de marcha es uno de los momentos críticos del embrague. La diferencia entre hacerlo bien o mal radica en pisar el pedal al máximo.

En este caso, además de nuestros hábitos de conducción influye la posición en la que nos colocamos al conducir. Retrasar el asiento demasiado puede ser un motivo por el que no alcancemos a pisar el pedal hasta hacer tope, dando lugar a fricciones y cambios bruscos que pueden terminar en una avería.

Antes de arrancar, ubíquese en posición normal de conducción y pruebe pisar el pedal de embrague. Si no es capaz de alcanzar el final, tendrá que situar el asiento más adelante.

Conducción suave.

Al conducir intente no soltar el pedal del embrague de forma brusca a la hora de cambiar de marcha y acompañe el movimiento del vehículo con el pie. Si el auto hace algún movimiento extraño, significa que está soltando demasiado rápido el pedal.

Coordinación pie – brazo.

Primero presione el pedal del embrague al máximo y entonces podrá realizar el cambio de marcha perfectamente. Una vez adentro la marcha podrá soltar el pedal. Esto, que parece tan sencillo, no lo es en muchos casos y no son pocos los que mueven la palanca de cambios cuando todavía falta un poco de pedal por presionar.

Controle el uso del embrague.

Mucha gente pisa el embrague a fondo cuando para en un semáforo o desciende una pendiente. Esto contribuye a su desgaste y el resultado es el mismo que si pusiesen el punto muerto.

El arranque perfecto.

Intente tratar con suavidad el embrague a la hora de arrancar. Recuerde que para retomar la marcha hay que soltar poco a poco el embrague mientras se acelera lo justo, sin alcanzar las 1.500 revoluciones por minuto.

A la hora de estacionar intente no hacerlo en una pendiente y mientras conduce, apoya el pie en el reposapiés, ya que dejarlo sobre el pedal del embrague puede contribuir a su desgaste.

Use el freno de mano.

Si está en una carretera empinada y teme que al retomar la marcha el carro vaya hacia atrás, es recomendable hacer uso del freno de mano, pues detenerlo con el pedal del embrague hará que se desgaste mucho más rápido.

Escuche su auto.

Procure cambiar de velocidad en el momento en que su carro se lo pida, por ejemplo, si al hacerlo el auto se frena, es porque iba a mucha velocidad en la posición anterior de los cambios.

Siempre pisar hasta el fondo

Si va a cambiar de marcha, es ideal que presione el pedal hasta el fondo, pues no hacerlo hace que el sistema tenga fricciones excesivas y los cambios no se harán de forma suave. De igual manera, se debe soltar de manera progresiva junto con el movimiento de la palanca de cambios.

Usar el neutro en los semáforos.

Al hacer paradas cortas o detenerse en los semáforos es ideal no tener el carro con ninguna marcha puesta.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.