El rico que empeñó su auto por dinero

Voy a contarles la creativa y breve historia que destaca la diferencia de pensamiento que puede tener una persona con mentalidad de rico para analizar un negocio. Desconocemos si la historia es verídica, la encontramos en un portal en internet y sabemos que está en el libro padre rico, padre pobre de Robert Kiyosaky nos causó curiosidad y queremos compartirla.

El rico que empeñó su auto por dinero

Un millonario entra a uno de los bancos más prestigiosos de Estados Unidos, y solicita hablar con el área de préstamos. Luego de una corta espera, le toca su turno y plantea su necesidad:

Hombre Rico: Quisiera sacar un crédito hoy mismo para un viaje. Necesitaría unos $10.000 dólares por 10 días. ¿Cuál sería el interés?

Banquero: El interés es de $100 dólares Sr. ¿Usted dispone de cuenta en nuestra institución?

Hombre Rico: No

Banquero: Verá Sr. como no poseemos referencias suyas, no podrá obtener un crédito hoy mismo, tendrá que volver mañana.

Hombre Rico: ¡Imposible!, mi vuelo sale hoy por la noche y necesito ese dinero, por lo tanto, le propongo dejarle mi vehículo en garantía. Es el azul que está en la puerta.

Foto ferraría azul

Banquero: ¿Usted me dice que esa Ferrari azul que está estacionado ahí es suyo y desea dejarlo en garantía por $10.000 dólares?

Hombre Rico: Así es, ¿hay algún inconveniente?

Banquero: No Sr.,  ninguno, por el contrario, no soy muy conocedor de autos, y disculpe mi consulta, pero… ese modelo de Ferrari ¿no está por encima del medio millón de dólares? creo que excede bastante el valor de su préstamo.

Hombre Rico: Es correcto, el valor de mi Ferrari es de $650.000 dólares, ¿va a darme el préstamo o no?

El banquero sin comprender aún del todo, le contestó: Por supuesto, pase por aquí para firmar el papeleo.

Luego de los 10 días, el hombre rico volvió al banco para pagar su deuda y retirar su Ferrari, y el banquero que había quedado intrigado le consultó:

– Disculpe mi atrevimiento, nuevamente, pero tengo que hacerle esta consulta. Sucede que desde que se fue, no me explico por qué empeñó su Ferrari de $650.000 dólares, por tan solo $10.000, evidentemente usted tiene un buen pasar económico, ¿por qué solicitó el préstamo?

A lo que el hombre Rico le contestó:

¿Usted conoce otro lugar para dejar mi Ferrari durante 10 días donde lo cuidaran por menos de $100 dólares?

Es una historia para disfrutar y pasar el rato.Pero que refleja la realidad del pensamiento y la creatividad para lograr el objetivo. La astucia del hombre rico luego de indagar sobre el valor de estacionamiento y compararlo con los intereses pudo determinar que en el banco le iban a conservar el vehículo durante los diez días, y a un menor precio.

Entradas relacionadas

Comentar