Curiosidades del Koenigsegg One: 1

Christian Von Koenigsegg se propuso hace 20 años crear el superdeportivo perfecto y el Koenigsegg One: 1 es algo más, es un hiperdeportivo. Hace dos décadas era impensable lo que hoy es posible en este modelo.

Lo que significa esta obra en todo el mundo y como el apellido Koenigsegg se convirtió en sinónimo de altas prestaciones en un deportivo de calle.

¿Pero por qué se llama One: 1 este modelo? ¿Qué hace que sea tan especial, incluso más que LaFerrari o el McLaren P1? ¿Qué soluciones innovadoras se han aplicado en su construcción? Estas y muchas más curiosidades aquí en Pruebaderuta.com.

Koenigsegg One: 1

El nombre de One: 1 viene del poder 1360 PS (pferdestärke) Y pesa 1.360 kg, lo que quiere decir que  produce 1 PS (pferdestärke)  por kg de peso. La potencia de salida PS 1360 es el equivalente de 1 MW, según  Koenigsegg el One: 1 es 'el primer hiperderpotivo del mundo' y el primer deportivo homologado que ha logrado tal hazaña. El primero en lograr que su relación entre caballos y kilogramos sea de 1:1

Algo más que fibra de carbono

Construido sobre la base del Agera R, para diseñar el One: 1 y alcanzar su asombrosa relación entre peso y potencia Koenigsegg tuvo que ir más allá de elevar la potencia hasta el límite que ya conocemos, hacer prácticamente milagros para rebajar el peso en más de 80 kilogramos.

¿Y cómo rebajar el peso de un superdeportivo que ya ha sido perfeccionado hasta el límite? Koenigsegg  logra esta asombrosa relación de peso haciendo uso de compuestos de fibra de carbono más rígidos y ligeros. Tuvo que reducir el grosor hasta el límite permisible conservando la rigidez estructural y la resistencia al choque.

También tuvo que combinar el uso de fibra de carbono con otros materiales como el kevlar. Además el Koenigsegg One: 1 utiliza sistema avanzados en la suspensión y la aerodinámica para compensar el peso añadido.

2G

El Koenigsegg One: 1 ha sido diseñado para alcanzar fuerzas laterales de hasta 2G empleando neumáticos de calle. Para hacernos una idea de lo que esto significa, una frenada de emergencia en un auto por lo general alcanza 1G, mientras que en una deceleración ya sea frontal o lateral con una fuerza de 3G los airbag se activarían. Las fuerzas laterales que resiste este deportivo están en algún punto intermedio.

Trabajo aerodinámico

El trabajo aerodinámico de este deportivo y la carga vertical que genera a 260 km/h sería equiparable a empujarlo contra el asfalto con un peso de 610 kilogramos, algo menos de la mitad de su peso total. Entre sus soluciones aerodinámicas activas incluye un peculiar sistema de alerones y flaps, en algunos casos independientes para cada lado del vehículo.

También destaca sobremanera su inmenso alerón inspirado en los utilizados por los prototipos de Le Mans, que puede ofrecer una inclinación negativa (-6º) en posición de aparcamiento o alta velocidad / baja resistencia, oscilar para aumentar el downforce y llegar hasta una inclinación máxima (25º) para funcionar como un “aero freno” apoyando a los frenos.

Pegado al suelo

El Koenigsegg One: 1 cuenta con un sistema de suspensiones que rebajan la altura de las suspensiones de forma independiente en cada eje, para adatarse a las condiciones de conducción. Cuando alcanza su máxima velocidad es capaz de rebajar la altura libra hasta 59 milímetros y en el tren trasero de 74 milímetros. También cuenta con unas suspensiones neumáticas que son capaces de elevarse adicionalmente otros 50 milímetros, para circular con mayor comodidad por la ciudad, superar resaltos sin rozar el fondo plano del auto o superar la rampa del garaje.

Impresión 3D

Para alcanzar 1 MW de potencia, Koenigsegg ha tenido que sobrealimentar su motor de V8 de 5.0 litros con dos sistemas turbo de geometría variable, ambos moldeados bajo un sistema de impresión 3D patentado por Koenigsegg. La impresión 3D también se ha utilizado en el moldeado de otros componentes, por ejemplo su sistema de escape de titanio, con lo cual el One: 1 consiguió ahorrar 400 gramos en comparación con un escape de aluminio.

Velocidad

440 km/h: es la velocidad que Koenigsegg estima alcanzaría sin problemas el One: 1. En cualquier caso su objetivo no es el de entrar en la guerra con los Veyron y Hennessey Venom GT.

Toma de aire tipo chimenea

La potencia exige que el sistema de refrigeración sea especial, por tanto el Koenigsegg One: 1, lleva una toma de aire de tipo chimenea en la capota, para aumentar el efecto suelo. La base del Koenigsegg One: 1 está completamente carenada, excepto algunas entradas de aire que tienen funciones aerodinámicas y de refrigeración para los frenos y la transmisión.

Biocombustible

El Koenigsegg One: 1, como otros deportivos de la casa que le precede, funciona también con biofuel E85, con combustible de competición, o con gasolina de 98 octanos y está homologado según la normativa de emisiones Euro VI.

Neumáticos

Otra de las curiosidades es el trabajo de la marca sueca con Michelin para desarrollar un neumático específico, una versión a la medida de un deportivo exclusivo.  Las llantas proveen un óptimo desarrollo de las prestaciones y se denomina Michelin Pilot Sport Cup.

Máxima exclusividad

Los detalles concretos acerca del Koenigsegg One: 1 no están del todo claros. Sí sabemos que su precio es de varios millones de euros, así como que las unidades producidas podrán contarse con los dedos de las manos y ya habrían sido adjudicadas a sus orgullosos clientes.

Koenigsegg no es solo un hiperdeportivo de circuito, en realidad está concebido para un uso cotidiano. No le hacen falta elementos de confort como apertura y cierre de puertas eléctrico, posición ajustable del volante y los pedales, asientos deportivos ajustables, equipo de sonido con conexión USB, climatizador y cámara de estacionamiento trasera, entre otros.

Entradas relacionadas

Comentar