Mitos acerca del uso del casco

El casco es el elemento de seguridad más indispensable para un motociclista, pero muchos se escudan en mitos sin fundamento para no utilizarlo. Insistir en la importancia de utilizar el casco es más que un simple consejo, es una alerta por la seguridad ya que el casco puede salvar vidas.

Los conductores piensan en el uso del casco solo por evitar la sanción que acarrea no llevarlo puesto, sin embargo es importante considerar utilizar un casco que cumpla con las normas técnicas para que sea de utilidad a la hora de un accidente.

Datos importantes sobre el casco

La siguiente información es importante y muchos quizás no conocen por qué se insiste tanto en el uso del casco y que cumpla con la norma técnica, ya sea conductor o pasajero:

  • El casco puede salvar su vida. Al salir proyectado de la moto contra el pavimento puede sufrir lesiones considerables, como un trauma craneoencefálico que le pueden costar la vida o dejar lesiones incapacitantes en el cuerpo.
  • No solamente protege la cabeza sino también la cara y la mandíbula. De aquí la importancia de utilizar un casco cerrado que le proteja el rostro y la mandíbula. Infortunadamente quienes no utilizan el casco cerrado pueden sufrir heridas maxilofaciales, perdida de la dentadura o laceraciones en el rostro.
  • Es una barrera directa frente a elementos que pueden llegar hacia el conductor o pasajero.
  • Absorbe en un gran porcentaje el golpe, reduciendo la aceleración y el movimiento del cerebro y del cráneo.
  • Distribuye la fuerza del impacto y evita que el golpe se ubique en un punto determinado de la cabeza.

Aunque es cierto que, sobre todo comparándolo con años atrás  y otros países, hay cada vez más motoristas consientes con el uso de este elemento de seguridad, existen todavía algunos conductores evasivos que intentan justificar el no uso del caso aferrándose a falsos mitos como los siguientes:

Reducción de la visibilidad

Es falso que el casco disminuya la visibilidad que tiene el motorista. Investigaciones al respecto demuestran que los motociclistas que se accidentan no han sido lesionados por este motivo y que al contrario su visibilidad es siempre la adecuada.

Reducción de la percepción auditiva

Es un mito que es verdadero en el sentido que reduce parte del ruido ambiental, ruido del motor y de los vehículos, pero no lo reduce por completo y por el contrario le permite mantener un confort de marcha similar a la de un automóvil.

Peso excesivo

Los avances tecnológicos de la industria han logrado reducir el peso de los cascos, hoy en día encontramos modelos más livianos y versátiles, que permiten abatir la visera para descubrir el rostro e incorporan además unas gafas en el casco para ayudar a la protección.

Trayectos cortos

Esta  es la misma excusa de siempre, un accidente de tránsito puede ser leve o grave independientemente de la velocidad a la que transite y en la mayoría de los casos se presentan más accidentes en trayectos cortos y a bajas velocidades. Además existe mucho más riesgo por circular por la ciudad que en carretera ya que hay muchos más objetos peligrosos.

Los conductores que lo utilizan tienen más accidentes

Falso, precisamente las estadísticas dicen que los conductores que llevan casco tienen menos accidentes porque se preocupan más por su seguridad. Esa misma estadística dice que los cascos de colores brillantes o muy visibles como el blanco o el rojo sufren menos accidentes.

Cuando un motociclista tiene un percance, la carrocería es su propio cuerpo y la cabeza su parte más vulnerable.

Hoy mencionamos las “enormes ventajas” de conducir una moto pero con cabeza y seguridad, de ahí que los organismos de transito y todos los medios de comunicación en informar  acerca de insistan en que bajo ninguna circunstancia, ruede en una moto sin casco. De este pequeño pero importantísimo gesto puede depender su vida.

Entradas relacionadas

Comentar