Studebaker Avanti: Un clásico que murió demasiado pronto

Existen numerosos fabricantes de automóviles en el mundo del motor pero muchos de ellos desaparecieron y no han llegado a ser conocidos por la gran mayoría de jóvenes que hoy en día se declaran fans incondicionales del sector automovilístico.

Es el caso de Studebaker Corporation, un fabricante estadounidense que comenzó su actividad en 1852 y que cerró sus puertas en 1966. ¿Quieren saber más acerca de este fabricante y de uno de sus modelos más popular como es el Studebaker Avanti? Vamos allá:

Studebaker: Historia y evolución

La compañía Studebaker comienza su actividad en 1852 configurándose como fabricante de vagones para el transporte de productos del sector de la agricultura, minería e incluso el ejército.

No es hasta 1902 cuando esta compañía comienza a introducirse en el mundo de la automoción. Justo en ese año Studebaker da sus primeros pasos con vehículos eléctricos para en 1904 comenzar a fabricar autos de gasolina en asociación con otros fabricantes.

En el año 1912 Studebaker comienza a fabricar por sí solo los primeros coches de gasolina que le darían la reputación que siempre mereció. Sin embargo, a pesar de las ventas, la compañía afincada en Estados Unidos nunca consiguió tener unos resultados que le permitieran asentarse en el sector.

De hecho, a pesar de generar unas ventas de 20.000 unidades anuales de diferentes modelos de auto y de sorprender con la fabricación del Studebaker Avanti en 1951, la compañía se vio obligada a cesar su actividad.

En cualquier caso, el Studebaker Avanti es uno de los mejores coches deportivos de la historia y merece la pena saber algo más acerca de él.

Studebaker Avanti: El Deportivo por excelencia

Las ideas del diseñador Raymond Loewy y su equipo dieron a luz al deportivo más exitoso de Studebaker Corporation: el Studebaker Avanti. Este auto destacó por su diseño llamativo que llamó la atención de todos los conductores en pleno siglo XXI.

Similar al Ford Mustang en tamaño y con una superficie radicalmente nueva, el Avanti casi logra rescatar a Studebaker de sus malos resultados que no le permitieron continuar su actividad.

El deportivo Avanti es conocido por ser el primer auto norteamericano de producción masiva que incorporaba discos estándar, además de una aerodinámica más suavizada que el resto de autos de la época.

Además, el Studebaker Avanti destacaba por su amplio abanico de posibilidades en términos de seguridad: cinturones de seguridad opcionales, seguros en las puertas, barras anti-vuelco… Sin duda uno de los coches deportivos más seguros por aquel entonces.

Sus características y su diseño convirtieron al Avanti en el coche fabricado por Studebaker que más perduró en el tiempo. De hecho, se continuó vendiendo durante 45 años y a día de hoy es una reliquia que muchos desean tener entre sus tesoros de colección motorizados. El primer Avanti llegaba con un motor V8 3,8L y 120 CV de potencia pero los fabricados en 1963 ya integraban un motor R-1 de 4,7L y 240 CV de potencia.

Uno de los problemas presentados en el Avanti de Studebaker fueron los relacionados con la velocidad de producción. Y es que el retraso debido a la alineación de algunas piezas de fibra de vidrio que el auto incorporaba supuso un efecto negativo en las ventas de la compañía.

A modo de curiosidad diremos que los antiguos Avanti Studebaker se diferenciaban de los nuevos en la forma de sus faros dado que unos eran redondos y otros cuadrados. Eso sí, a partir de 1964 se fabricaron unidades con los faros redondeados de nuevo así que el debate respecto a la distinción entre modelos sigue abierto a día de hoy.

En definitiva, el Avanti Studebaker fue, es y será un auto deportivo inolvidable para los amantes del motor.

Entradas relacionadas

Comentar