Problemas comunes en el sistema de escape

El automóvil es una máquina que necesita de varios componentes para poder funcionar adecuadamente. En caso de falla de uno de los sistemas se afecta directamente su desempeño. Uno de los sistemas más importantes es el sistema de escape, su proceso de eliminación de gases es vital para el funcionamiento del automotor.

En este sentido, para que un automóvil tenga un desempeño eficiente, no debe pasar por alto su proceso de eliminación de gases, ya que de no expulsarlos correctamente podría afectar el motor, o el catalizador.

A continuación vamos a relacionar los problemas más frecuentes que se presentan en el sistema de escape del automóvil.

Acumulación de óxido

No hay enemigo tan peligroso para el sistema de escape como el óxido. Hacer viajes cortos con frecuencia provoca que el vapor de agua se acumule en el sistema de escape, pero nunca se calienta lo suficiente como para disiparse. Gradualmente, el vapor vuelve a pasar a estado líquido causando óxido y, por ende, corroerá el tubo de escape de adentro hacia afuera.

Adicionalmente, el óxido también se puede formar con el tiempo y por factores climáticos como la lluvia. Una vez que tu sistema de escape empieza a oxidarse y si no se revisa a tiempo, alguna parte del tubo de escape podría romperse. En lugar de esperar a que esto suceda, presta atención a la oxidación y reemplaza los componentes afectados lo antes posible.

Sensor de oxígeno defectuoso

A pesar de que muchos de los camiones actuales tienen numerosos sensores de oxígeno, un mal funcionamiento en uno solo puede ser suficiente para confundir a la computadora interna de tu unidad, provocando problemas graves.

Si el sensor de oxígeno falla, la computadora del motor no puede crear la mezcla de aire y combustible correctamente equilibrada. Esto podría conducir a una mezcla baja en aire y alta en gas o una mezcla más caliente de lo previsto, lo cual podría causar una obstrucción en el convertidor catalítico.

Empaque de colector de escape en mal estado

El trabajo de la junta o empaque del colector de escape es proporcionar un sello entre el colector de escape y la culata para evitar que se filtren gases al sistema. Esto garantiza que los gases salgan de manera segura a través del tubo de escape. Cuando la junta no está haciendo su trabajo, escuchará un silbido o pequeños golpes en su motor. El ruido será especialmente notable al acelerar o al arrancar el vehículo.

Fugas de escape

Los golpes, agujeros y sacudidas que ocurren durante la conducción en condiciones difíciles pueden provocar que las áreas débiles, como las juntas, se agrieten, filtrando gases en la cabina. Además, las piezas internas pequeñas pueden soltarse y provocar una obstrucción en el silenciador.

Vibraciones

Las vibraciones extrañas que provienen del volante o pedal del acelerador podrían ser señales de que el sistema de escape necesita reparación. El problema se agravará si empieza a temblar por completo. Estas vibraciones representan una amenaza real no solo para la salud del sistema sino también la capacidad de controlar el vehículo con precisión.

Ruidos provenientes del motor

La primera señal notable de una fuga en el sistema de escape suele ser un aumento o cambio en el ruido del motor. Es muy probable que haya una fuga en el colector del sistema o en cualquier lugar donde haya juntas. Si la fuga está en el colector, no solo aumentará el nivel del ruido, sino que los humos tóxicos podrían ingresar a la cabina. Este punto representa un problema grave que debe repararse inmediatamente.

Colores en el humo de escape

Todos saben que un vehículo que elimina bastante humo tiene muchas posibilidades de que esté en mal estado, pero pocas personas saben qué significan los diferentes colores de humo que puede expulsar.

Humo azul o gris

Indica que se está quemando aceite en la cámara de combustión. Esto podría ser causado por sellos de válvula, guías de válvula, anillos de pistón, paredes de cilindro desgastadas.

Humo negro

Significa que hay fuga de combustible, que podría ser causada por los inyectores de combustible, el regulador de presión de combustible y la línea de retorno de combustible.

Humo de color blanco o gris claro

Significa que probablemente esté quemando refrigerante en la cámara de combustión. Esto significa que la culata, el bloque del motor o la junta de la culata están agrietados o dañados.

Puede evitar que estos problemas ocurran al llevar su automóvil a un taller de servicio para que pase por sus inspecciones y revisiones regulares. Asimismo, debe prestar atención a cualquier olor raro que comience a sentir al estar dentro de la cabina o al ubicarse en la parte posterior del auto.

Recuerde que el monóxido de carbono es un gas inodoro y aunque se inhale en pequeñas dosis puede resultar dañino para su salud; puede causar mareos intensos y muchos dolores de cabeza.

Entradas relacionadas

Comentar