Sistemas híbridos en los autos

Se conoce que los cambios climáticos a nivel mundial productos del calentamiento global, han despertado un interés especial en el cuidado del medio ambiente, convirtiéndolo en una prioridad. Uno de los principales causantes de contaminación en el mundo, son las emisiones de los autos movidos por motores que usan combustibles fósiles, como lo son los de gasolina y los de diesel. Debido a esto, se han desarrollado sistemas de energía alternativa con el propósito de eliminar la necesidad de dichos combustibles, siendo los sistemas híbridos uno de los productos de dichos desarrollos.

Un sistema híbrido, es aquel que usa dos o más fuentes de energía para mover el vehículo, por ejemplo, la combustión interna convencional junto con un motor eléctrico de alto voltaje. Aunque este tipo es el más común, existen sistemas que utilizan otros mecanismos para capturar y utilizar energía. Uno de estos mecanismos es el sistema de frenos regenerativo, el cual utiliza la energía producida al aplicar los frenos para detener el vehículo redireccionandola hacia la o las baterías según sea el caso.

Esta tecnología suena como algo muy reciente pero en realidad tiene muchos años en desarrollo. El primer auto híbrido fue el Lohner Porsche Mixte fabricado alrededor de 1901. Sin embargo, la producción en masa de vehículos con motor de combustión interna iniciada por Ford produjo la desaparición del sistema híbrido por muchos años. Su regreso se dio para los años 70, cuando un Buick Skylark modelo 1972 fue modificado y transformado en híbrido por Victor Wouk y Charlie Rosen, a través del Programa de Incentivos para Automóviles Ecológicos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Lamentablemente, el programa se discontinuó y el vehículo nunca comenzó a fabricarse.

En general, existen 2 tipos de sistemas híbridos, esto de acuerdo a la disposición del tren de transmisión del vehículo.

  • Híbrido en serie: En este tipo, el motor de combustión interna se encarga de encender un generador eléctrico, el cual a su vez, alimenta un motor eléctrico para finalmente activar el tren de transmisión o recargar las baterías
  • Híbrido en paralelo: En este tipo, tanto el motor de combustión interna como el motor eléctrico pueden activar el tren de transmisión, incluso pueden hacerlo al mismo tiempo. El motor de combustión interna utilizado en este caso es un motor pequeño, generalmente de 4 cilindros, lo que reduce aún más el consumo de combustible.

Gracias a los avances tecnológicos, se logró mezclar los dos tipos de sistemas logrando un tren combinado. En este, una computadora determina cual motor usar en cada momento, siendo el motor eléctrico el elegido a velocidades bajas y si se necesita más energía para lograr velocidades más altas o las baterías necesitan ser recargadas, entonces la computadora asigna el control al motor de combustión interna.

En la actualidad existe una gran variedad de modelos de autos con sistemas híbridos, siendo el Toyota Prius c uno de los más populares debido a su alta eficiencia. Sin embargo, también se consiguen autos deportivos como el Tesla Modelo S y el Acura NSX  y algunos vehículos deportivos utilitarios como el Ford Escape.

Si piensas verde pero quieres perder tiempo enchufando un auto para cargar baterías, el sistema híbrido es una muy buena opción.

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. […] a un lado la evolución en los motores y los autos híbridos, eléctricos y los autónomos, conviene conocer las opciones tecnológicas y desarrollo de […]