Cuándo y por qué cambiar la correa de accesorios

La correa de accesorios conecta la polea del motor con las demás poleas (alternador, compresor aire acondicionado, bomba de agua, bomba dirección asistida).

Existen dos tipos de correas:

Correa trapezoidal

Posee una sección de tipo trapezoidal de manera que la transmisión de potencia entre las poleas de dos o más árboles, se realiza mediante rozamiento entre las superficies correa-polea. La polea utilizada en las transmisiones por correa trapezoidal posee una acanaladura en forma de V donde va alojada la correa. Debido a esta forma, cuando los ramales de la correa están tensos, ésta tiende a clavarse en la polea de manera que la fuerza normal y de rozamiento conseguido en las caras laterales es muy elevada. Gracias a esto, las correas trapezoidales pueden transmitir mucho mayor par sin que se produzca deslizamiento.

Correa trapezoidal con nervadura

Actualmente están sustituyendo a las trapezoidales, ya que permiten el paso por las poleas tanto de la cara estriada (de trabajo) como de la cara plana inversa, permite recorridos mucho más largos y por lo tanto arrastrar muchos más sistemas. Además permiten el montaje de un tensor automático. En las aplicaciones más conocidas, la de los automóviles o vehículos industriales, pueden arrastrar por ejemplo a la vez: alternador, dirección, bomba de agua, compresor de aire acondicionado o ventilador (este último sólo en tracción trasera e industriales).

La correa de accesorios está fabricada con materiales flexibles (goma, fibra, etc.). Está accionada por la fuerza del motor y une los diferentes equipos mediante un sistema de poleas y, dependiendo de las versiones, rodillos tensores y/o de enrollado. Las poleas están colocadas en el interior de la correa trapezoidal con nervadura, mientras que los rodillos tensores se apoyan en el exterior, excepto en el caso de las correas trapezoidales. El rodillo tensor guía y orienta la correa hacia los diferentes equipos, puede apoyarse en el interior o en el exterior de la correa

¿Por qué cambiar una correa de accesorios?

Una correa de accesorios rota provoca, como mínimo, una parada en el funcionamiento del alternador, además del resto de elementos impulsados por éste. Si no se sustituye a tiempo, puede provocar la rotura de la correa de distribución (lo cual tiene consecuencias mucho más graves sobre el motor).

¿Cuándo cambiar la correa de accesorios?

Una correa de accesorios tiene una vida útil muy variable dependiendo del uso del vehículo. El único medio de saber cuándo cambiar la correa es comprobar visualmente su estado de desgaste. Si la correa está desgastada, presentará grietas, deshilachados o irregularidades de todo tipo hay que sustituirla, algunos fabricantes recomiendan sustituirla al mismo tiempo que la correa de repartición, ya que para sustituir la de repartición o tiempo, hay que desmontar la de accesorios, entonces se sugiere de una vez cambiarla para realizar un solo desmonte.

¿Cómo cambiar la correa de accesorios?

  1. Según la posición del motor y del acceso a la correa de accesorios, es posible que sea necesario bajar una rueda.
  2. Elevar el auto del tren delantero, de ser necesario retirar la rueda del lado según la posición, manteniendo siempre las medidas de seguridad (colocar el auto sobre unas torres o sobre un elevador)
  3. Identificar el tipo de tensor, pueden tener diferentes tipos de reglaje de la tensión, algunos son de tensión automática, resorte, elevador hidráulico, otros son de tensión manual.
  4. Localizar y dibujar en un papel el recorrido que hace la correa, antes de desmontarla, para poder montar la correa nueva.
  5. Liberar la tensión de la correa, se requiere de conocer el manual del fabricante, para poder determinar de dónde libera la tensión, puede ser del tensor, alternador o bomba de dirección asistida, en cada vehículo es diferente.
  6. Retirar la correa
  7. Volver a montar el rodillo o tensor
  8. Instalar la correa, teniendo en cuenta el recorrido previamente dibujado y la orientación de la correa, en la mayoría de los casos la correa trae una guía, que puede ser por las letras o flechas.
  9. Cebar el rodillo o tensor
  10. Ajustar la tensión según el tipo de tensor y lo recomendado por el manual
  11. Arrancar el motor
  12. Verificar que la tensión es adecuada, no debe generar ruido, tensión débil o excesiva
  13. Una vez verificado el reglaje, proceder a armar y montar la llanta si se desmonto.

Entradas relacionadas

Comentar