Resaltos y reductores viales

El resalto, reductor o policía acostado como se le conoce popularmente es una obra física que se encarga de persuadir a los conductores para que  disminuyan la velocidad en un tramo determinado. Hemos notado una creciente e incontrolada instalación de reductores en diferentes ciudades, pero desconocemos su finalidad y normativa.

Vamos a conocer la normativa existente, cual es la finalidad y la importancia de la aplicación de los reductores viales como medio de persuasión ante la velocidad de los conductores.

Normativa

Artículo 120. Colocación de resaltos en la vía pública. Los Alcaldes o las Secretarías de Tránsito donde existan podrán colocar reducidores de velocidad o resaltos en las zonas que presenten alto riesgo de accidentalidad (Código Nacional de Transito).

Mediante Resolución 1050 de 5 de Mayo de 2004, el Ministerio de Transporte adoptó "el Manual de Señalización Vial. Dispositivos para la regulación del tránsito en calles, carreteras y ciclorrutas de Colombia, de conformidad con los artículos 5, 113,115 y el parágrafo del artículo 101 de la Ley 769 de 6 de Agosto de 2002".

Resalto

“Según la resolución 1050. Las ondulaciones transversales a la vía, conocidas como resaltos, se constituyen en el elemento más coercitivo para obtener una reducción de velocidad y aumentando la seguridad de las franjas de circulación de peatones, intersecciones, etc.

Cuando sea necesario hacer más drástica la restricción de reducir la velocidad o mantenerla a lo largo de un tramo de vía, se deberán construir varios resaltos en serie o combinar este tipo de dispositivos con otros reductores de velocidad.”

Zonas donde  no se deben instalar

  • Carreteras y vías de alta velocidad
  • Vías urbanas en donde transiten rutas de transporte público colectivo
  • Vías urbanas principales (o de jerarquía superior) o calles que enlacen a éstas
  • Vías urbanas con volumen vehicular diario superior a 500 vehículos
  • Vías urbanas cuyo porcentaje de vehículos pesados supere el 5%
  • Pendiente de la vía mayor del 8%

Zonas donde se debe instalar

  • Zonas residenciales
  • Zonas escolares
  • Zonas urbanas
  • Zonas de baja velocidad y tráfico pesados
  • Paso de peatones, ciclistas, niños, etc.

Los resaltos deben acompañarse de una señal vertical y una demarcación que identifique la proximidad y la ubicación, así como señales que indiquen la velocidad máxima permitida; además de otras medidas para que el conductor reduzca gradualmente su velocidad hasta llegar al reductor.

Tipos de resaltos

Resalto en concreto o asfalto: son los resaltos más utilizados, están construidos bajo normas específicas, donde se establece el largo, ancho, altura y demarcación.

Resalto virtual: es una demarcación sobre la superficie del pavimento que busca generar la percepción de un resalto físico, con la intención de propiciar la reducción de la velocidad. Este tipo de resaltos se recomienda en zonas residenciales, dado que no genera ruido.

Resalto portátil: son dispositivos elaborados en caucho, plástico y otros materiales sintéticos de bajo peso; son de alta resistencia al impacto y se ubican sobre la superficie de la vía como reductores de velocidad.  Se pueden emplear de forma temporal, en operativos de seguridad vial, zonas escolares en horarios de mayor influencia o bajo cualquier circunstancia en la que se requiera la reducción de velocidad.

Problema social

Con este sistema de señalización se aumenta la seguridad; instalar elementos de señalización en la calles es indispensable para prevenir accidentes viales.

Sin embargo en Colombia abundan los taches, reductores, policías acostados fijos, desmontables, etc., que no cumplen con las normas de altura, ancho y especificaciones reglamentarias. No están demarcados sean ilegales o legales ya que por el tiempo se desmarcan muy fácil.

Pero este no es el problema del todo, los reductores de velocidad parecen más trampas mortales porque están mal hechos, mal ubicados o ni siquiera están demarcados. Algunos son ilegales colocados por los habitantes de algún barrio que pretenden reducir la velocidad de los vehículos que transitan por sus calles.

Otro de los problemas de los reductores está en los conductores que en dichos reductores toman más velocidad, en vez de reducirla y provocan otro tipo de accidentes.

La invitación como siempre es dar un uso adecuado de las vías y respetar la señalización. La seguridad vial no es un juego, en las vías no solo hay autos y motos sino personas que operan estos mismos; siempre debe predominar el respeto por la vida.

Entradas relacionadas

Comentar