Sistemas de retención infantil para el auto

Los accidentes de tránsito son una de las primeras causas de mortalidad en el mundo, antiguamente las cosas eran diferentes y podíamos tener muchas malas costumbres, por desconocimiento o por que durante esos años la seguridad no era la prioridad. Hace unos años los cinturones de seguridad no eran obligatorios para todas las plazas, ahora lo son.

Hoy en día todo lo que se refiera a la seguridad para el conductor y los ocupantes es importante, y los fabricantes piensan aun mas como proteger a todas las personas que van en el auto, ya que este medio transporta familias y todos deben ir seguros, hasta los más pequeños. En una eventual colisión todo puede ser posible y nuestros hijos también deben ir seguros, para esto existen diferentes sistemas para la de retención infantil, a continuación todo lo que necesitas saber sobre ellos.

Los niños y la seguridad en el auto

La seguridad en el auto y los cinturones no están diseñados para proteger un niño, ni por tamaño, peso o estatura, y mucho menos por desarrollo y resistencia física, el cinturón de seguridad de un auto, está pensado para un adulto, no sirve para un niño. Y como resulta que lo que más mata a niños son los accidentes automovilísticos, no hay nada que discutir  que se hayan hecho obligatorias las sillas infantiles.

Una buena silla cuesta dinero y varía dependiendo del tipo de silla, de sus prestaciones, o de su diseño, los adultos, somos los responsables al 100% de ese niño, de su bienestar, de su seguridad, de su salud, y de tantas otras cosas.

Pruebas e investigaciones

Las pruebas de laboratorio y distintas estadísticas, muestran el impacto que genera una colisión en los más pequeños de la casa, los resultados son muy dicientes, los más pequeños de la casa siempre salen mal librados, graves fracturas y traumatismos.

De forma general se evidencia el desconocimiento hacia los Sistemas de Retención Infantil y sus tipos, también un desconocimiento sobre los peligros que corren los niños al ir libres en el carro y las normas respecto a la seguridad, especialmente para los menores.

Y lo que es más grave aun que los padres, tienen una percepción errada de la seguridad de los niños, pues estos creen que con llevarlos en los brazos solucionan el problema. También la confusión y falta de conocimientos sobre la normativa y reglamentación existente para el uso de los SRI, a pesar de las campañas de difusión y sensibilización de las consecuencias en los accidentes de tránsito.

Tipos de sistemas de retención infantil

Las sillas están clasificadas teniendo en cuenta el peso del infante y está organizada por grupos.  A la hora de elegir un sistema, hay que saber a cual grupo pertenece teniendo en cuenta las características antropométricas del menor.

Grupo 0

En esta categoría se incluye al bebe desde su nacimiento hasta que cumple 1 año. Puede utilizarse hasta los 10 kilos de peso. Una silla de seguridad ligeramente inclinada que se podrá colocar en el asiento delantero en sentido contrario a la marcha, o en la parte trasera, en cuyo caso será preferible colocarla en el centro de forma de minimizar los posibles daños en caso de colisión lateral. Si se coloca en la parte delantera, tendremos que asegurarnos que el dispositivo de airbag del pasajero está desconectado. Lo más seguro es ubicarlo en el asiento trasero contrario a la marcha.

Grupo 0+

Es una nueva categoría que amplía el peso hasta llegar a los 13 Kg, y para niños hasta los 18 meses. Es una silla que se coloca en el asiento trasero en sentido contrario a la marcha de forma que se proteja mejor ante cualquier colisión. Ubicar la silla de ésta forma va a proteger más el cuello y la columna.

Grupo I

Niños con un peso entre los 9 y 18 kilos, y aproximadamente entre 1 – 4 años. Las sillas se enganchan en el cinturón de seguridad del vehículo. Van siempre situadas en sentido de la marcha, utilizando el cinturón del vehículo o uno supletorio que trae la propia silla. Estas últimas llevan incorporado un arnés de 4 o 5 puntos de anclaje.

Grupo II

Para niños de 3 a 6 años, que tienen un peso entre 15 y 25 kilos. Consta de un cojín elevador con respaldo dotado de protección lateral para la cabeza, se sitúa en la parte trasera en el sentido de la marcha y a ser posible en el centro. Debe incluir unas guías laterales para colocar el cinturón ajustado a las caderas, lo que evitará lesiones en la cavidad abdominal o en la columna.

Grupo III

Para niños entre los 5 y los 12 años,  con un peso entre los 22 y 36 kilos. Se trata de un cojín elevador, a ser posible con respaldo de protección lateral para la cabeza y regulación de altura, de forma que permita acoplar correctamente el cinturón de seguridad del vehículo sobre la clavícula del menor.

Consejos para comprar una silla

  • Antes de adquirir un asiento infantil, solicite que le enseñen las instrucciones de uso del mismo y consulte con el manual de propietario de su vehículo, de forma que compruebe que es compatible.
  • Acuda con su vehículo al establecimiento donde piensa adquirir la silla y solicite que le hagan una demostración del montaje. Hágalo usted mismo en presencia del vendedor.
  • Lleve a su hijo y pruebe la silla que pretende adquirir, para de comprobar que se puede sentar cómodamente y con total seguridad.

Entradas relacionadas

Comentar