Tipos de seguro de auto

Conocer los tipos de seguro de auto es imprescindible para cualquier persona que necesite tener cubierto el riesgo de su vehículo. Por ello, vamos a enumerar y a situar dentro de contexto las principales modalidades que una compañía aseguradora nos puede ofrecer a día de hoy.

Los principales tipos de seguro existentes

Y es que, todos y cada uno de los tipos de seguro de auto que existen en el mercado, actualmente, están regidos por una serie de reglamentaciones muy estrictas que determinan, sin lugar a equivocaciones, los límites que éstos tienen. De este modo, se evita cualquier tipo de problema relacionado con las diferentes interpretaciones que cada persona puede hacer de los mismos.

Seguros a terceros

Este tipo de cobertura cubre, en caso de siniestro, todos los desperfectos y lesiones ocasionadas a un tercero no estando cubiertos los daños ocasionados tanto al vehículo como a la persona asegurada.

Un seguro a terceros está cubierto por lo que se denomina como responsabilidad civil obligatoria ya que, en todo momento, y según la legalidad vigente, al menos los daños ocasionados a terceras personas deben estar cubiertos bajo cualquier situación o circunstancia.

Como apéndice informativo, hay que decir que si bien es cierto que este tipo de seguro de automóvil es el más asequible que existe a día de hoy en el mercado, no es menos cierto, por otro lado, que en algunos casos concretos, las coberturas no pueden ser suficientes. Quizá por ello, los asegurados que optan por esta modalidad son los que son propietarios de un vehículo con una determinada antigüedad.

Seguros a todo riesgo

En esencia, el seguro a todo riesgo, cubre todo lo que está estipulado en un seguro a terceros pero con la inclusión de los daños ocasionados al propio asegurado. De esta manera, y a través de la responsabilidad civil obligatoria y de la compañía aseguradora, todo aquel desperfecto material y humano, siempre y cuando estos estén dentro de las coberturas de la póliza, quedarán cubiertos sin ninguna clase de excepción, según dicta la legalidad actual vigente.

No obstante, hay que hacer notar, que el contrario que los seguros a terceros, este tipo de pólizas son bastante más caras ya que la compañía, en caso de siniestro, tendrá que hacer frente a una suma económica mayor. Ideal, sobre todo, cuando el vehículo asegurado no tiene una antigüedad muy elevada.

En ambas modalidades, tanto dentro del seguro  todo riesgo como dentro del seguro de terceros, la compañía aseguradora permite incluir una franquicia de un determinado importe para abaratar aún más la prima del seguro. En contra tenemos que dicha compañía únicamente se hará cargo del importe que exceda a dicha cuantía.

Entradas relacionadas

Comentar