Techo panorámico en el automóvil

El techo panorámico es un elemento muy frecuente en el diseño automotriz actual. Es una variante del techo solar o sun roof que permite recibir la luz natural y disfrutar del paisaje. Se relaciona con el segmento de gama alta, aunque se ha ido extendiendo en todo tipo de vehículos desde los pequeños hasta los SUV.

Existen varios tipos de techo, que son de superficie acristalada que no permite ningún tipo de apertura. Por otro lado están los solares, que pueden abrirse ligeramente en cuña o que se destapan por completo gracias a un sistema de apertura eléctrico. Aunque dependiendo del modelo son de una tipología y un tamaño concreto, vamos a analizar las ventajas y desventajas de este elemento a nivel general.

Ventajas

La primera ventaja del techo panorámico, lógicamente, es estética. Tener un cristal en la parte superior permite que entre la luz al habitáculo, creando una atmósfera más agradable y natural. Eso también consigue que haya una mayor sensación de espacio respecto a modelos de techo rígido. Dará un toque de exclusividad al vehículo, pues no es demasiado habitual verlo. Por no hablar de que en el exterior también se notará la diferencia al contrastar con el color de la carrocería

En los primeros techos panorámicos se dudaba acerca de la seguridad del auto. Poner un vidrio en lugar de la habitual lámina del techo podía ser perjudicial en caso de accidente. Sin embargo, en la actualidad se ha conseguido una rigidez sobresaliente que prácticamente no afecta a la estructura. Otras ventajas van más asociadas al gusto y las sensaciones. En los techos solares, hablamos de sentir el aire a través de esa quinta ventana o de que los niños tengan una distracción adicional.

Desventajas

Pero este elemento también tiene algunas desventajas. La primera es el precio, pues un techo panorámico no suele salir barato. Aunque se haya ido democratizando con los años, todavía es un extra. En el caso de que sea un techo solar con apertura eléctrica también hay que tener en cuenta la posibilidad de que haya una avería en este sistema. La reparación de este tipo de desperfectos suelen salir bastante caros.

Otro inconveniente que presenta es que ofrece un aislamiento bastante inferior frente a los techos tradicionales. A pesar de contar con cortinillas aislantes y filtros ultravioleta, en verano el habitáculo se recalentará con mayor facilidad y en invierno el frío también afectará de forma más notoria. El incremento de peso que conlleva la instalación de este sistema hace que aumente ligeramente el consumo del vehículo. Finalmente, aunque de la sensación de amplitud en el habitáculo, la realidad es que con un techo panorámico se pierden algunos centímetros de altura para la cabeza.

Entradas relacionadas

Comentar