Consejos para salir en moto en un día lluvioso

La moto es un medio de transporte práctico y puede usarse a diario, incluso con lluvia, ahorrando tiempo y estrés en los trancones de las grandes ciudades. Una de las principales preocupaciones de los motociclistas es cómo manejar su vehículo cuando el asfalto está húmedo o mojado, pues saben que es uno de los factores más importantes que inciden en la ocurrencia de accidentes en la vía. Incluso, algunos deciden dejar su moto en casa antes de enfrentarse a los aguaceros que por temporadas arrecian al país.

Conducir una moto o scooter cuando llueve nunca es agradable. Si nos sorprende la lluvia y nos resistimos a coger el carro o el transporte público, debemos extremar la precaución y sacar a relucir toda nuestra destreza para evitar percances. Aquí tienes unos consejos, para que cuando circule en moto con lluvia se sientas "como pez en el agua".

Noticias del clima

Antes de salir en moto, aunque sea para hacer 10 kilómetros al trabajo, infórmese siempre del tiempo que hará ese día y mire por la ventana. Rodar en moto con lluvia o con el clima en contra es muy peligroso y requiere concentración. Dependiendo de la mayor o menor intensidad del agua, el estado del asfalto y el agarre sobre el mismo varía considerablemente. Lo peor sucede cuando comienza a chispear y no cuando llueve fuerte. En este caso, el agua reblandece la suciedad del suelo creando una capa grasienta muy resbaladiza que puede poner en apuros a las manos más expertas.

Ropa adecuada

Proteger nuestro cuerpo de las inclemencias es fundamental. Llegó abril y las lluvias a nuestro país, y con el clima que anda más loco que político en campaña, transitar en la moto bajo cielo nublado nos lleva a ser más precavidos.

El traje impermeable para cualquier motociclista es tan importante como cambiar el aceite o aplicarle combustible. La talla deberá ser algo más grande para así poder ponérnoslo encima de la ropa de vestir. Para ser vistos por los otros conductores, será bueno que las prendas que vistamos lleven tiras reflectantes. Con poca luz, como sucede en plena tormenta, es vital llevar prendas que nos permitan ser vistos con antelación.

Calzado adecuado

Respecto al calzado a veces no es suficiente con tener un buen par de botas o calzado cerrado, puede ser necesario contar con un cubrebotas impermeable, algunos solo cubren la parte superior y otros vienen de tipo protección total, donde el pie entra completamente y se ajusta en la pantorrilla. En caso de que no tenga es importante llevar un par de medias secas como último recurso y unas bolsas plásticas para acomodar sobre sus zapatos para evitar mojarse.

Distancia de seguridad

Conservar la distancia de seguridad es indispensable para evitar choque por alcance, y con lluvia se debe incrementar considerando que por efecto del terreno húmedo el rodante tiende a deslizarse y a perder la adherencia con el asfalto. Debemos doblar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, por dos motivos: ganar tiempo para reaccionar con suficiente antelación y evitar ser pulverizados por el agua de las ruedas del auto que llevamos delante. Anticiparse y prever los movimientos de los demás para que nada nos tome por sorpresa debe ser una constante en el manual del buen conductor.

Luces

Las motos, al igual que los autos deben ir con la luz de cruce permanentemente encendida. Revise que no haya ningún bombillo fundido, también en los intermitentes. Si nuestro modelo monta led, no debemos preocuparnos.

Neumáticos

La lluvia no perdona, y ya que la anchura de los neumáticos no permite evacuar tanta agua como en las cuatro de los carros, la importancia de un buen compuesto es aún mayor. Un modelo mixto con buenos surcos es la solución. En estos casos, los scooter de rueda alta se desenvuelven mejor debido a su mayor estabilidad.

Frenada y ABS

Si es de esos conductores de moto que poco usa el freno trasero, es hora de irse acostumbrando a utilizarlo, ya que en algunos casos no es suficiente con utilizar el freno delantero.  Confiar todo el esfuerzo en la pinza delantera es un poco arriesgado, pues se puede bloquear más fácilmente que el trasero, y si le agrega un pequeño giro a la dirección, tal vez salga despedido como jinete en caballo brioso, el mejor truco para ello es anticiparse al giro y reducir la velocidad para no tener que frenar, ni cambiar la dirección.

Charcos y aquaplanning

En ciudad, y sobre todo en carretera, puede padecer de las temidas bolsas de agua en la calzada. Las alcantarillas pueden inundarse, dejando riadas a los pies de la acera. Lo ideal es esquivar cualquier charco, si podemos. No debemos confiarnos de su tamaño porque los pequeños pueden ser profundos. Si nos es imposible, debemos acometerlo con la moto vertical, sujetando fuerte el manillar y a una velocidad constante. Aunque nos asustemos, no frenar jamás. Durante unos segundos parecerá que flotamos, pero luego volveremos a sentir el suelo.

El resultado de sufrir aquaplaning es igual de negativo para todo tipo de vehículos. Es cierto que en motos es menos frecuente que en carro, pero la pérdida del control de la rueda delantera o ambas a la vez garantiza en el mayor de los casos, una caída. Cuidado con acercarnos mucho a los autos, en un momento determinado estos pueden pasar un charco y derivarnos gran cantidad de agua.  Dando como resultado un motociclista en el suelo.

Entradas relacionadas

Comentar