¿Son los Jóvenes peligrosos al volante?

Inevitablemente tocar el tema de la conducción es hablar de responsabilidad y durante la época juvenil  es cuando más riesgos tomamos por diferentes motivos, hábitos de conducción, uso, horarios de uso,  entre otros factores.

Lo más seguro es que algunos usuarios estén en contra y refuten el tema. Pese a ello, muchos expertos han afirmado que los jóvenes son mucho más irresponsables que cualquier conductor adulto por diversos factores relacionados con los juicios de valor que aparecen durante este periodo como:

  • Una mayor necesidad de autoafirmación.
  • Excesiva sobrevaloración de su capacidad.
  • Conductas más exhibicionistas en grupo.
  • Menor percepción de riesgo, entre otros.

Este tipo de comportamientos e ideas suelen primar durante la juventud. Hay otros factores que también explican la razón por la cual las personas que se encuentran entre 18 y 25 años tienden a sufrir más accidentes cuando conducen y son las siguientes.

Distracción latente

Entre las actividades que realizan los adolescentes aparecen conductas recurrentes como la interacción entre el conductor y los pasajeros, la música,  el uso del celular y la búsqueda de objetos dentro del vehículo. Tienden a perder fácilmente la atención con la tecnología, la naturaleza y sus acompañantes.

Los jóvenes son más propensos a asumir riesgos teniendo en cuenta sus hábitos, el uso del vehículo entre otros factores que trataremos a continuación.

1. Horarios de uso

Los jóvenes son amantes de la vida nocturna. Es bien sabido que durante la noche el riesgo de sufrir accidentes de tránsito aumenta, ya sea por la poca visibilidad o por la presencia de un mayor número de persona bajo los efectos del alcohol.

Puede que a muchos no les agrade la idea, pero establecer un horario para sacar a andar el carro es importante, frente a ello es recomendable establecerse unas horas límite, para no arriesgarse ni arriesgar el carro.

2. Menos pasajeros

Los pasajeros deben limitarse al número de cinturones de seguridad disponibles. Es cierto que nuestro grupo de amigos es grande y queremos compartir con ellos los viajes y aventuras pero el problema empieza cuando el número de acompañantes excede la cantidad de pasajeros permitida.

Por ello, es una buena idea que se establezca cuál es la cantidad de personas que se puede llevar en el auto. Lo mejor sería que los pasajeros se limiten al número de cinturones de seguridad disponibles en el auto, ni uno más.

3. Reglas básicas

El hecho de que los jóvenes tengan su licencia no significa que lo sepan todo. El nuevo conductor debe no solo conocer  las principales normas y las reglas de tránsito, sino también respetarlas. Debe estar al tanto del mantenimiento preventivo del auto, un automóvil en malas condiciones mecánicas también puede ser foco de accidentes de tránsito.

Esto va para los padres. Asegúrate de que el nuevo conductor sepa las principales reglas de tránsito.

4. Experiencia garantizada

Qué mejor que aprender sobre manejo sino con el conductor o conductora máster del hogar. Eso sí, enseñe con el ejemplo. La prudencia y el respeto por las normas de tránsito serán sus mejores herramientas al momento de adoctrinar a los más jóvenes.

Podemos cambiarlo

Pese a que existe una vasta evidencia sobre el comportamiento de los jóvenes frente al volante, hay esperanza, se  puede cambiar todo lo malo que llevamos hasta el momento. Solo basta poner de nuestra parte, entender que el automóvil o la moto no son juguetes, en realidad son maquinas que requieren mantenimiento, responsabilidad en la operación y seguridad.

Entradas relacionadas

Comentar