Tips para reparar y remover rayones

Ya sea por un grupo de niños que juegan en el garaje, la mascota que consideramos parte de la familia o aquel ogro con un juego de llaves, los rayones sobre la pintura de tu auto son prácticamente inevitables. A parte de todo esto, que ya es bastante decir, las reparaciones de este tipo de detalles en la pintura suelen ser muy costosas, ya que normalmente es necesario retocar todo el auto, porque de no hacerlo así podrías terminar con un auto de payasos por las diferencias en tonalidades. Sin embargo, existen maneras de deshacerte de dichos rayones y a continuación te presentamos algunos tips para hacerlo.

Antes de intentar hacer algo sobre la marca, se debe tener claro cuál es el problema. Si la marca se ve blanca y fina, probablemente no ha penetrado el barniz (clearcoat), pero si presenta el color del cuerpo del auto o metal el problema puede ser más grave y profundo. Por otro lado, se debe tomar en cuenta la temperatura del lugar de trabajo a la hora de retocar la pintura, ya que de esto depende que la pintura se adhiera o no, seque apropiadamente y tome el brillo deseado. Las temperaturas recomendadas por los expertos de Mecánica Popular están alrededor de los 70oF (21oC) aunque las temperaturas entre 60oF y 85oF (15oC y 30oC) son aceptables.

Otra recomendación importante es evitar los vientos y el sol, por lo que hacer el trabajo bajo techo y en un sitio cerrado es lo ideal. La humedad relativa debe estar por debajo del 60% para así evitar condensación en la superficie, ya que dicha condensación no permite un buen acabado. En el caso de que sea necesario aplicar múltiples capas para lograr cubrir la(s) marca(s) lo más recomendable es hacerlo una capa por día.

Es obvio que existe una gran variedad de pinturas en cuanto a colores y tonalidades, por lo que se debe ser cuidadoso de escoger la correcta para el retoque, es decir, la que sea igual a la original. Para lograrlo se recomienda buscar en la información del auto (placas, manuales, etc.) o consultar con un experto.

Para las marcas que no penetran hasta el color sino que son sobre la superficie del barniz, un simple proceso de pulido puede eliminarlas. El lado malo, es que con esto se remueve parte del barniz protector por lo que se recomienda limitar el proceso al área donde realmente es necesario y asegurarse de limpiar bien dicha área hasta remover el compuesto abrasivo usado. Una buena práctica relacionada con el pulido es el de cubrir los alrededores del área a pulir con cinta adhesiva.

Finalmente, verificar la variedad de productos en el mercado, con la ayuda de un experto es una buena manera para encontrar la técnica y los recursos adecuados para el problema de rayado que presente tu automóvil.

Entradas relacionadas

Comentar