¿Su auto no está asegurado? Conozca las consecuencias

La cultura del seguro ha ido creciendo en el mundo, sin embargo en nuestro país todavía no somos consientes que hay gastos que en realidad son una inversión. Han escuchado la frase “es mejor prevenir que lamentar”.

Al colombiano todavía le duele meterse la mano al bolsillo para comprar un seguro. Y no es cuestión de precio, pues hoy se consiguen en el mercado pólizas a precios muy competitivos, lo que sucede es que aun no entiende la importancia y las consecuencias que puede llevar el hecho de no contratar un seguro.

Esto pasa con todo tipo de seguros, médicos, de vida, de bienes y de autos (que es el que nos interesa). Comprar un vehículo significa un gran esfuerzo, no es algo que se logra de un día para otro. Muchos sufren con el solo hecho de cambiar de modelo, ya que es algo que se consigue con gran esfuerzo.  Pero, ¿qué pasa si de un día para otro pierde todo ese esfuerzo? Nuestra idea no es asustarlos, pero sí informar las posibles consecuencias de no contratar un seguro para el auto.

Responsabilidad civil

Empezamos con la consecuencia más importante y esta razón es la que me motiva a contratar un seguro contra todo riesgo.

Si nos vemos involucrados en un accidente de tránsito, donde hay daños y lesiones donde tenemos la culpa y no tenemos una póliza que cubra los daños, debemos correr con todos los gastos. En caso de tener seguro, este se ocupará de todo. ¿Se alcanza a imaginar lo que puede llegar a costar un accidente? Al tener un seguro automotriz, tanto el conductor, los pasajeros y cualquier tercero damnificado estarán cubiertos ante todos los problemas que aparezcan como consecuencia del accidente, desde pérdidas materiales hasta los gastos médicos.

El seguro de responsabilidad civil cubre el pago de las indemnizaciones por daños corporales, materiales o patrimoniales causados a terceros que pudieran ser culpa del asegurado o de las personas de quien deba responder, por hechos derivados de su vida privada o profesional. Además tiene cobertura y asistencia jurídica en proceso civil y penal según sea el caso.

Pérdida del vehículo

Otra de las consecuencias a las que todos le huimos es a la pérdida del vehículo, ya sea por daños o por hurto. Quien se puede imaginar que deja su auto estacionado al frente y al salir ya no está, o que en un accidente de tránsito el auto sufra daños totales. El solo hurto de accesorios y partes en los semáforos ya nos aterroriza y nos hace meter la mano en el bolsillo, se imagina perder el patrimonio más preciado, por negarse a pagar un seguro voluntario para el auto.

Solo en un accidente parcial con los altos costos de hoy en día, el IVA que llevan todos los productos, hasta el accidente más leve ya nos pone a voltear por dinero para reparar los daños.

Pérdida de su inversión

Normalmente cuando sacamos un crédito es obligatorio tener seguro de auto, para que ante cualquier siniestro este cubra la totalidad del valor a pagar. Pero hay ocasiones en las que no es este el caso. Y cuando no es obligatorio, no tiene seguro, y se presenta siniestro, llámese accidente, robo o cualquier otro daño al auto, es usted mismo quien debe cancelar esa deuda y sin siquiera poder usar el auto.

Y pensemos, si no tiene seguro, y causa un accidente. ¿Cómo va a reponer los gastos de la otra persona? En algunos casos se intenta contar con la buena voluntad de la gente que dice que se hará cargo de los gastos de manera particular. Sin embargo, es una situación muy engorrosa y bastante difícil de coordinar. Pero, aunque tenga la mejor voluntad para ayudar, ¿si usted no cuenta con los recursos, como hace?

Solo de pensar en esta consecuencia ya me siento preocupado. Por eso es indispensable tener asegurado su vehículo, también si lo está pagando.

Conducir sin seguro definitivamente no es una buena opción. Tenga en cuenta todos los beneficios que recibe con el hecho de tener un seguro que va a cubrir todos estos gastos. Aunque a veces se complica la situación económica, nunca recorte sus gastos sacrificando la póliza del auto porque se estará deshaciendo de un beneficio necesario ante un accidente, donde estará obligado a pagar de su propio bolsillo todos los gastos que lastimosamente se generen en caso de que tenga o cause un accidente, sin la certeza de que el auto quede en óptimas condiciones.

Entradas relacionadas

Comentar