¿Qué tienen en común todas las motos de carreras?

motos-de-carreras

Las carreras de motos gozan de un tremendo éxito en todo el mundo. De hecho, en España, el país en el que el Mundial de Motociclismo y el Mundial de Superbikes deja las mejores cuotas de pantalla cada semana, son todo un símbolo deportivo.

Quizás esto se deba a que los pilotos españoles son los mejores del mundo junto a los italianos y copan los podios de todas las competiciones semana tras semana. Para que nos hagamos una idea, Jorge Lorenzo (Mallorca), se alzó con el título de campeón del mundo de Moto GP hace tan solo unos meses.

Pero cuando vemos una de estas carreras, ¿vemos algo más que a unos hombres corriendo a enormes velocidades sobre una moto de carreras? Posiblemente no. Y lo cierto es que hay muchas más cosas de las que parece detrás de estas motos.

Muy poco tiene que ver una moto de carreras con otra. Hay algunas más potentes, otras más ligeras, otras que agarran mejor, otras con mayor punta de velocidad… Aunque sí que es cierto que también presentan más similitudes de las que creemos. Vamos a verlas.

Similitudes entre las motos de carreras

Es cierto que hay motos mejores que otras, por ello casi siempre suelen ganar los mismos, pero también es cierto que todas las motos de competición tienen más cosas en común de las que parece.

No importa que se trate de una moto del mundial de Moto GP que de una de Moto 2, Moto 3 o incluso del Mundial de Superbikes. Todas ellas comparten unas cuantas características totalmente necesarias para poder rendir al máximo sobre el asfalto.

Los neumáticos

Los neumáticos son uno de los elementos en común entre cualquier moto de carreras. No importa el tipo de moto que sea, ni que esté pensada para ganar o simplemente para llegar a final de meta.

Hay que tener en cuenta que debido al asfalto, que es mucho más limpio y agarra mucho más que el asfalto de una carretera convencional, los neumáticos de las motos de competición son prácticamente idénticos.

Para empezar, cualquier neumático de carreras está diseñado para tener una duración ligeramente superior a los 100 kilómetros, y presenta una superficie completamente lisa con el objetivo de conseguir agarrase más al asfalto (excepto en lluvia).

Por lo general, los neumáticos de las motos de competición también son muy blandos, ya que les ofrece una mayor adherencia. Tanta, que les permite incluso estar a unos pocos centímetros del suelo sin ningún problema.

Los frenos

Los frenos son otra de las cosas en común entre las cualquier moto de carreras. No hay otra opción que los frenos de estas motos sean muy potentes, cuanto más mejor. Y es que al frenar, deben clavarse en el asfalto para poder tomar una curva a cientos de kilómetros de velocidad.

No es una tarea sencilla conseguir detener una motocicleta a más de 200 kilómetros de velocidad, por lo que los frenos deben ser suaves a la vez que potentes.

Cambio de marchas

Los cambios de marchas también son muy parecidos en todas las motos. Varían evidentemente según la potencia y las condiciones de cada moto, pero todos los cambios contarán con una primera marcha muy larga para conseguir ganar potencia.

El resto de marchas serán mucho más suaves y tan solo se estirarán en zonas concretas del circuito. La primera siempre dura más, pero luego se pueden meter todas de golpe en apenas unos segundos.

Por lo demás, una moto de carreras sí que no tiene nada que ver con otra. Son totalmente diferentes y presentan un sinfín de diferencias y eso es lo bonito de este apasionante deporte.

Entradas relacionadas

Comentar