Motos con diseños fuera de lo común

Los verdaderos apasionados de las motos buscan con ansiedad modelos cada vez mejores, buscan diferenciarse de los demás y esto lleva a que los fabricantes marquen la diferencia y empiecen a innovar.

Diferenciarse se convierte en un desafío y en un nicho de mercado del que se nutren los artistas del custom y el universo "chopper", algunas piezas se han convertido en obras perseguidas por los coleccionistas.

El diseño y la potencia estremecen a los aficionados de las motos, por eso tanto los grandes fabricantes automovilísticos como diseñadores industriales o genios del custom detonaron su imaginación en formas escandalosas.

Algunas casas automovilísticas de renombre han querido hacerse un hueco en los sectores alternativos de las dos ruedas y encargaron a diseñadores con más prestigio internacional algunos concepts interesantes. Repasamos 7 modelos que merecen atención.

Qhimera

El diseño de esta moto se inspira en la Quimera, la criatura de la mitología griega de la que se dice que vagaba por las regiones de Asia Menor escupiendo fuego por la boca. Es fruto de la inspiración de Elias Nikolaou y Antonis Pliakas; el cuerpo de la moto carga un motor de edición especial de 1.000cc con un tanque de combustible ZZR de diseño.

Está construida en cuero y metal y fusiona piezas de varias marcas. La delantera del Mazda Springer, el basculante de la Honda Valkyrie, todo el marco de una BMW personalizada (R60), los frenos de una Honda Nissin y las llantas llevan los sellos Dunlop y Avon.

BMW Motorrad Vision Next 100

El diseño vanguardista que presenta la Vision Next 100 está virtualmente inspirado en la legendaria BMW R32, la primera motocicleta creada por la marca en sus inicios como constructor de vehículos de una sola huella. Hoy nos muestra cómo será en los próximos 100 años.

El arsenal de tecnología supera la imaginación. La BMW del siglo XXII será una moto muy ágil, ante todo por su potentísimo motor eléctrico y los materiales ultraligeros utilizados en la carrocería, así como por el sistema de balanceo, el cual le permitirá tener una dirección muy ligera y fácil de manejar.

Este sistema de ‘autobalanceo’ mantiene la verticalidad y evita que la moto se incline demasiado, en pocas palabras ‘no se cae, no llega al suelo’, incluso cuando está detenida o la parqueas. Tal es la seguridad, dice BMW, que ‘no deja que te caigas’ y ni casco protector necesitas

Yamaha Roadstar BMS Chopper

 

El arte y la ingeniería se han combinado para crear una obra de sin igual. Esta chopper bañada en oro ha sido construida alrededor de un motor de 1,7 litros de Yamaha Roadstar. Lo más destacado es que mide 3,5 metros de longitud y que ‘calza’ una rueda trasera de 360 mm. Además, cuando se para, el basculante y la suspensión trasera bajan 25 cm hasta apoyarse en el asfalto. Recibe el apodo de Nehmesis por haber sido creada por el prestigioso diseñador de choppers Sam Nehme.

Está diseñada por Sam Nehme, más conocido por su apodo "Nehmesis" en el sector del custom, sobre el cuerpo de una Yamaha Roadster. Funde diseño, el arte e ingeniería. Parte del aluminio de su carrocería está bañada en oro, un lujo que sólo un apasionado está dispuesto a pagar. El color dorado se rompe con el rojo, una combinación capaz de mezclar elegancia y agresividad en un mismo vehículo.

Carga un motor de 2 cilindros en V a 48º a 4 tiempos. Rinde 1.670 cc y 73 cv. Las mismas cualidades que la original de Yamaha.

Ferrari V4 Superbike Concept

La marca del "cavallino rampante" provocó un escalofrío en 2008 a los amantes de las dos ruedas con este concept encargado al diseñador industrial israelí Amir Glinik.

La motocicleta tiene las líneas suaves y curvas que durante décadas representaron a Ferrari. Se pintó en rojo y amarillo, sus colores identitarios.

Carga un motor V4 que deriva del V12 que alimenta el Ferrari Enzo. La marca prometió en su día implementar el concept con tecnología drive-by-wire, buscaba el apoyo de los amantes de las motos y esperaba de su proyecto mucha más demanda que la de la que tuvo.

Harley-Davidson Bucherer Blue Edition

No es una moto vintage bien conservada, ni un ejemplar histórico, ni una motocicleta a subasta que perteneciese a una gran personalidad: es la Harley-Davidson Bucherer Blue Edition, la más cara del mundo, una joya de dos ruedas que cuesta de un millón de euros.

El modelo es una pieza única trabajada sobre el cuerpo de una Harley-Davidson Softail Slim. Una obra de artesanía que costó 2.500 horas de trabajo a los profesionales que se volcaron en el proyecto.

El exceso y la opulencia se palpan en cada milímetro de la superficie de la motocicleta: sus tornillos son de oro y los joyeros contratados por la compañía dedicaron la mayor parte del tiempo empleado en customizar el vehículo a engastar con sumo cuidado 360 diamantes. Las piedras preciosas brillan en el manillar y el depósito de combustible.

La moto incluye un exclusivo reloj Patravi Travel Tec II de la casa suiza Bourcherer. Conseguir su tono azul fue una laboriosa hazaña que se consigió tras aplicar seis capas de pintura.

Entradas relacionadas

Comentar