Olor a gasolina en el interior del coche, ¿qué está pasando?

olor a gasolina

Si cuando sube a su coche y lo arranca comienza a notar como en el interior huele a gasolina, lo natural es preguntarse cuáles son las razones de esta situación para arreglarla.

Lo normal es que el habitáculo del vehículo esté bien aislado del exterior y que el motor queme el combustible de tal modo que no haya olores. Por ello, es importante identificar el problema, ya que el olor a gasolina dentro de coche podría ser la consecuencia de una avería.

Si usted tiene este problema y está harto de que su coche huela a gasolina, le provoque mareos y haga sus viajes sumamente insoportables, está de enhorabuena. Hoy conocerá los motivos por los que esto ocurre y cómo ponerles solución a partir de ahora.

Los motivos más comunes del olor a gasolina

Antes de que se pase por el taller para que un mecánico investigue el origen del problema, puede revisar algunos puntos. Estos son algunos de los elementos que pueden ser los responsables de desprenda olor a gasolina un auto en el interior:

  • Una filtración en el depósito de combustible: este suele ser el motivo principal, además de muy sencillo de identificar. Si hay una mancha de gasolina bajo el depósito de nuestro coche aparcado es una señal inequívoca.
  • Tubos de combustible: puede que una fuga en alguna zona desprotegida desprenda ese olor.
  • Rotura del filtro del habitáculo: este filtro se coloca para evitar precisamente que los vapores que provienen del depósito se metan en el interior y una fisura puede romper la barrera.
  • Tapón sin cerrar: si ha olvidado cerrar el tapón del coche, puede que empiece a oler por completo a gasolina.

Qué hacer cuando el coche huele a gasolina

Si tras la revisión no logramos detectar el problema, lo mejor será llevar a un taller el vehículo para que hagan una inspección más profunda. Podría ser que alguna pieza se haya roto o aflojado, como por ejemplo el filtro de la gasolina o el carburador.

De haber detectado nosotros alguno de los problemas anteriores, como una fisura en un manguito o el depósito, debemos llamar a una grúa para que traslade el vehículo, pues circular en tales condiciones podría terminar en un grave incidente.

Cómo evitarlo

Para evitar que el interior del vehículo huela a gasolina, la prevención es vital. Por ello hay que hacer revisiones regulares. De este modo se evitarán las averías más comunes y en caso de que surjan, las consecuencias serán menos graves al detectarlas antes.

¿Alguna vez ha notado olor a gasolina en el interior de su vehículo? ¿Cuál fue el problema? ¿Cómo lo solucionó? Esperamos sus comentarios.

Entradas relacionadas

Comentar

2 Opiniones
  1. Roque dice:

    Hola

    Hace algunos meses ya observé que el coche, en su exterior, es decir al bajar las ventanillas, desprendía un excesivo olor a gasolina. Mis mecánicos habituales detectaron una pequeña fisura o poro en algún tramo del conducto, lo sellaron y el problema quedó zanjado hasta tal extremo que meses después pasé la ITV sín ningún problema. Y…el coche tiene…18 años!!! (Ojo 18 años, pero 12 años casi sin usar; los 6 últimos años lo uso a razón de 70 kms diarios)

    A pesar de eso yo seguí notando que el habitáculo olía mal los lunes (no suelo usar el coche los fines de semana). El resto de los días todo era normal.

    Este último lunes (el coche en reposo todo el fin de semana)al abrir la puerta me golpeó un bofetón de olor a gasolina. Tuve el atrevimiento de arrancarlo confiando que sería debido a esa inactividad.

    Ese desagradable olor no desapareció en ningún momento y el coche estuvo en el taller todo el miércoles. Los mecánicos que cuentan con toda mi confianza me dijeron que habían revisado -centímetro a centímetro- todo el circuito por el que circula la gasolina y no habían encontrado el más mínimo poro, fisura o escape. Incluso desmontaron el asiento trasero para dejar el depósito al descubierto.

    No me dieron explicación ni solución técnica para ese olor que invade el habitáculo que además de molesto también genera mal rollo o desconfianza. Según ellos, yo no sé distinguirlo, no se trata de olor a gasolina sino de gases de combustión que por algún recoveco se filtran en el interior del coche.

    Reitero que en el exterior no huele. De hecho,esta mañana al llegar al trabajo he aparcado al mismo tiempo junto a otro compañero y con el coche en marcha le he pedido que oliese…no ha encontrado nada raro excepto los olores de un tubo de escape. Pero cuando le he pedido que oliese el habitáculo…se ha quedado pasmado y me ha pedido rápidamente que cambiase de aparcamiento por miedo a que mi coche diese un “pedo”.

    En un mensaje anterior he leído que un defecto en las gomas de sellado de las puertas, ventanillas o maletero puede ser motivo suficiente para que esos gases exteriores reviertan o tengan un reflujo hacia el interior. Pues bien… esta tarde-noche me he percatado de que en la parte inferior del marco interior de mi puerta, la del conductor, hay como dos manchas de “chapapote”, de grasa negra, distanciadas un palmo una de la otra. Mañana, con más claridad, veré si esa grasa es goma derretida por las altas temperaturas, la edad del coche y la intemperie.

    Incluso si mañana descubro que la goma se ha estropeado, no entenderé que ese pueda ser el motivo. En épocas de entretiempo en las que no se necesita ni el AC ni la calefacción, yo suelo preferir conducir con la ventanilla bajada y el habitáculo no se llena de olor a gasolina. ¿Entonces, por qué se va a llenar por apenas dos fugas que tenga la goma de la puerta?

    Agradeceré vuestros consejos pues es un problema gordo. Esta pu…. crisis nos ha dejado a todos a dos velas, tirados en la cuneta, y meterme ahora en un préstamo siendo 900 eurista ya sería un estoque mortal. Ya sé que el coche tienes sus añitos pero..muy bien llevados y que me dure.

    mUCHAS gracias y un saludo

  2. camilo dice:

    LA SOLUCIÓN PARA ESTE INCONVENIENTE QUE ABITA CULO SE LLENA DE HUMO LA MEJOR MANERA DE ACABAR CON ESTE SUFRIMIENTO ES QUE TIENES QUE ALARGAR Y CAMBIAR LA DIRECCIÓN DEL TUBO DE ESCAPE AL FINAL