Tips para proteger el auto en verano

Tal vez parezca obvio el artículo, sin embargo, no está de más recordar la importancia de cuidar el auto del sol, sobre todo en esta época donde el cambio climático hace estragos en diferentes partes del mundo, donde el sol y el calor se hacen más fuertes.

Si el auto va a estar estacionado mucho tiempo y durante las horas centrales del día. Es importante ir calculando el movimiento del sol, pues puede que esté resguardado pero que con las horas quede expuesto.

Cuando sea posible estacionar a la sombra o en un estacionamiento cubierto las condiciones pueden cambiar. En caso contrario donde el estacionamiento se encuentre en campos abiertos y en condiciones de pandemia, puede ser preocupante mantener el auto en el exterior.

Protección para el exterior

Se puede optar por una funda para el auto, existen algunas genéricas que se adaptan bastante bien y que no son muy caras. En este sentido, también se puede optar por vinilar la carrocería (hay láminas transparentes que solo protegen sin cambiar el color original), que será más efectivo pero también más costoso.

Cambiar de sentido el auto o ubicarlo en la sombra seria el ideal, también existen unos accesorios de tipo sombrilla que ayudan a proteger el exterior de los rayos del sol, pero pueden ser agresivos con los puntos de apoyo.

Protección para el interior

En caso de que el auto quede estacionado hacia el sol, es seguro que la temperatura interior va a estar muy alta, y no deja escapar el calor, por lo que es mejor intentar que entre directamente. Aunque no lo parezca, la función del parasol es clave, pues la mayoría de los rayos del sol llegan a través del parabrisas.

El parasol es un accesorio que cubre la ventana, en ocasiones tiene cubiertas que reflejan los rayos del sol, y está demostrado que consigue reducir bastantes grados la temperatura. Es imposible evitar del todo el calor en el habitáculo, pero también hay algunos trucos para reducirlo rápidamente. Por otro lado, hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo estará en contacto con algunas superficies que estarán muy calientes y podremos sufrir quemaduras. Es recomendable utilizar un protector para el volante y tener cuidado con los enganches metálicos de los cinturones.

Protección para el motor

Al igual que las personas, los autos necesitan mantenerse hidratados siempre, especialmente cuando la temperatura exterior es demasiado alta. Por eso, debes controlar con regularidad los niveles de los distintos líquidos que utiliza tu coche: el aceite, el líquido anticongelante o el líquido de frenos deben estar siempre en el nivel recomendado por el fabricante. Si, al realizar la revisión, descubres que alguno de ellos está por debajo del mismo, deberás rellenar el depósito antes de poner tu auto en marcha

Durante los primeros kilómetros de conducción también es importante no forzar la mecánica, para no sobrecargar ese sistema de refrigeración que comienza a funcionar. Por otro lado, hay elementos sensibles como la válvula EGR que también sufre más en verano por la concentración de partículas suspendidas en el aire.

Si el motor se sobrecalienta en exceso, las consecuencias pueden ser devastadoras y puedes sufrir averías verdaderamente graves. Para evitar esta situación, ten siempre controlados los indicadores de temperatura del motor que encontrará, normalmente, en el salpicadero (junto a los indicadores de gasolina o de velocidad).

En situaciones normales, la temperatura perfecta del motor es de 90º mientras este está en marcha. Para mantenerlo, debe mantén siempre los niveles de líquido refrigerante adecuados.

Protección para los neumáticos

El calor afecta negativamente a las ruedas y estas se desgastan con mayor rapidez en verano, por lo que es importante que estos estén en perfecto estado para poder hacer frente a las altas temperaturas. De lo contrario, además de aumentar el riesgo de perder el control del vehículo o la eficacia del frenado, también aumentamos las probabilidades de sufrir un pinchazo o reventón.

Protección para la conducción

Aunque el calor sea extremo e insoportable, debemos evitar la tentación de poner el aire acondicionado de una vez y al máximo en el momento de dar arranque. Lo más recomendable es, bajar los vidrios por un momento y dejar que la temperatura interior se nivele con la temperatura exterior, luego se enciende el aire acondicionado con las ventanas abiertas y permite que enfríe de forma correcta.

Comentar