Trucos para ahorrar combustible en carro automático

Aunque nos pueda parecer increíble, nosotros mismos podemos reducir el consumo de nuestro vehículo como el mejor sistema híbrido o la tecnología más avanzada en sistemas de inyección. La razón es muy sencilla, el auto hace lo que nosotros le ordenamos, a donde girar, donde detenerse, a qué hora encenderse, etc; ahora vamos a decirle como ahorrar combustible.

Muchos conductores se quejan que sus autos no tienen buenos consumos de combustible, en ocasiones manifiestan que los valores ofrecidos por la marca no hacen parte de la realidad. ¿Será posible ahorrar combustible de acuerdo a la forma de conducción? La respuesta a continuación.

1.      Estado del vehículo

Mantener en buen estado su auto. No sólo es tener el vehículo limpio (aunque mejoramos la visibilidad y nos podemos anticipar a los imprevistos), un mantenimiento adecuado, con el nivel y calidad del aceite adecuado y las correctas presiones en los neumáticos. Si no tenemos el auto en buenas condiciones, donde todos los sistemas estén a punto, frenos, suspensión y dirección, la respuesta esperada del vehículo no será óptima.

2.      Module el pedal del acelerador

Para lograr un consumo adecuado del carburante la solución está en el pedal del acelerador y en el del freno. Aprovechar la dinámica y la inercia propias del movimiento del vehículo, saber en qué momento debe pisar el pedal, cuando debe modular la presión y cuando pisar el freno determina el consumo de combustible. Debe ayudarse en las herramientas de tablero como el consumo instantáneo, consumo medio y los indicadores de consumo que equipa el automóvil, algunos suelen manejar alertas auditivas o barras de color que le permiten optimizar el uso del acelerador.

3.      Planificar bien el viaje

Un viaje bien planeado le permitirá llegar a su destino de forma rápida y segura, tenga en cuenta que la conducción sea consecuente con el ahorro de combustible. Conocer la ruta sirve para no divagar y empezar a buscar camino gastando combustible de forma innecesaria. Las demoras y el alto tráfico aumentan el consumo del carburante, tenga esto muy en cuenta.

4.      Presión de aire en los neumáticos

Los neumáticos deben ir a la presión indicada por el fabricante y según las condiciones climatológicas (con mucho frío el neumático necesita un poco más de presión). Conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la correcta hace que el consumo aumente en un 2 por ciento en áreas urbanas y un 4 por ciento en las interurbanas.

5.      Distribución del equipaje

Antes de iniciar el viaje asegúrese que lleva lo que necesita, es importante manejar el volumen y distribución de la carga. No solo es cuestión de espacio y por lo general llevamos más de la cuenta, conducir con 100 kilos de peso que no necesitamos a bordo puede ocasionar un aumento en el consumo del carburante. No utilice su auto como bodega o almacén.

6.      Arranque y puesta en marcha

Encienda el motor sin pisar el acelerador, en los motores de gasolina puede iniciar la marcha inmediatamente después del arranque; en los motores diésel, debe esperar unos segundos antes de comenzar a moverte.

7.      Mantener la velocidad uniforme

Mantener la velocidad lo más uniforme posible, buscando fluidez en la circulación evitando frenar, acelerar y cambiar de marcha si no es necesario. Para decelerar, levante el pie del acelerador y antes de accionar el pedal de freno, si la situación lo permite, puede dejar que sea el freno motor quien actúe primero. Si debe de frenar, que sea de forma suave y lo más tarde posible, con especial atención a las cuestas en bajada. Circulando a más de unos 20 km/h con una marcha insertada, si no pisa el acelerador el consumo de carburante es prácticamente nulo. Al ralentí, el motor consume entre 0,5 y 0,7 litros/hora.

8.      El motor inactivo

En paradas prolongadas es recomendable apagar el motor. Un motor al ralentí durante 10 minutos (en punto muerto y con el aire acondicionado desconectado) ronda un consumo de 0,13 l/100 km de gasolina.

9.      Aire acondicionado o ventanas abiertas: ¿qué gasta menos gasolina?

Es mejor Recurrir al aire acondicionado cuando sea necesario o si no el auto gastará algo más de gasolina, sobre todo si vamos a baja velocidad. Para que tengamos aire frío en el habitáculo entra en escena el compresor, un aparato que se acopla al motor y que es el principal responsable de que vayamos frescos en verano. El hecho de que dependa del motor hace que éste tenga que trabajar más cuando tenemos el aire acondicionado puesto y, por eso, nuestro vehículo consume más combustible.

Cuando viajemos en autopista el aire acondicionado será una mejor opción que si abrimos las ventanas; en el segundo caso, además de ser un riesgo para nuestra seguridad cuando viajamos a alta velocidad, el hecho de que estén abiertas afecta directamente a la aerodinámica. El viento entra en el interior del vehículo y la resistencia contra el aire es mayor. Es aquí donde el consumo de combustible va a aumentar.

Lo recomendable es que, si no queremos sacar la cartera del bolsillo más de la cuenta, sobre todo si hace calor, en ciudad es mejor que vayamos con las ventanillas abajo (siempre que sea seguro) en lugar de llevar el aire acondicionado. En carretera, la situación es la contraria: mejor viajar con las ventanas cerradas y el aire acondicionado conectado.

10.  El freno del motor

SI se da cuenta, en el momento en que suelta el acelerador el auto empieza a frenar, casi se detiene el suministro de combustible, con lo que su consumo se reduce hasta en un 2 por ciento.

Conduzca a la velocidad y la distancia de seguridad adecuada, no es seguro pegarse detrás de un vehículo pesado para evitar la resistencia del viento y ahorrar combustible, además le impide tener un campo de visión que le permita anticipar los vehículos que transitan adelante.

11.  Aprovechar las bajadas

Utilice los descensos para ahorrar en el consumo de combustible. Aprovechando la inercia para adelantar el cambio de marchas circulando a bajas revoluciones.

Entradas relacionadas

Comentar