¿Por qué chillan los frenos?

Uno de los sonidos más incómodos que podemos sentir en nuestro carro es ese sonido o chillido espantoso que algunas veces producen los frenos, es una preocupación extrema porque no sabemos si estamos a punto de quedarnos sin ellos y sufrir un accidente.

Sin embargo este es un fenómeno común en todos los sistemas de frenado, ya que están diseñados para funcionar por fricción. Pueden ser varios los motivos que hacen sonar nuestros frenos, con consecuencias y fallos que tienen diferentes grados de gravedad.

Fuentes de sonido en los frenos

Lo primero que debemos decir es que el tema del chillido es algo extenso debido a que este sonido puede provenir por diferentes causas, además, también aclaramos que no debemos confundir el chillido en los frenos con el sonido que generan los sensores metálicos en las pastillas cuando se empiezan a rozar con el disco cuando ya está completamente desgastado.

La mayoría de conductores con el paso del tiempo van asimilando la forma en que trabajan los frenos y llegan a diferenciar un chillido de frenos del sonido que avisa por medio de los sensores metálicos que la pastilla ya esta gastada

Pastillas de freno gastadas.

Por supuesto es en lo primero en lo que pensamos y posiblemente es la causa más frecuente, algunas tienen unas tiras que comienzan a emitir un chillido cuando queda al descubierto, o directamente escuchamos el sonido al rozar los discos. Esto nos pone en una situación peligrosa porque disminuye la capacidad de frenado, además porque pueden averiar otras piezas del sistema de frenado.

Pastillas de freno de baja calidad

Lo hemos dicho antes, pastillas de frenos hay en colores y sabores según la necesidad, mala calidad (pobres propiedades, materias primas deficientes) y buena calidad ( excelentes prestaciones bajo diferentes entornos de operación), con unas pastillas de frenos baratas en donde encontramos hierro como su mayor componente notamos(en la práctica) mayores índices en cuanto al desgaste de los rotores de frenos y generación de sonidos, están pastillas de freno baratas son las que los mecánicos llaman “pastillas come discos” pues el desgaste excesivo en rotores de freno se asocia de forma clara y evidente con este tipo de pastillas.

Discos en mal estado

Unos discos de freno mal rectificados, de mala calidad o que se han deformado por el uso continuo de pastillas de freno muy gastadas o por el daño de cualquier otra pieza del sistema de frenado, van a generar un chillido bastante fuerte que no va a mejorar solamente con cambiar las pastillas, sino que nos obligará a cambiar los discos y revisar el estado del resto de piezas.

Vibraciones entre las pastillas y los discos

Algunas veces las vibraciones que se producen entre las pastillas y los discos pueden hacer que percibamos esos molestos chillidos, aunque las dos piezas estén en buen estado. Normalmente las pastillas traen unas almohadillas de teflón que se adhieren a la parte trasera de la pastilla para evitar que vibre.

Suciedad acumulada

La suciedad se puede ir acumulando en el sistema de frenado por el material de fricción desprendido de la pastilla y que se queda en los émbolos limitando el desplazamiento de la pastilla, lo que ocasiona desgaste excesivo, altas temperaturas, menor capacidad de frenado y mayor consumo de combustible.

Polvo y humedad

La acumulación de polvo en las pastillas normalmente es ocasionada por un tiempo prolongado sin usar el carro y la humedad se suele presentar en las mañanas. En ambos casos notaremos los chirridos en las primeras frenadas, pero irán desapareciendo con el uso.

Abuso del sistema de frenado

Ya sea por tener el mal hábito de pisar siempre el freno en seco en lugar de ir disminuyendo la velocidad de manera progresiva o por frenadas frecuentes mientras vamos conduciendo por una pendiente, este abuso del sistema provoca que las pastillas excedan su límite de temperatura de trabajo y se cristalice la superficie de contacto con el disco, que también puede calentarse exageradamente perdiendo su capacidad de frenada.

Exceso de temperatura en frenos nuevos

Unas pastillas nuevas necesitan cierto tiempo de rodaje para amoldarse a unos discos usados, en el que es recomendable conducir sin aceleraciones rudas que nos obliguen a frenar bruscamente de manera constante, porque si abusamos de los frenos lo único que lograremos será deformar la capa de resina que recubre las pastillas nueva generando los chillidos y tendremos que ir a que las lijen.

Entradas relacionadas

Comentar