¿Vale la pena endeudarse para comprar carro?

Si está pensando en adquirir carro tal vez le surja esta inquietud. Teniendo en cuenta la amplia oferta de promociones que ofrecen los concesionarios, tal vez requiera estudiar muy bien las posibilidades y hacer bien las cuentas antes de tomar una decisión.

Con el constante movimiento cambiario que ha tenido el dólar en el último año, las personas no tienen el mismo interés en comprar un vehículo que el año pasado y a pesar de eso, muchas empresas fabricantes han hecho que esta diferencia no sea transferida directamente al comprador, con promociones y tasas de interés mínimas.

Endeudarse

Precisamente, una de las vías favoritas de los colombianos a la hora de comprar un vehículo es acceder a un crédito, por un periodo entre 3 a 6 años. Como cualquier crédito, lo importante es considerar las tasas de interés y que las cuotas mensuales se ajusten muy bien a su presupuesto.

Crédito de consumo

El crédito de consumo es el más común, generalmente para este producto las entidades suelen manejar tasas entre el 1,17% y el 2,3% mensual para la compra de vehículos, con plazos de 5 años o 60 meses. Esto puede significar que su salario quede comprometido durante los próximos años a pagar este crédito pagando cuotas que, dependiendo del vehículo, pueden estar entre los $250.000 y $800.000 aproximadamente, por lo que podría ser un inconveniente para sus ahorros.

Más allá de esto, otra de las razones por las cuales usted pierde dinero al adquirir un crédito para la compra de su vehículo se relaciona con el valor comercial del automóvil.

Seguramente usted ha escuchado la frase que repiten algunas personas: apenas usted saca el carro del concesionario ya cuesta $2 millones menos, quizás tiene mucho sentido. Un vehículo realmente no es una inversión, porque pierde valor en poco tiempo, es decir, tiene una depreciación muy rápida.

Puede suceder que usted adquiera un crédito por $20 millones y al año su vehículo valga ya $18 millones, pero usted sigue pagando por un crédito por los mismos $20 millones.

Otra razón por la cual no vale la pena endeudarse por un vehículo es la limitación a la propiedad o la prenda, ya que el vehículo quedará marcado en la tarjeta de propiedad con esta limitación. A esto se le suma la cuota inicial, el SOAT y el seguro voluntario, que no hace parte de la financiación y este dinero sale directamente de su bolsillo.

Leasing

El leasing es una de las opciones que puede considerar, funciona como una especie de arrendamiento del vehículo y le ofrece condiciones muy distintas a las de un crédito de consumo. La ventaja de esta opción es que cuando termine de pagar las cuotas, al final del contrato, tiene la posibilidad de  comprar el carro por un porcentaje pactado.

El Leasing es una buena opción cuando usted no cuenta con el dinero suficiente para adquirir el auto, se evita el costo de pagarlo de una vez y el hecho de que el vehículo no haga parte de su patrimonio le puede ser útil a la hora de presentar la declaración de renta. Funciona muy bien en el caso de que usted vaya a conservar el vehículo durante un buen tiempo, por lo menos unos cinco años.

Una compra como estas tiene un fuerte impacto en su historia crediticia, así que si usted tiene un excelente hábito de pago tendrá un reporte positivo y mayores posibilidades de acceder a créditos más grandes a futuro.

El leasing  también permite utilizar la figura del traspaso de prenda (dependiendo de la entidad), en caso de que quiera vender el vehículo, que también puede resultar bastante útil para el vendedor y comprador.

¿La refinanciación?

Si usted adquirió un crédito donde no obtuvo las mejores condiciones, una refinanciación podría ser una buena opción para reducir los intereses.

Si la entidad financiera donde adquirió el crédito cuenta con esta posibilidad, aprovéchela, eso si asegúrese de reducir el plazo de financiación, aunque le toque hacer un esfuerzo más grande cada mes, así ahorrará dinero al finalizar el crédito.

A medida que pasa el tiempo y si ha sido una persona juiciosa en responder con el crédito, puede encontrar mejores opciones con distintos bancos. Incluso, la propuesta de hacer aportes adicionales, le interesa mucho a las entidades financieras.

En ocasiones puede resultar complicado responder a cuotas mensuales tan altas, otra opción para que tenga un alivio financiero es hablar con otras entidades, donde pueda negociar la deuda disminuyendo el valor de la cuota aumentando el plazo de pago.

Entradas relacionadas

Comentar