Cambiar o reparar esa es la cuestión

Cuando afrontamos una reparación de nuestro automóvil por diferentes circunstancias ya sea una colisión o por mantenimiento se presenta una inquietud que asalta a cualquier persona, ¿reparar o cambiar?

Para darle respuesta a esta inquietud acudimos a la experiencia de años trabajando en el sector asegurador y reparador y las experiencias adquiridas en diferentes cursos de colisión, reparación y pintura.

Mantenimiento

Dentro de las labores de mantenimiento del automotor se pueden presentar diversas operaciones mecánicas de mano de obra, remoción y sustitución. Mientras sea posible se recomienda sustituir las piezas originales o que cumplan con las características técnicas específicas del automóvil. Las reparaciones parciales o provisionales no constituyen  la solución definitiva del problema. Si quiere solucionar de manera definitiva un problema debe diagnosticar de forma adecuada y realizar la corrección completa para evitar sobrecostos por reparaciones de mecánica.

Reparación mecánica

Una reparación mecánica puede acarrear reparación y sustitución de piezas. Tenga en cuenta sustituir todas las piezas que afectan de manera directa la seguridad. En una reparación de motor no se sustituye completamente el conjunto del motor, se conserva el bloque del motor, se repara o rectifica el bloque y la culata. Lo más recomendable para la confiabilidad de la reparación es que las piezas que se sustituyan sean originales y nuevas.

Reparación de carrocería

En cuestiones de carrocería definir si se cambia o se repara depende del área afectada, la intensidad, el acceso y el costo de la pieza nueva. El área a reparar debe superar el 50% de deformación para considerar irreparable la pieza, el acceso nulo limita la sustitución, la intensidad del daño incide en el porcentaje para sustitución al igual que el costo.

El uso del plástico y de aceros más delgados también reduce la posibilidad de reparación de algunas piezas fomentando la sustitución. Para definir en carrocería si se repara o se cambia debemos tener en cuenta los factores descritos: área deformada, intensidad, acceso y costos.

Reparación de pintura o repintado

Considerando si la pieza a pintar es nueva o reparada, el proceso de pintura es muy diferente. Por ejemplo en caso de pintar una pieza nueva, se debe considerar si ésta viene con base o tratamiento para prevenir la corrosión y se debe tener en cuenta la nivelación del color de la pieza nueva con las piezas coexistentes de acuerdo a su ubicación. En este caso se debe nivelar el color con las piezas adyacentes.

En caso de una pieza reparada, se debe considerar el área afecta para realizar un retoque puntual del color, acompañado de un matizado general y un acabado completo del barniz para lograr una mayor homogeneidad en el acabado y el color. En casos más severos se puede requerir el matizado de la pieza completa para aplicar color y barniz u otros pigmentos o capas dependiendo si el acabado es bicapa o tricapa.

Electricidad y electrónica automotriz

En el caso de repuestos eléctricos o electrónicos, se recomienda la sustitución de las piezas.Existen algunas reparaciones posibles en cableados, conexiones y la posibilidad de arreglar bobinados o realizar modificaciones en las conexiones. Sin embargo algunas de estas intervenciones pueden ir en detrimento de la integridad y la seguridad en el vehículo.

La electricidad y la electrónica son delicadas y una mala intervención puede generar cuando menos un corto y éste puede ser foco de un punto caliente que genere un incendio. Por otro lado el funcionamiento de los sistemas electrónicos es más delicado todavía, sin embargo algunos de estos sistemas dejan de funcionar cuando la intervención no es la adecuada, tienen más posibilidades de irse a fallo.

Para tomar una decisión si cambiamos o reparamos debemos considerar varios elementos más que el factor económico.En caso de que debamos decidir si cambiamos o reparamos debemos tener en cuenta si el arreglo es provisional o definitivo, debemos considerar el porcentaje o área afectada, el acceso de la pieza, la intensidad del daño y por último los costos.

Entradas relacionadas

Comentar