¿Por qué no se deben levantar los autos?

Las ruedas son el primer contacto del automóvil con la carretera.  El estado de nuestras calles, las rampas y reductores que se construyen sin un diseño categórico, sumado a unas vías mal pavimentadas que al poco tiempo están risadas. Y la tendencia de los conductores a utilizar el auto para las condiciones para las cuales no fue diseñado.  Muchas personas se preguntan,  ¿es apropiado levantar el auto para poder transitar por las calles de nuestro país?

Para poder levantar el auto optan en primer lugar por aumentar el tamaño de los rines, en colocar suplementos en la suspensión y subir la carrocería.

Aumentar el tamaño de los rines

Una de las posibilidades es la de cambiar el tamaño de los rines y las llantas. Ponerle un calzado nuevo a nuestro auto no es solo cuestión de mejorar el despegue del auto del piso, viene acompañado de una pasión, de estilizar y dejar a muchos con la boca abierta cuando vean el auto con nuevos rines y llantas es cuestión de mejorar el look.

Los expertos en llantas y rines coinciden en que lo mejor es no cambiar los rines con los que viene el auto de fabrica, pero hay que reconocer que en la mayoría de los casos los originales no son los más impactantes  y realmente somos tercos en este sentido y lo primero que haremos será salir a buscar unos rines y llantas más bonitos.

Es importante saber que si tenemos un rin de 13 pulgadas no podremos poner uno de 20 pulgadas sin ver afectada la carrocería y la suspensión, por tanto antes de cambiar los rines se debe consultar directamente en el concesionario la dimensión máxima que se puede usar para el modelo en especial, para lo cual también debe tener en cuenta el ancho de la llantas, ya que sumado a  la dimensión del rin no debe superar el espacio de boca llanta. Si sobrepasa este espacio, puede rozar contra el guardapolvo plástico interior del guarda fango o se pude ver afectado el radio de giro.

Pero no solo se podría ver afectado el radio de giro y el espacio interior, la suspensión está diseñada para  un recorrido y una carga determinada, así pues se podría reventar un amortiguador de forma prematura. El material del rin también influye, se debe consultar directamente en la marca por temas de garantía un rin de un material mas rígido puede dañar de forma prematura la suspensión.

Levantar la suspensión

Muchos conductores prefieren subir o bajar las suspensiones según sus preferencias, ya sea por estilo de manejo o simplemente por utilidad. Pero, ¿es tan complicado hacerle estos cambios a nuestro vehículo?

En realidad, no tanto. Si se cuenta con resortes progresivos, lo único que hay que hacer es variar su ubicación; si no, hay que cortar el resorte.  Respecto a en qué casos deberíamos bajar la suspensión, una suspensión baja la usan los conductores a los que le gusta correr  gana más estabilidad en las curvas, que las puedes tomar a más velocidad.

De otro lado, subir la suspensión sí influye en la utilidad que se le pretenda dar al vehículo. De hecho, muchos deciden subirla para mejorar la capacidad de enfrentar terrenos irregulares y vías destapadas. En algunos casos le colocan suplementos o realizan montajes adicionales a la suspensión, modifican la posición de las tijeras y de los brazos de dirección. Estas modificaciones hacen que la estabilidad direccional se pierda, se pierde capacidad de frenado y se vuelve inestable en las curvas. Algunos dirán ¿por qué va a perder estabilidad?  La respuesta es que se levanta el centro de gravedad y este no solo afecta la estabilidad sino que también  pierde el pique y se aumenta el consumo de combustible, ya que para mover el auto se requiere mayor aplicación del pedal del acelerador, una llanta más grande y el centro más arriba implica mayor resistencia y mayores cargas sobre los rodamientos, amortiguadores y suspensión.

Lo más recomendable es que si su rutina lleva a condiciones diferentes  lo mejor será buscar el vehículo adecuado a las condiciones del terreno que usted necesita, uno que se acomode a sus necesidades y el terreno donde transita. Los autos que llegan al país vienen con alturas promedio que en teoría podrían pasar por todas las vías, de lo contrario realice el análisis del auto que mejor altura le proporcione.

Cuidado con la dirección

El sistema de dirección es uno de los componentes que se ven afectados por la variación de la distancia entre el mecanismo de dirección y el pivote del volante. La solución suele consistir en ajustar la articulación que une ambos elementos para que, al centrar el volante, el coche se mantenga erguido. Si el recorrido es muy largo o si tiene estabilizadores desmontables que aumentan el recorrido fuera de la carretera, alargue los conductos de los frenos. Utilícelo para colocar latiguillos de freno con cuerpo metálico, que son más resistentes al calor y al impacto con piedras o grava.

¿Qué pasa con los frenos?

La altura de la suspensión ha cambiado, al igual que los frenos. El problema en este caso es la longitud insuficiente de la manguera de freno. La solución es montar mangueras más largas, asegurándose de que la longitud no interfiere con otras partes del coche. Y ya que estamos, es una buena idea montar neumáticos de mejor calidad (con tacos en la banda de rodadura) que no se deformen con las altas temperaturas de la pista, ya que es probable que la suspensión más alta vaya acompañada de neumáticos más pesados y de mayor diámetro y, por tanto, que requieran más potencia del sistema. En el peor de los casos, las mangueras se rompen y provocan una avería peligrosa. En el mejor de los casos, fallan y los frenos se desajustan.

La estabilizadora también se ve afectada

Otro problema es que las barras estabilizadoras se acortan demasiado a medida que aumenta el recorrido de la suspensión y acaban rompiendo o desgastando prematuramente los silentblocks correspondientes. La forma más común de corregir este problema es acortarlos y suplementarlos. Sin embargo, a veces se sustituyen por otras longitudes ajustables o incluso por fijaciones atornilladas que permiten aflojar los estabilizadores en los puntos de prueba para conseguir un mayor recorrido de la suspensión.

Si es necesario alargar la barra estabilizadora para "alcanzar" el punto de enganche, es mejor trabajar en los eslabones que en la propia barra, porque si se corta la barra y se le añade algo, se cambia la tasa de resorte. Añadir un enlace puede ser una buena solución para conectar la barra estabilizadora si se "empuja" su soporte al levantar la suspensión. Si se aumenta la longitud de los muelles, hay que sustituir los amortiguadores por otros de mayor recorrido.

Cuidado con el recorrido

Los amortiguadores que aumentan el recorrido de la suspensión mediante el uso de elementos de muelle más largos deben ser sustituidos por otros amortiguadores que cumplan los nuevos requisitos. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que deben ser capaces de soportar el recorrido permitido por los topes de los ejes cuando están comprimidos y de amortiguar la extensión máxima de los elementos de muelle.

Si no podemos encontrar amortiguadores con estas características, podemos fabricarlos a medida o extender los amortiguadores en compresión y colocar limitadores de carrera. Dado que al elevar la suspensión se eleva el centro de gravedad del vehículo y aumenta su tendencia al vuelco, podemos mitigar este efecto indeseable montando amortiguadores con un ajuste más fuerte.

Los limitadores de rebote impiden que los amortiguadores estiren al máximo los componentes de la suspensión. Se recomienda encarecidamente que se ajusten y tengan la longitud correcta.

A veces hay que alargar los ejes

La transmisión también se ve afectada por el recorrido del eje. Las varillas que van de la transmisión al eje suelen ser demasiado cortas porque los ejes están ahora más separados, y la solución para muchos mecánicos es insertar un espaciador entre la varilla en cuestión y la transmisión o el eje. La solución correcta sería alargar la barra de accionamiento, pero esto es mucho más caro.

Otro impacto en la transmisión es la variación del ángulo de funcionamiento, que puede aumentar y sobrecargar los travesaños. Para resolver este problema, es necesario utilizar travesaños dobles, cuya principal desventaja es el precio.

En casos extremos, se puede montar un travesaño a la salida del cárter intermedio y el otro a la entrada del diferencial (si sólo se dispone de un travesaño para esta parte de la línea motriz) o incluso dividir el eje de transmisión en dos.

Con la suspensión independiente, el problema son los ejes, que deben ser sustituidos por otros más largos. Por otro lado, las juntas homocinéticas están sometidas a una sobrecarga mecánica, por lo que es necesario colocar piezas reforzadas para evitar un fallo prematuro.

Las modificaciones de la suspensión son un cambio importante que debe ser aprobado y registrado en el libro de mantenimiento.

Comentar

2 Opiniones
  1. Cristian Dice:

    Deses levantar la suspensión posteriro de un chevrolet orlando

    Responder
  2. Coke Dice:

    Levante mi troca 2 pulgadas de enfrente , pero un rin se me quebró entonces puse los originales mientras ordeno el otro , tengo un problema cuando freno que voy a 60 millas el volante se mueve para todos lados muy fuerte , es por las dos pulgadas qie lecante o algo qie ver con frenos le quito el resorte y pongo el original ?

    Responder

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.