Daños en su vehículo a causa de las imperfecciones de las vías

Usted es de los que disfruta conducir por la topografía colombiana, conociendo los paisajes de nuestra geografía, la diversidad, los paisajes, pero seamos sinceros, dentro de la ciudad también encontramos una diversidad de paisajes asfalticos que nada tienen que envidiarle a las pistas más riesgosas de campercross, o a las zonas escogidas para realizar competencias de Rally.

Nos acostumbramos a pasar a toda velocidad, reductores, baches y toda clase de imperfecciones que florecen en nuestras a veces abandonadas vías colombianas. Desafortunadamente somos damnificados de la mala administración de los recursos en nuestro país y poco o nada podemos hacer frente a esta lamentable situación.

Daños más comunes

Daños en la suspensión, en el sistema de dirección, en la transmisión, en el chasis, en los frenos, y en todos los componentes que están expuestos de forma directa con el terreno como las llantas, hasta la estabilidad y la integridad del auto y de las personas.

Lastimosamente los carros como dicen muchas personas “ya no los hacen como antes”, el diseño automotriz ahora se enfoca en la integridad y seguridad del conductor y los ocupantes, más que en el estado final en el que pueda quedar el vehículo tras una colisión o accidente.

Para los diseñadores y constructores de autos ahora esta primero la persona, a un lado queda el estado como quede el auto tras un accidente. Ahora es el objeto de estudio programar como se va a deformar en aras de proteger a los ocupantes. Para los fabricantes ahora tiene un valor más relevante salvar la vida de la persona y no las latas o componentes del automóvil.

Daños en la suspensión

Daños en los amortiguadores: aunque estos componentes están diseñados para durar por lo menos unos 60.000 kilómetros, es posible que al pasar por un reductor a alta velocidad, en un día lluvioso lo lleve a tener que comprar un par de amortiguadores nuevos por haber torcido su eje, o porque se estalló y perdió el liquido que hace que funcione. En este tipo de componentes es recomendable cambiar la pareja por simetría de desgaste y geometría de la dirección.

Bujes de tijera: por lo general son unos cilindros de metal/caucho, que permiten anclar la llanta a la carrocería, el componente de caucho es el que permite que la suspensión se mueva sin generar ruidos, reduciendo el desgaste.

Tijera o brazo de suspensión: es una pieza de la suspensión y la dirección sobre el que se fija la suspensión a la carrocería  a través del buje y de la mangueta a través de la rotula; suele recibir golpes directos que afectan la suspensión y cambian el ángulo de avance de la rueda, en algunos casos se puede salir de la rotula inmovilizando el vehículo.

Mangueta: se trata del elemento que contiene el cubo sobre el que gira la rueda, conectándola al mismo tiempo con los componentes de la suspensión y de la dirección. De este modo, la rueda y el freno se sujetan al cubo o vástago mediante un buje que rota, mientras es portado por la mangueta que sigue los movimientos de la suspensión y gira sobre su eje de pivote geométrico.

Los daños en la mangueta son imperceptibles, ya que es una pieza fundida, solo pueden detectarse daños con un buen reporte de alineación, casi siempre se cambia cuando persiste la caída aun cuando se ha cambiado el amortiguador.

Barra estabilizadora: la barra estabilizadora es un componente de la suspensión del automóvil, diseñada para permitir solidarizar el movimiento vertical de las ruedas opuestas, minimizando con ello la inclinación lateral que sufre la carrocería de un vehículo cuando es sometido a la fuerza centrífuga, especialmente en las curvas. En ocasiones un golpe desde la zona inferior puede torcer el brazo o afectar uno de los templetes.

Muñeco o templete barra estabilizadora: es un elemento que sufre con los reductores y con los baches, es un tornillo con bujes que va unido a la tijera o a la suspensión, reduciendo la inclinación lateral.

Terminales de dirección: es el encargado del movimiento de giro que el conductor da al volante en una desviación angular de las ruedas directrices.  Son uniones tipo rotula que tienen la elasticidad de absorber las irregularidades del suelo, sin embargo los reductores o baches terminan acabando con ellos.

Daños mecánicos

Motor: muchos se preguntaran ¿el motor? En la parte inferior del vehículo encontramos el cárter del aceite, y a muchos les respondemos que un bache gigante puede romper el cárter generando perdida de aceite con los daños en el motor si seguimos andando con el cárter roto o abollado.

Transmisión mecánica: en las transmisiones mecánicas se corre el riesgo de botar el aceite de la caja dañando algunas de las ruedas dentadas que hacen parte de la transmisión. El daño no es inmediato, pero se puede ir agravando si es que no nos damos cuenta.

Transmisión automática: algunas transmisiones automáticas vienen con un cárter inferior para el aceite, sobre el cárter se encuentran las electroválvulas, un golpe certero puede dañar las electroválvulas generando el funcionamiento errático de las mismas.

Como podemos apreciar  tomar de forma inadecuada un reductor o un bache puede pasarnos una cuenta de cobro bastante alta, es mejor ser precavidos,  ya que muchos autos han sido diseñados para autopistas de asfaltos perfectos, no está de más  reducir la velocidad y tomar el bache con delicadeza, que por más resistente que parezca el auto puede verse afectado su bolsillo.

Entradas relacionadas

Comentar