Consejos para comprar motos usadas en Colombia

El mercado de las motos usadas ha tenido un crecimiento acelerado ya que es la oportunidad, en la mayoría de los casos, de adquirir una moto a un valor mucho más económico que el de los concesionarios.

Tenga en cuenta que siempre debe exigir la documentación al día y todos los requisitos de ley porque, aunque parezca que es muy obvio decirlo, hay quienes compran o venden motos usadas sin realizar todos los trámites legales.

Aquí le dejamos unas recomendaciones para que tenga en cuenta a la hora de comprar motos usadas y haga una buena elección:

Compre lo que necesita.

No se deje llevar por el impulso del momento y piense muy bien qué es lo que realmente necesita para que así adquiera un producto que sea funcional para usted. No compre una moto tipo Enduro si es de baja estatura, le será difícil subir y bajar de la motocicleta. Tampoco piense en comprar una motocicleta de un gran motor, que es muy pesada, si no tiene la experiencia necesaria para manejarla de una manera segura. Si está empezando, una moto con cilindraje hasta 250 cc es ideal, ya que es perfecta para uso urbano y también la puede utilizar en la carretera.

Escoger a consciencia.

Debe tener en cuenta la representación de la marca, que tenga talleres autorizados y un buen suministro de repuestos, es preferible que compre motos usadas de una marca reconocida donde usted pueda acudir para que le brinden servicio técnico especializado y donde pueda comprar repuestos originales en caso de que los necesite.

Búsqueda en la web

Una de las formas más comunes para buscar moto o cualquier vehículo son las páginas de clasificados, donde usted encontrará una gran cantidad de ofertas y de marcas. Es bueno hacer un estudio de mercado por marca y modelo, si en la consulta encuentra muy pocas o no encuentra la que busca quiere decir que no es comercial, tenga en cuenta la reventa.

¿A quién le va a comprar?

Puede realizar la compra en algunos concesionarios o puede comprarle motos usadas a cualquiera que le recomiende alguien de su confianza, lo importante es que se asesore muy bien y realice todas las inspecciones necesarias para estar seguro que está haciendo una compra legal. Adicional, nunca compre a ciegas, siempre revise el vehículo para tener la tranquilidad de que está en perfecto estado.

Inspección documental.

Luego de tener claro cuál es la moto usada que quiere y a quién va a hacerle la compra, es necesario que realice una revisión documental de la motocicleta para evitar que abusen de su buena fe.

Lo primero que debería hacer es verificar que la moto que está comprando no es robada, por eso es de suma importancia que revise el número VIN (Número de Identificación del Vehículo), el cuál es como la huella digital del automotor que permite identificarlo plenamente.

El VIN es conocido como el número del bastidor y está conformado por una secuencia de 17 caracteres, entre letras y números, que refieren algunas características del vehículo. Revise que el VIN es el mismo en el bastidor como en la tarjeta de propiedad del vehículo.

También es importante verificar que el actual dueño de la motocicleta está a paz y salvo en impuestos, que no tiene foto multas activas y que tiene toda la documentación al día.

Realice una inspección estructural.

Si usted es un experto en mecánica, puede realizar una inspección muy rigorosa desmontando todos los elementos mecánicos de la moto para determinar el ángulo de caída del chasis y así establecer la estabilidad y el confort, pero si no lo es, puede realizar una inspección menos exhaustiva revisando que las soldaduras de empalme no presenten grietas ni fisuras y que el estado de la pintura sea original.

Esas “pequeñas” revisiones pueden delatar el poco cuidado de la motocicleta, ya que mientras menos talladuras y raspones tenga el carenaje, más posibilidades hay de que la moto haya sido “consentida” por su anterior dueño.

Revise los elementos exteriores.

Las partes visuales de la moto realmente son las que menos importan en su integridad por ser, en la mayoría de los casos, fáciles de reparar o sustituir.

Así que los retrovisores, las direccionales, el sillín y el tablero de instrumentos, deben ser estimados a partir de su aspecto y funcionalidad.

Al tanque, por ejemplo, es importante revisarle que no tenga muestras de corrosión, tanto interna como externa, y a los carenajes, revíseles la superficie y verifique el estado de la pintura y si hay posibles fisuras.

Realice una inspección mecánica.

  • Lo primero que debe hacer es revisar el motor, la primera inspección es visual ya que, por estar expuesto, puede delatar fácilmente fisuras o golpes.
  • Tenga en cuenta que el motor y la transmisión no deben presentar ningún tipo de golpe en sus carcasas.
  • Compruebe que el kit de arrastre no esté oxidado, que la cadena no tenga tuercas y tornillos maltratados y que no haya fuga de fluidos.
  • Verifique que el sistema de escape no tenga orificios, que tenga los protectores originales y que el nivel de ruido sea mínimo.
  • Sea minucioso verificando que no haya presencia de aceite a la salida del sistema de escape porque esto indica que el motor está en mal estado.
  • Tenga en cuenta que la suspensión debe permitir un suave rodaje de la moto, sin golpes ni ruidos.
  • El sistema de embrague no debe presentar resistencia al avance.
  • Del sistema de frenos debe revisar que los discos no tengan rayones o fisuras y que las mordazas del freno garanticen una frenada eficaz.

Comentar