Tipos de batería para coches

tipos de baterias

Al contrario de lo que puede pensar, todos los automóviles no llevan el mismo tipo de batería. De hecho, se pueden distinguir hasta 5 tipos diferentes de batería para coche.

En este artículo vamos a hacer un repaso de todas ellas, con sus características, ventajas e inconvenientes, para que sepan más sobre ellas y las ventajas de tener una u otra en su vehículo.

Además, veremos cuáles son los usos más habituales para cada una de ellas. Así podrá saber si tiene la batería adecuada para sus necesidades montada en su auto.

1. Baterías de bajo mantenimiento

Conocidas también como baterías de celdas o baterías sin mantenimiento, son las más habituales en los automóviles. En parte se debe a que es el tipo de batería para auto más económico.

El interior consiste en una serie de placas aisladas y selladas, sumergidas en un fluido que no se evapora. Por ello se consideran baterías que no requieren mantenimiento, ya que se sustituyen cuando dejan de funcionar.

La ventaja que tienen estas baterías es precisamente el bajo coste que tienen. No obstante, los modelos más económicos tienen una vida útil relativamente corta, de unos 4 años, sobre todo por la falta de atención que se les presta.

2. Baterías de aleación de calcio

Las placas de estas baterías contienen Calcio, que reduce la pérdida de líquido y por tanto la descarga. Son algo más caras que las anteriores, aunque tienen una duración mayor. Son casi tan comunes que estas.

El inconveniente principal es que en caso de una sobrecarga, la batería sufre daños irreparables. En este caso, la única solución es sustituirla por otra nueva.

3. Baterías de ciclo profundo

Es muy extraño encontrar que lleve este tipo de batería coche alguno, ya que pese a que tienen una capacidad de carga mayor que las anteriores y proveen energía durante más tiempo, se descargan más deprisa. Por ello suelen reservarse a barcos, coches de golf o vehículos eléctricos.

También se utilizan en instalaciones de energías renovables. Acumulan la electricidad generada por aerogeneradores y paneles solares para suministrar energía a viviendas y vehículos. El precio es bastante más elevado, además.

4. Baterías de gel

El interior de estas baterías se mantiene sellado y presurizado. De este modo se mantiene en estado líquido el gas licuado que contienen y se evitan pérdidas. Un gel de silicona solidifica el ácido para que funcione mejor.

Se trata de baterías muy buenas para el funcionamiento, aunque sufren bastante durante el arranque, por lo que algunos fabricantes prefieren utilizar otros tipos.

5. Baterías Li-Ion

Estas baterías tienen las mismas características que las de los teléfonos móviles, aunque son de un tamaño evidentemente mayor. Son más ligeras que el resto y se suelen montar en vehículos de gama alta o ediciones limitadas.

Por contra, son las más caras de todas las que se pueden encontrar. Por ello no se suelen ver en turismos ni vehículos de fabricación en serie.

Ahora tiene más información sobre los tipos baterías de auto que puede encontrar en el mercado. ¿Sabía que existían tantos tipos? ¿Sabe cuál es la que está montada en su automóvil? No dude en comentarnos cualquier cosa que le apetezca al respecto.

Entradas relacionadas

Comentar