Qué es el caudalimetro o sensor MAF

El caudalímetro o sensor MAF (Mass Air Flow-Flujo de Aire Masico) es un componente clave en el sistema de inyección electrónica. Este elemento se encarga de que el motor funcione adecuadamente, su función ayuda a que la chispa de encendido sea perfecta, que la mezcla de aire y combustible sea la óptima para ofrecer el máximo rendimiento y, a la vez, genere la menor cantidad de residuos contaminantes.

Este dispositvo electrónico es el encargado de medir la masa de aire que entra en el colector de admisión desde el exterior y de enviar esta información al computador del auto. El caudalímetro está presente en los coches diésel y gasolina, en la salida del filtro de aire y sobre el tubo de admisión. Así, el camino que debe recorrer el aire ya está filtrado para llegar a los cilindros y comenzar con el proceso de combustión.

¿Cómo funciona el caudalímetro?

El caudalímetro tiene un pequeño hilo que se calienta eléctricamente (hilo caliente). Un sensor de temperatura instalado cerca de ese cable mide la temperatura del aire de su alrededor. Cuando el motor está en ralentí, una pequeña cantidad de aire fluye alrededor del cable, por lo que se necesita una corriente eléctrica muy baja para mantenerlo a una temperatura de 120º C). En el momento que pisas el acelerador, fluye más aire sobre el cable caliente. Ese aire que pasa enfría el cable y, cuanto más aire fluye por él, más corriente eléctrica se necesita.

La corriente eléctrica es proporcional a la cantidad de flujo de aire. Un pequeño chip electrónico instalado dentro del sensor del caudalímetro traduce la corriente eléctrica en una señal digital y la envía al computador. La unidad de control (ECU) utiliza la señal del caudalímetro para calcular la cantidad de combustible que se debe inyectar a los cilindros. El objetivo es mantener la relación de aire y combustible en el nivel óptimo. La ECU y el caudalímetro trabajan codo con codo tomando cientos de decisiones por segundo para ajustar la mezcla.

Además, en los vehículos equipados con una caja de cambios automática, la ECU emplea lecturas por parte del caudalímetro para determinar el momento de los cambios. Si el caudalímetro no funciona correctamente, la transmisión también puede funcionar de manera diferente.

Síntomas de falla

Algunos de los síntomas más comunes que notaremos en caso de tener un Sensor MAF defectuoso o averiado son:

  • Tirones
  • Una aceleración mermada
  • Ausencia de respuesta a las demandas acelerador
  • Humo negro saliendo del tubo de escape
  • Peor eficiencia de combustible
  • Ralentí áspero
  • Le cuesta arrancar (y no es problema ni del alternador, ni de la batería, ni del motor de arranque)
  • Testigo de fallo motor o mensaje de revisión
  • Tipos de caudalímetros

Problemas en el sensor MAF

Los síntomas más comunes de un mal sensor de flujo de aire másico son la aceleración lenta y la reducción de la potencia del motor. También se puede notar una diferencia en el ahorro de combustible, ya que la función principal del sensor de flujo de aire masivo es hacer saber al motor cuánto combustible debe inyectar.

Ralentí

El ralentí se produce cuando el motor suministra demasiado aire mientras que la cantidad de gasolina es menor en comparación. Debido a la abundancia de aire, el proceso de combustión no se lleva a cabo correctamente, causando un problema con el motor. Este problema ocurre principalmente cuando el sensor MAF se ensucia y tiene un cable contaminado. La solución fácil es que un técnico limpie el sensor.

Motor no enciende correctamente

Si el carro no arranca inmediatamente, puede deberse a una mala mezcla de aire y combustible. También se recomienda inspeccionar las bujías para identificar la razón exacta del mal arranque.

Poca aceleración

Un sensor MAF dañado causa un problema con la aceleración a mayor velocidad. Si se nota algún retraso al pisar el acelerador y en la aceleración del coche, se debe a la falta de gasolina que llega al motor. Un sensor MAF defectuoso altera la mezcla de aire/combustible, disminuyendo el rendimiento del motor.

Consumo excesivo de gasolina

El sensor MAF comprueba constantemente la cantidad de aire que fluye hacia el motor y esto ayuda al motor a decidir la cantidad de gasolina necesaria para la combustión. Un sensor MAF defectuoso puede dar una lectura incorrecta al PCM, haciendo que el motor consuma demasiada gasolina.

Los problemas con los caudalímetros son comunes en multitud de vehículos, y la mayoría de las veces es porque el sensor podría estar contaminado o dañado. Por ejemplo, en algunos motores, un caudalímetro defectuoso podría hacer que arrancáramos, pero sin poder movernos. Un filtro de aire mal instalado u obstruido también ayuda a que el caudalímetro nos falle antes, o mojarlo demasiado (aunque sea lavable).

Un caudalímetro en mal estado no puede medir la cantidad de flujo de aire correctamente. Esto hace que la ECU calcule mal la cantidad de combustible inyectado, lo que puede ocasionar desde tirones al acelerar que antes no sentíamos, hasta que, simplemente, decida no inyectar nada de combustible en los cilindros; consecuentemente, no podremos avanzar. Normalmente, cuando un caudalímetro no funciona como debiese, se ilumina el testigo de fallo motor o aparece en el cuadro de instrumentos el mensaje de la revisión anual (o por motor, si es moderno).

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.