Cuidados para un motor diesel perfecto

Los motores diesel tienen un comportamiento diferente al de los motores a gasolina, a pesar de que tienen un ciclo térmico con características que pueden parecer similares. Hoy en día los motores diesel  de última generación adoptan nuevas tecnologías que vuelven complejo su cuidado.

Los motores diesel requieren de un cuidado más acucioso para evitar fallas o averías costosas.  Si quiere que su motor diesel se mantenga perfecto tenga en cuenta las siguientes recomendaciones.

Mantenimiento programado

El mantenimiento de los motores diesel debe llevarse como un reloj, tenga en cuenta realizar los cambios y verificaciones en el kilometraje establecido. Respetando los plazos  y los recambios con las especificaciones requeridas, para reducir el riesgo de sufrir una avería mayor.

Por las características del diesel es fundamental realizar el cambio de aceite dentro de los tiempos establecidos para evitar la formación de lodos y residuos en el motor.

No apague el motor inmediatamente

No es recomendable apagar el motor de forma abrupta e inmediata, una vez llegue a su lugar de destino de una espera de 5 a 10 minutos para que el motor reduzca su régimen. Si apaga el motor rápido, el aceite puede acumularse en la turbina y debido al calor generado puede carbonizarse, lo que podría romper el turbo.

Tanque de combustible en reserva

Es importante poner combustible antes de que la aguja del nivel baje por lo menos a un cuarto del depósito. Las impurezas del combustible se pueden acumular en el fondo o incluso llegar al sistema de alimentación, pudiendo dañar los inyectores o la bomba.

Hábitos de aplicación de combustible

Evite tanquear en estaciones de servicio en el momento que se están llenando los tanques.  En lugares diferentes a estaciones de servicio reconocidas y a las que no realizan mantenimiento a sus tanques.

Nivel de aceite

Es fundamental llevar un buen control del nivel de aceite del motor. Un nivel muy bajo puede provocar averías en el turbo o incluso en el propio motor. Por su parte, llevar más aceite en el depósito de lo recomendado, puede también dañar el turbo o reventar algún manguito debido al aumento de presión. Para evitar esto, revise el nivel de aceite cada cierto tiempo y siempre con el motor frío y sobre una superficie plana.

 Calentar el motor

Si el motor está frío, lo mejor es esperar unos 10 segundos en ralentí antes de comenzar a circular, sobre todo en invierno ya que el auto se encuentra más frío. De esta forma se asegura que la bomba tiene el tiempo suficiente para lubricar todo el motor.

No es recomendable  acelerar a fondo ni superar las 2.500/3.000 rpm hasta que el indicador de temperatura del motor no marque su temperatura normal, para evitar el desgaste interno de las piezas del motor y, con ello, su vida útil.

Purgar

El filtro de combustible tiene un sistema para filtrar la humedad que contiene. Sin este filtro, la humedad podría llegar al sistema de inyección y, como ya hemos visto antes, podría incluso romper la bomba de inyección o los inyectores.

Revoluciones del motor

Circular con el motor diésel por debajo de 2.000 rpm puede producir problemas serios a mediano y largo plazo. Por un lado, se genera mayor carbonilla durante la combustión y se acorta la vida de la válvula EGR del catalizador. Tampoco es recomendable superar las 2500/3000 rpm.

Biodiesel

El biodiesel contiene más humedad que el diesel, algo que aumenta el riesgo de sufrir averías en el sistema de inyección. Sin embargo, el biodiesel no es malo y, hoy en día, el 5% del combustible que repostamos en nuestros vehículos proviene del biocombustible. Emplear mayores cantidades ya requiere motores adaptados. De hecho, algunas marcas como Volkswagen, BMW o Subaru prohíben el empleo de biodiesel en sus automóviles ya que sus motores no están optimizados para este combustible.

Entradas relacionadas

Comentar