Tips para conducir furgonetas o vans

Una furgoneta o van es un vehículo comercial ligero utilizado para transportar bienes o grupos de personas. Una furgoneta tiene en la parte posterior una zona de carga de formas ortogonales y techadas, al contrario que un pickup, que la tiene al aire libre.

En algunos casos, esta zona tiene varias filas de asientos, y en otros está vacía para transportar objetos grandes. En el último caso, los vidrios laterales pueden ser reemplazados por una continuación de lámina.

A pesar de las diferencias estructurales y de diseño un auto y una van o furgoneta no difieren del todo en su construcción pero no son iguales en tamaño y forma de conducción. Es por eso que queremos dedicar unas líneas para dar algunos consejos sobre cómo conducir estos vehículos.

Los límites de velocidad

En este tipo de autos tipo van debemos tener muy en cuenta los límites de velocidad, no solo por los controles viales sino también por cuestiones de estabilidad. Por cuestiones de seguridad este tipo de vehículos de uso comercial ya sea de transporte de pasajeros o transporte de carga deben transitar a una velocidad máxima en ciudad de 60km/h y en carretera de 80 km/h.

Distancia de seguridad

Una furgoneta es más pesada que un vehículo normal, sobre todo cuando lleva pasajeros o carga y esto contribuye a que se incremente la distancia de freno y este aspecto debemos tenerlo muy en cuenta. Al agregar factores ambientales y de la vía, esta precaución debe ser mayor.

Otro aspecto a considerar es la posición de conducción, algunas van no tienen un frente y  son chatas  o por el contrario son de cabina elevada y nos aportan más punto ciego. Debemos tener en cuenta las cotas de nuestro vehículo para no tener accidentes.

Adelantamiento

La van es mucho más pesada así que la velocidad, la aceleración y la potencia no siempre es suficiente para realizar un adelantamiento de forma adecuada. Antes de realizar cualquier tipo de adelantamiento debemos asegurarnos de las características con las que cuenta nuestro automotor para evitar realizar una imprudencia.

Tamaño del vehículo

Las dimensiones y el peso de la furgoneta son mayores que las de un automóvil de calle. Hay ciertas situaciones donde se conduce sobre carriles estrechos que requieren de mayor precaución.

Tenga en cuenta que el vehículo esté siempre centrado en la vía y que no estamos desplazando a un vehículo hacia el andén. Otras situaciones en las que se debe tener precaución es en el momento de estacionar y cuando se atraviesan pasos de baja altura.

En lo que se refiere al peso el cambio también supone una diferencia bastante notable. Debemos tener en cuenta que las maniobras deberán ser realizadas con mayor antelación y con la menor brusquedad posible.

El peso del vehículo debe estar en equilibrio para que éste se mantenga firme y no se den situaciones de inestabilidad.

Visibilidad

La visibilidad siempre será inferior en una furgoneta independientemente de la marca, sobre todo en una que esta diseñada para transporte de carga, ya que no cuenta con la visión lateral que le proveen los vidrios laterales traseros y el poco rango o nulo que tiene del espejo interior.

Por esta razón debemos estar muy atentos a los espejos exteriores para evitar cualquier incidente. En este tipo de vehículos puede ser recomendable instalar cámaras y sensores de reversa.

Entradas relacionadas

Comentar