¿Por qué se dañan los neumáticos?

Los neumáticos son uno de los elementos fundamentales de un automóvil. El único que está en contacto directo con el suelo, y hace parte del triángulo de seguridad. Por esta razón es importante que se encuentren en buen estado, es la seguridad del conductor y los ocupantes la que se pone en riesgo.

Mucho más allá del desgaste con la banda de rodadura por debajo de los 3 milímetros ya sería recomendable cambiarlas. Hay otros problemas que pueden reducir mucho la vida útil del neumático ya que producen un desgaste irregular en su dibujo.

Presión inadecuada

Llevar los neumáticos con la presión correcta ayuda a la seguridad, a no gastar más combustible y también a no perder dinero cambiando neumáticos más a menudo de lo habitual.

Presión excesiva: La banda de rodamiento de un neumático sobreinflado se desgasta mucho más rápido en el centro y es más vulnerable si circula por una mala calzada.

Presión baja: Perjudica a los extremos (hombros de la cubierta).

Estos daños también pueden aparecer cuando se monta una llanta inadecuada. No elija llantas demasiados estrechas o demasiado anchas así lo único que hace es mejorar estética a costilla de gastar dinero.

Mala alineación

De todos modos, por distintos factores, es normal que el desgaste sea desigual entre los cuatro neumáticos de cada vehículo. Por eso es recomendable realizar la alineación, que se pierde al circular por vías irregulares, baches profundos o andenazos. Tambien es importante rotar las llantas.

Es necesario realizar ajustes en las cotas de alineación o el paralelismo entre los ejes cuando los desperfectos se localizan solo en uno de los laterales de la banda de rodadura. Si no vigilas la presión y la alineación de los ejes, se reduce hasta en un 20% la vida útil de las ruedas, y un error de sólo 2,5 en el ajuste de un eje puede incrementar el consumo de combustible en un 16%.

Los expertos señalan que es habitual detectar desgastes anormalmente rápidos por circular con neumáticos cruzados al tener la dirección abierta o cerrada, lo que actúa como una lija en el desgaste. En ocasiones no superan los 4.000 / 6.000 kilómetros totales.

Fallo en el sistema de frenos

Es vital saber detectar problemas en los frenos porque un auto ha de detenerse correctamente para que sea seguro. Además, vigile que el dibujo no se erosione de manera irregular. De ser así, es posible que tu auto no pise de manera correcta, debido a un bloqueo en los frenos o a algún fallo en la suspensión. Si lo que ves es un desgaste escalonado o con forma de dientes de sierra, ya sabes que tu auto tiene un problema que le hará gastar muchas más gomas.

Presión no adaptada a la carga

Un problema muy habitual es no adaptar la presión a la carga del vehículo. Algo que debe tenerse muy en cuenta en viajes con el maletero cargado o en transporte ocasional de objetos voluminosos

Cuando el auto va a llevar mucha más carga de la habitual, para minimizar el riesgo de desperfectos en la banda de rodadura, es recomendable elevar la presión de las cubiertas al máximo recomendado, incluso un poco por encima, y una vez descargado reajustar los valores iniciales.

Elección del neumático inadecuada

De igual modo que no vas con el mismo calzado a una boda que a hacer senderismo, has de elegir un neumático acorde con el uso habitual del vehículo, su carga y el tipo de superficies que va a recorrer. ¿Cuántos kilómetros te vas a durar? Eso dependen mucho del estilo de conducción (suave, agresiva, intensiva o rápida), que también influirá en el tipo de neumático que elijas.

En función de los terrenos por los que circules, debes elegir cubiertas específicas para evitar el arranque de goma en la banda de rodadura. En los SUV que se usen por caminos, por ejemplo, pueden ser interesantes los neumáticos M+S… y para mayores aventuras conviene elegir neumáticos específicos para todoterreno.

También, en función de donde vivas, puede ser aconsejable montar neumáticos todo tiempo (All Season) que ayudan a circular con la máxima seguridad en cualquier estación del año y ante cualquier situación meteorológica.

Entradas relacionadas

Comentar