Transmisión manual sin pedal de embrague

En el mundo del motor debatir si es mejor una transmisión manual o una automática es algo como hablar de política o religión, siempre se terminará en pelea. Por un lado están quienes defienden la facilidad y comodidad de la transmisión automática, y por otro lado están quienes se inclinan por la experiencia sensorial y facilidad de mantenimiento la transmisión manual.

La tecnología avanza a pasos agigantados y la industria automotriz se beneficia cada vez más de esto, pues los fabricantes están implementando nuevas utilidades a sus vehículos para hacer de la conducción una tarea mucho más sencilla y menos estresante.

Funcionamiento

El funcionamiento es similar al de una transmisión automática convencional, aunque se vale de tecnología de punta para funcionar. La palanca de cambios cuenta con un sensor de intención que indica a la computadora del vehículo cuando el conductor se dispone a cambiar de marcha, activando mediante un mecanismo hidráulico automático el embrague, para que el conductor únicamente tenga que mover la palanca.

Este sistema brinda al usuario la sensación tradicional de manejo de un vehículo manual, pero sin tener que activar con su pie el pedal del embrague, una de las tareas más complejas a la hora de aprender a manejar, facilitando el proceso y convirtiendo el manejo en una tarea más sencilla.

El sistema automatizado de la transmisión se encarga de activar y desactivar el embrague de forma automática y también vigila las revoluciones del motor y el cambio que se engrana. De esta forma evita cometer errores, como pasar de segunda a quinta velocidad, colocando el vehículo en neutral para poder insertar correctamente la velocidad cuando se presente uno de estos casos.

Transmisión Sensonic

Esta idea de combina la experiencia de una caja manual junto con la comodidad y la eficiencia de una caja automática no es del todo nuevo. En los años 90s, la compañía sueca Saab intentó resolver este mismo problema con una solución adelantada a su tiempo: la transmisión Sensonic. Se trataba de una transmisión manual con una barra de cambios convencional, pero carecía de un tercer pedal; en su lugar una computadora respondía al movimiento de la barra y operaba el embrague automáticamente. La caja Sensonic funcionaba perfectamente en la mayoría de condiciones normales, pero era absolutamente invivible en ciertas situaciones de la vida diaria.

Transmisión iMT

La transmisión iMT fue desarrollada por el Hyundai Motor Europe Technical Center en Offenbach, Alemania, pues como mencionamos la demanda por vehículos con transmisión manual en el viejo continente sigue siendo alta.

Cabe recordad que durante la crisis financiera asiática de 1998-2001, Kia se declaró en bancarrota en 1997, y en 1998, Hyundai Motor Company adquiere el 51% de la compañía, desbancando a la Ford como su accionista mayoritario en Kia Motors desde 1986.​ Tras movimientos y maniobras posteriores,​ Hyundai Motor Company posee menos del 50% de la compañía, pero retiene la mayor parte de su participación y operación en la Kia. Motivo por el cual veremos la transmisión iMT en los modelos Hyundai y Kia.

Funcionamiento para los más técnicos

El proceso empieza con sensores en la barra de cambios que detectan instantáneamente la intención del movimiento del conductor, como en ciertos carros de carreras.

Estos sensores se comunican con una unidad de control que remplaza al cilindro maestro. Dicha unidad activa un actuador el cual envía presión hidráulica a un cilindro esclavo concéntrico qué reemplaza la balinera tradicional.

Finalmente, este cilindro esclavo, desarrollado junto al proveedor de partes Valeo, actúa sobre los dientes de la prensa acoplando y desacoplando el disco de manera convencional.

Así es como este sistema ópera el clutch automáticamente en el tiempo que toma un conductor para pasar la barra de un cambio a otro. El tercer pedal, sin embargo, sigue ahí; listo para ser usado por un gomoso o en situaciones que pondrían en aprietos a una caja Sensonic.

Uso en Híbridos

Kia sólo usará este sistema en sus vehículos mild-hybrid por el momento, mientras que Hyundai ya lo introdujo en un modelo con motor únicamente a gasolina: el Hyundai Venue, disponible únicamente en India. Suena prometedor, y mucho, pero habrá que probarlo a ver si es suficiente para convencer a los conductores más chapados a la antigua.

Hasta ahora, los modelos híbridos de 48 voltios iban equipados con cambio automático o de doble embrague, ya que eran las únicas tecnologías válidas para posibilitar la conducción ‘a vela’, una forma ahorrar de combustible y emisiones.  Pero, con la Transmisión Manual Inteligente, Hyundai ofrece una conducción manual con la eficiencia del cambio de marchas automático.

Con la iMT la marcha elegida permanece engranada cuando el híbrido de 48V rueda por inercia en carretera o al ir a detenernos en un semáforo, por ejemplo. Gracias al generador híbrido de arranque suave (MHSG), el motor vuelve a funcionar con la misma marcha que tenía antes de empezar a rodar por inercia. Esto con un cambio manual convencional no podría hacerse.

Aún no estamos seguros de cómo tomarán este invento los más puristas de la conducción, pero seguro habrá muchas personas contentas con este avance tecnológico, pues otorga ventajas innegables para muchos conductores en todo el mundo.

Comentar