Ruidos en el auto, causas y soluciones

Algunos ruidos suelen ser normales y de la operación del vehículo, muchos conductores en su gran mayoría primerizos, quieren que su auto no emita ningún tipo de ruido. Todas las maquinas que integran motores de combustión están sujetos a la vibración, al ruido y la temperatura. Son características implícitas de este.

El ruido es una de las causas más frecuentes de visita al taller. Con el tiempo se logra una sinergia entre conductor y automóvil, de tal forma que percibimos todos los sonidos que este emite, con tal agudeza que podemos advertir un sonido que nadie más pudiera notar. Conozca los ruidos más conocidos, sus causas y soluciones.

La ruiditis

Este es uno de los diagnósticos más frecuentes y de mayor visita de los talleres, la ruiditis, es una enfermedad que tiene cura. Lo primero que debemos saber es localizar su origen. Para diagnosticar la ruiditis tenga en cuenta los siguientes pasos.

  1. Retire cualquier objeto de la guantera, los diferentes compartimientos del habitáculo y el baúl.
  2. Revise el lugar de la rueda de repuesto, verifique si se encuentra ajustada
  3. Debe revisar el gato, palanca de gato y herramienta que viene sujeta al vehículo

Paso siguiente empieza la búsqueda del origen de los ruidos, debemos comenzar por identificar si el ruido se encuentra dentro o fuera del habitáculo, por lo tanto debemos cerrar los vidrios, apagar la radio y el aire acondicionado, revisar los tapizados interiores, cinturones de seguridad, asientos, revestimientos y consolas.

Bajo el asiento trasero pueden estar alojadas unas llaves, herramientas que se desplacen del baul, carritos o juguetes de nuestros hijos que pueden producir ruidos molestos, alguna vez llego a un taller un vehículo con un ruido en el interior, procedimos a realizar la prueba de ruta, detectamos el ruido y comenzamos por revisar todos los puntos mencionados anteriormente, finalmente levantamos la silla trasera y dos autos metálicos se encontraban alojados allí. Los retiramos, realizamos nuevamente una prueba de ruta y el ruido desapareció por completo.

Ruidos en el habitáculo del motor

Los ruidos en el motor son los más delicados y que requieren de mayor cuidado y deben ser atendidos directamente por el mecánico, algunos de los ruidos son normales pero debemos prestar atención a los siguientes ruidos.

Ruido metálico: dura apenas un momento después de arrancar. Posible causa: taqués hidráulicos defectuosos o taqués mecánicos mal reglados.

Solución: si el ruido persiste, la pieza está presentando falla, por tanto tendrá que llevarlo al taller.

Ruido en el embrague: cuando se pisa el pedal. Posible causa: rodamiento o balinera del embrague defectuoso.

Solución: sustituir el kit del embrague.

Traqueteos en el embrague: sólo se oyen en marcha. Posible causa: disco del embrague o plato de presión en mal estado.

Solución: sustituir el kit del embrague.

Ruido metálico en la caja de cambios: sonido muy llamativo al ralentí. Se diferencia poco del ruido metálico del embrague. Posible causa: holgura del axial del cambio o falta de aceite.

Solución: repara el axial o realizar cambio de aceite (taller).

Golpes: se oyen y sienten en los cambios de apoyo del auto. Posible causa: un soporte del motor suelto o desgastado.

Solución: ajustarlo o cambiarlo.

Aullidos: se oyen en marcha. Posible causa: holgura en el diferencial.

Solución: reemplázalo (taller).

Vibración en el motor: se siente que el motor ruge más de lo normal. Posible causa: ajuste de la tapa superior de la tapa del filtro.

Cualquiera de los ruidos que se presentan en el motor debe ser revisado por expertos.

Ruidos en chasis

Gruñidos y zumbidos: apreciables en las curvas. Posible causa: defecto en un rodamiento de la rueda.

Solución: si el ruido aparece en una curva a izquierdas, seguramente esté afectado un cojinete de la rueda derecha y viceversa. Para hacer un diagnóstico, eleve el auto con un gato y gire la rueda; toque con la mano la transmisión y el amortiguador. Si nota vibraciones en este punto, allí está  el problema. Arréglalo en el taller.

Traqueteo en curvas: sólo se notan a alta velocidad, sobre todo en cambios de apoyo y con la calzada mojada.  Posible causa: los ruidos pueden deberse a la entrada en funcionamiento del ESP (su testigo se enciende al mismo tiempo).

Solución: una conducción más suave.

Crujidos: se notan en curvas. Posible causa: las articulaciones del árbol de transmisión están dañadas.

Solución: reemplaza el árbol de transmisión en el taller.

Chirridos: se oyen al frenar. Posible causa: las pastillas de freno están gastadas y su soporte roza con el disco.

Solución: cambiar inmediatamente las pastillas. A veces, es también necesario cambiar el disco de freno.

Traqueteo: se siente en carreteras en mal estado. Posible causa: gomas defectuosas en la barra estabilizadora o en el anclaje del amortiguador. En otras ocasiones, incluso los propios amortiguadores pueden estar afectados. El diagnóstico lo tiene que hacer un taller.

Solución: sustituir las piezas afectadas en el taller.

Entradas relacionadas

Comentar