Consejos para enseñar a conducir a sus hijos

El tiempo pasa volando, mi hijo tiene 4 años y todavía no es el momento de enseñarle a conducir, pero he escuchado a algunos amigos a quienes sus hijos ya no le piden la Play Station sino que les enseñe a conducir. Aunque muchos crean que este momento jamás llegará, las excusas son cada vez más cortas y esa primera lección tras el volante es inevitable.

En algunos países la edad mínima para obtener la licencia de conducción es a los 16 años, mientras que en otros países es a los 18 años. Cuando llegue este momento de enseñarles a conducir debemos dar a nuestros hijos toda la confianza y hacerles entender que mientras hagan las cosas bien y de forma responsable nada malo pasará.

El otro deber que tenemos como padres es el de enseñarles la responsabilidad que implica ponerse al volante. Advertir de los peligros que se presentan al volante, la responsabilidad de operar adecuadamente el carro y la importancia del respeto por los demás y por las normas de transito. De esta forma le podemos entregar a la sociedad conductores responsables y hábiles.

Comprender el vehículo

Esta es una parte esencial al momento de enseñar a alguien a conducir y desafortunadamente es algo que no muchos ponen en práctica. Muchos padres de familia obvian esta parte en la enseñanza y lo que obtienen son conductores que creen que un auto se mueve por arte de magia y que, en algún aprieto, no tendrán la menor idea de qué hacer ni de cómo funciona su auto.

Es importante dar a conocer las funciones principales, las palancas, los pedales y el volante. Qué sucede en el motor cuando aceleramos y la mecánica de los pedales y los cambios. El uso de los espejos y las luces exteriores del vehículo.

Estos detalles harán una increíble diferencia en cómo el conductor asume el manejo y cómo ve al auto como una máquina operable y no un transportador mágico al que tenemos miedo.

Buscar un lugar adecuado

Las calles principales de la ciudad es el peor lugar para las primeras lecciones. Busca barrios tranquilos con calles relativamente vacías y con espacios para moverse, probar maniobras y no poner a nadie en riesgo.

No olvide que el auto se le apagará 5.000 veces hasta entender el juego de embrague. Busque un lugar donde su hijo pueda equivocarse tranquilo y entender el mecanismo sin presión.

El error más común de quien está enseñando es la perdida de la paciencia, recuerde que nadie nace sabiéndolo todo.  También erra quien quiere enseñar a las malas, a los gritos o desconociendo por completo la pedagogía para enseñar.

Es la voz del maestro la que más importa al alumno así que evite comentarios negativos. La confianza que usted le brinde será el termómetro de las clases y mientras haya un mejor ambiente de aprendizaje, las lecciones irán más rápidas y mejor.

Normas y leyes

Si bien la clase de mecánica es muy importante, la clase de normas y leyes es tal vez la más significativa. Aclare sus dudas, cuéntele cosas nuevas y enseñe los diferentes escenarios donde él o ella deban resolver el problema de la mejor forma.

Escuela de manejo

La mejor alternativa para aprender de forma adecuada y responsable a conducir es una escuela de manejo. Seleccione siempre la mejor, con una cantidad de horas teóricas y prácticas suficientes para que el joven aprenda a conducir incluso mejor que en casa. Este tipo de escuelas cuentan con la infraestructura necesaria, diferentes tipos de vehículos y cuentan con personal idóneo para llevar a su hijo a aprender a conducir de forma responsable.

Cuéntenos ¿Cómo fue su experiencia al enseñar a tus hijos a manejar? ¿Tiene algún otro consejo? No olvide dejar sus comentarios o sugerencias.

Entradas relacionadas

Comentar