Vehículos autónomos – trending actual

El mundo tecnológico ha crecido enormemente en los últimos años y sigue creciendo día a día con una gran variedad de desarrollos en diferentes campos de la ciencia. Por supuesto, el campo automotriz no podría quedar fuera siendo uno de los más lucrativos. Así, se han ido desarrollando desde mejoras en los sistemas básicos para el funcionamiento de los vehículos como los sistemas de inyección o de frenado, hasta adiciones de sistemas complementarios con el propósito de mejorar la comodidad del conductor y sus pasajeros, y así hacer que la experiencia de conducir y de paseo sea mucho más gratificante, como lo son los sistemas electrónicos de control de los sistemas de audio, aire acondicionado, etc. o la asistencia de conducción a través de los sensores de proximidad al momento de retroceder, por ejemplo.

Uno de los desarrollos siempre soñado por el hombre y que se encuentra actualmente en boga, es la de tener la posibilidad de desplazarse por las calles, carreteras y autopistas mientras se realiza una actividad de conducir y sin necesidad de tener un chofer (como sería el caso de los taxis), es decir, la posibilidad de tener un vehículo propio completamente autónomo. Te imaginas ir solo de tu casa al trabajo, en tu auto, mientras lees las noticias, navegas por internet o atiendes un video llamada de uno de tus más importantes clientes. Esas son cosas que hasta hace poco solo imaginábamos verlas en las películas. Sin embargo, los científicos, constructores y diseñadores de auto se han dado a la tarea de desarrollar lo que se conoce como "vehículo autónomo". Un vehículo autónomo, también conocido como auto-conducido o robótico, es aquel capaz de detectar el ambiente en el que se encuentra y navegarlo sin necesidad de que sea guiado por un ser humano. En los Estados Unidos están clasificados por la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) de la siguiente manera:

  • Nivel 0: El conductor controla el vehículo por completo.
  • Nivel 1: El vehículo posee sistemas de control individuales completamente automáticos como el control de estabilidad electrónico o el frenado automático.
  • Nivel 2: Al menos dos controles pueden ser automatizados al unísono, tales como el control de crucero adaptable en combinación con el control de mantenimiento de carril.
  • Nivel 3: Bajo ciertas condiciones el conductor puede ceder completamente el control de todas las funciones críticas de seguridad. El auto detecta las condiciones en las que se requiere que el conductor retome el control y le ofrece un tiempo de transición suficiente para hacerlo.
  • Nivel 4: El vehículo realiza todas funciones críticas de seguridad durante todo momento del viaje, sin necesidad de que el conductor controle el vehículo en ningún momento. Ya que este tipo controlaría todas las funciones desde el encendido hasta que se detiene, podrían haber autos no ocupados moviéndose de esta manera.

Aunque los autos completamente autónomos (nivel 4) aún se ven principalmente como prototipos, ya estamos muy cerca de ver el primer auto comercial de este tipo. De hecho, la Universidad de Michigan abrió lo que se conoce como la ciudad de pruebas ara vehículos autónomos, que según opiniones de distintos fabricantes de autos, ayudará a acelerar el desarrollo de dichos autos. Grandes compañías se encuentran en esta carrera, entre las cuales encontramos Audi, BMW, Daimler, Mercedes-Benz, entre otras, sin olvidarnos de Google y Apple, que a pesar de no ser compañías conocidas por fabricar autos se han mostrado listas para incursionar en el mundo de los vehículos autónomos.

Sabemos que los vehículos autónomos podrían cambiar la forma en que vivimos de muchas maneras, ya sea para bien o para mal no podemos asegurarlo. Lo bueno es que la mayoría de los expertos hablan de mejoras en el tráfico, descenso de contaminación y la aparición de más espacio en las ciudades para la recreación o nuevas edificaciones. En fin, solo nos queda esperar y ver que nos trae el futuro con este nuevo tipo de medio de transporte.

Entradas relacionadas

Comentar