Responsabilidad Civil en accidentes de tránsito, ¿usar o no usar? esa es la cuestión

¿Por qué razón quienes tienen una póliza no la utilizan? Existen unos mitos muy absurdos respecto a las compañías de seguros y los productos que contratan, y esto se debe a una mala asesoría frente al producto adquirido, o falta de atención por parte del cliente en el momento de tomar la póliza.

En la entrada de hoy vamos a aclarar algunos de estos mitos, escenarios posibles en los que aplica la reclamación como tercero afectado, quien define el culpable, y como hacer una reclamación como tercero ante una compañía de seguros para lograr una indemnización.

Los mitos

  1. El deducible: En la mayoría de las pólizas de autos o contra todo riesgo el deducible para el amparo de responsabilidad civil es cero, no tiene deducible. En las pólizas de responsabilidad contractual habría que revisar la caratula, sin embargo en su gran mayoría no tienen deducible. ¿Si no tiene deducible (usted no tiene que pagar nada) porque no utilizar su póliza?
  2. Descuento en la renovación: Las aseguradoras incentivan la buena experiencia o la baja siniestralidad con un descuento, cada renovación el asegurado tendrá que pagar un valor inferior gracias a la baja siniestralidad. Aunque esto es real, es de aclarar que tiene un límite, y nunca va a llegar a cero, dicho descuento aunque varía entre compañías de seguros puede ser de un 5% sobre el valor de prima; si hablamos de una póliza de 1.300.000 antes de IVA, el descuento es de $65.000. Llevemos el ejemplo a una póliza más costosa, una de $2.800.000 antes de IVA, $140.000. En caso de que usted sea culpable, ¿será que vale la pena por $65.000 (de descuento en la renovación) impedir que su compañía de seguros (usted no) sea quien se encargue de indemnizar a quien usted afecto?
  3. El culpable: Este es el aspecto más difícil, aceptar nuestros errores, los seres humanos somos imperfectos y llenos de errores que nunca queremos aceptar. Nos falta humildad para aceptar la culpa y siempre vamos a evadir de cualquier forma (aun siendo consientes) con tal de sacar provecho de la situación.

¿Quién define el culpable?

En primera instancia, es el organismo de transito quien dirime y plantea su hipótesis del accidente de tránsito basado en, la versión de los conductores, la posición final de los vehículos y las señales de tránsito existentes en el lugar del accidente para determinar el posible culpable. Emite un informe de transito que en caso de que no se llegue a ningún tipo de acuerdo o conciliación entre las partes se va a instancias legales (Fiscalía) quien en un juicio determina culpables y el valor de la indemnización si hubiere lugar a ella.

Desistimiento

En caso tal que los conductores tomen la determinación de desistir de las instancias legales pueden llegar a un tipo de arreglo económico directo o a través de sus compañías de seguros.

Lo más lógico es utilizar la póliza, abogar no solo al raciocinio y al sentido común, sino al sentido humano. Aceptar de forma categórica e independiente que usted tiene la culpa.

Basados en estos argumentos acerca de la culpabilidad, y del instrumento conciliatorio, ¿será justificable no utilizar a su compañía de seguros para remediar los daños materiales e inmateriales causados en un accidente de tránsito?

Cómo reclamar como tercero afectado

Es realmente fácil y los documentos que se requieren son exactamente los mismos que le pedirían como asegurado: Croquis, tarjeta de propiedad, Soat, licencia de conducción, cotización original y/o documento con las pretensiones económicas. La compañía de seguros identifica en el croquis dos elementos, la ocurrencia y la hipótesis (posible culpable) del accidente de tránsito, esto se hace revisando en la tabla de códigos la contravención; con la tarjeta de propiedad se acredita al beneficiario de la indemnización y con la cotización se determina la cuantía a indemnizar. Estos tres elementos son claves para la indemnización, como asegurado o como tercero.

Una vez reunidos los documentos se debe tener en cuenta si los dos conductores tienen póliza contra todo riesgo, si solo tiene póliza el culpable, o si solo tiene póliza el afectado.

Ambos tienen póliza

Este es un escenario ideal, es mejor estar asegurados, si no tenemos seguro el dinero sale directamente de nuestro patrimonio, cuando contratamos seguros, la compañía asume nuestra responsabilidad económica, hasta los límites pactados en el contrato de seguros.

En caso de que ambos vehículo se encuentren asegurados, el proceso de responsabilidad civil se aplica entre compañías de seguros; las compañías tienen una especie de convenio denominado “Choque x choque”, donde el área jurídica allega croquis y demás documentos que soportan la posible culpabilidad de su asegurado en el accidente de tránsito, junto con el valor de las pretensiones totales, aplicando el convenio “Choque X choque”. En tal caso el área jurídica evalúa y cuadran el valor económico entre compañías de seguros. Para este caso es el analista de la compañía de su compañía de seguros quien se encarga de hacer el trámite a través de su área de recobros o responsabilidad civil para recaudar dichos dineros. En este caso usted lleva su vehículo al taller definido por su compañía de seguros y se afecta la póliza de quien figura como culpable en el accidente de tránsito, el valor de la indemnización puede incluir el valor del deducible o no, dependiendo del alcance de la póliza contratada. En caso de que el deducible no esté cubierto por la póliza del otro vehículo, usted puede reclamar de forma directa el valor del deducible al conductor, aunque este valor lo debe asumir usted en el momento de retirar el vehículo del taller.

El culpable tiene póliza

En este caso la persona afectada debe llevar los documentos directamente a la compañía de seguros: croquis, tarjeta de propiedad, Soat, licencia de conducción, cotización original y/o documento con las pretensiones económicas.

Se pueden presentar dos escenarios, el primero es que el culpable acepte su responsabilidad ante la compañía de seguros, reportando el accidente de forma telefónica y se demuestre a través del croquis en la codificación su responsabilidad.

En este caso la compañía recibe la documentación completa, teniendo en cuenta que por ley las compañías tienen un tiempo estimado para dar respuesta al tercero reclamante de 45 días, y este tiempo empieza a correr a partir del día en que el tercero presenta la documentación completa, o entrega el último documento. Una vez cumplido este tiempo la compañía puede hacer un ofrecimiento económico basado en las cotizaciones y/o pretensiones económicas del tercero afectado o realizar las reparaciones tendientes a restablecer las condiciones en las que se encontraba el bien.

La victima tiene póliza

Este es el escenario más complejo, ya que la persona culpable no cuenta con el respaldo de una compañía de seguros para asumir la responsabilidad civil. En caso de que la responsabilidad sea por daños, se puede acudir a la asistencia jurídica de su compañía de seguros, donde se establezca entre la compañía de seguros y el tercero el pago del deducible, en algunos casos la compañía puede realizar el recobro del dinero al causante del accidente, aunque esto sucede en el mejor de los casos, ya que si la persona no cuenta con los recursos para reparar los daños se puede ver envuelto en líos jurídicos. En otros países existen pólizas o coberturas en caso de que el causante del accidente no tenga póliza, o es obligatorio tener una póliza de responsabilidad civil.

La indemnización

Es uno de los elementos del contrato de seguros, la obligación condicional de indemnizar. Por tanto la aseguradora después de su proceso de análisis indemniza o repara los daños según sea el caso, por daños, lesiones o muerte. De forma individual según el caso o indemnizaciones integrales que pueden incluir daños y lesiones, todo esto dentro de los términos legales y en las instancias del proceso, el ideal es siempre llegar hasta una instancia conciliatoria; en caso de que llegue a juicio el valor de los daños lo establece directamente el juez, y el valor máximo que cubre la compañía de seguros es el que se encuentra plasmado en la caratula de la póliza.

Entradas relacionadas

Comentar