Vacaciones en el auto, los errores más frecuentes

Llega la semana santa y muchos entran en total recogimiento religioso y otros aprovechan el puente festivo más largo del año para volver a sus lugares de origen, para salir de vacaciones y descansar del trabajo y el estudio.

Viajar es una de las actividades preferidas por el ser humano. Salir de la rutina y conocer lugares nuevos es algo que le gusta a todo el mundo. Las vacaciones son el momento ideal para emprender un viaje y de los momentos del año más señalados son las navidades, la Semana Santa o el verano.

Esta es una fecha clave para los viajeros, terminales aéreos y terrestres congestionados, y la mejor forma de salir a disfrutar es en el carro, ir a la finca o a un hotel turístico, es el plan favorito de muchos. Para estas fechas aumenta la concentración de vehículos en las carreteras y por lo tanto las probabilidades de tener accidentes. Y aquí es donde entramos nosotros, como todos hemos viajado por las vías de nuestra hermosa Colombia y no estamos exentos de cometer errores, ¡todo hace parte del paseo! Aquí le traemos los errores más frecuentes que cometen los conductores para que tome sus precauciones y disfrute de pasear en el carro.

Mantenimiento a última hora

Como buen colombiano todo para última hora o en el camino se alivianan las cargas, dos premisas que hacen del colombiano. Algunos hasta dejan el mantenimiento para cuando regresen o para hacerlo durante el viaje. Evite dejar para última hora el mantenimiento de su vehículo, revise frenos, luces, cambio de aceite y llantas antes de viajar, por lo menos una semana antes para que pueda prever imprevistos.

Conducir cansado y en horarios críticos

La fatiga o el cansancio son el enemigo número uno de quienes quieren viajar en auto. Bajo este tipo de condiciones es difícil conducir, la somnolencia aumenta la posibilidad de un microsueño que puede terminar en un accidente de tránsito,  debido a que incrementa las distracciones y reduce el tiempo de reacción. Por no hablar de las consecuencias de quedarse totalmente dormido mientras se conduce. Al mínimo síntoma de sueño lo mejor es parar a descansar o hacer un cambio de conductor.

Para evitar que la fatiga sea mayor hay que intentar no viajar en las horas más críticas. Nos referimos a ese tiempo después de la comida y también durante la noche. También hay que tener en cuenta el no bajar la guardia en los últimos kilómetros del trayecto.

Planificar la ruta

Es importante planear la ruta, investigar acerca de los posibles cierres de obra o desvíos durante el recorrido a realizar, estar muy atento a los mensajes del tráfico que se transmiten en la radio local y los noticieros.

Tenga en cuenta rutas alternas para llegar a su lugar de destino, en la actualidad existen aplicaciones para el celular y otras que vienen en el sistema de infoentretenimiento del vehículo que pueden ser de utilidad. Tenga en cuenta que este tipo de aplicaciones pueden enviarlo por rutas que no son certificadas y pueden desviarlo del camino, esto teniendo en cuenta que en algunos lugares se puede perder la señal de la aplicación.

Es importante conocer la ruta días antes, ayudarse con mapas o preguntando a los habitantes locales si desconoce la ruta que va a tomar hacia su destino. Es recomendable hacer una evaluación de los kilómetros a recorrer e incluso fijar puntos aproximados para las paradas. No hay que medir la ruta en tiempo, pues siempre pueden surgir inconvenientes (por el tráfico por ejemplo). Además, la sensación de que no se van a cumplir las previsiones puede causar cierta inquietud al volante.

Emociones al volante

Es importante saber manejar nuestras emociones en todos los contextos, en nuestra vida diaria, por una salud mental y física adecuadas. Cualquier tipo de emoción ya sea euforia, alegría, nervios, rabia o cualquier otra emoción influyen de alguna manera nuestra forma de conducir.

Sin darnos cuenta una euforia excesiva puede llevarnos a conducir a velocidades muy altas, los nervios afectan y bloquean a la persona llevándola a cometer errores, la furia es un detonante para una riña o para un accidente de tránsito. También hay que evitar las distracciones causadas por los propios acompañantes. El conductor tiene que estar en una atmósfera de calma y hay que evitar discusiones y cualquier tipo de comportamiento que pueda alterarle.

Cuadrar el equipaje

Los colombianos somos muy folclóricos, algunos llevan hasta el perro, el loro y el gato. No se extrañe si dentro del carro va la olla del sancocho los ingredientes y hasta la gallina y el racimo de plátanos. Aunque muchos viajen con el caviar y el sushi, seguimos siendo colombianos, y no podemos olvidar nuestras raíces.

Queremos llevar de todo y  surge un problema, que no todo el mundo sabe cómo distribuir correctamente la carga en el vehículo. Siempre hay que evitar tener el equipaje en el maletero, todos los bultos deben estar colocados en el compartimento de carga, con los objetos más pesados centrados y en la parte inferior. También es importante que los objetos más pequeños que van en el habitáculo vayan fijados, pues en caso de accidente pueden convertirse en proyectiles.

Viajar en caravana

Otra costumbre bastante extendida cuando se emprende un viaje con más gente, es salir desde el mismo sitio y recorrer juntos el trayecto. De esta forma se forma un pequeño convoy o caravana, que no suele ser positivo para la circulación. El estar pendiente de esos vehículos que nos acompañan hace que perdamos la atención del resto y aparecen los riesgos. Es más recomendable marcar un ritmo similar pero sin ir seguidos, sino reagrupándose en algún punto establecido.

Entradas relacionadas

Comentar