Seat 600: el clásico de los clásicos en España

seat 600 clasico

Si hablamos de coches clásicos en España, hay uno que se lleva el premio por goleada: el Seat 600seiscientos o incluso el Pelotilla. Un vehículo que instauró la cultura del automóvil en este país y que fue el punto de partida para que estos "pequeños" gigantes invadieran las carreteras desde el estrecho de Gibraltar hasta los Pirineos.

¿Le gustaría saber más sobre este auto clásico y por qué fue tan exitoso? Le contaremos toda su historia a continuación.

Fiat 600: el origen

En España, alrededor del año 1957, se habían comenzado a importar algunas unidades del verdadero modelo original de este coche: el Fiat 600. Viendo el éxito que estaban teniendo, SEAT se apresuró a firmar un acuerdo con Fiat para que le cediera los derechos de producción del 600 en España.

Tras cerrar el acuerdo, SEAT dedicó la gran mayoría de sus plantas de fabricación a la producción de este "pequeñín". Y no fue para nada una mala elección.

El coche de la clase media

A finales de los años 50 España no estaba precisamente en su mejor momento. Franco dirigía el país y, a pesar de haber pasado casi 2 décadas desde el fin de la Guerra Civil, el hecho de ser un país dirigido por una dictadura hacia que la economía no fuera demasiado boyante.

Los coches de la época eran demasiado caros para la mayoría de la población, que se resignaba a no ir en coche y a seguir utilizando otros vehículos. Hasta que llego el 600. A un precio de 390 € (quién lo diría, con ese precio ahora no pueden comprar ni 4 ruedas) o 65.000 pesetas de aquella época el Seat 600 salió al mercado.

Y fue todo un éxito. No había un solo español de clase media que no tuviera este coche. Sí, sus prestaciones eran más bien pocas y ni tan siquiera tenía cinturón de seguridad en sus primeros modelos debido a su estrechez, pero eso daba igual. Por fin los españoles podían conducir su propio coche.

Renault 5, el "asesino" del 600

A principios de los años 70 llegó a España un modelo muy exitoso de Renault, el Renault 5. Y este fue el coche que, debido a sus muchas mejores prestaciones y tamaño, "mató" al 600.

La estética, los sistema de seguridad y las prestaciones eran muy superiores a este mítico coche de Seat. Y con una economía mucho mas avanzada, el país ya estaba preparado para conducir otros vehículos de gamas más altas.

Aun así, el Seat 600 sigue siendo un coche que se ve a diario por las calles españolas. Muchos mantienen su vehículo y otros incluso lo compran y readaptan para conducirlo hoy en día. Hasta se han colocado monumentos en honor a este modelo.

monumento seat 600

Y usted, ¿ha llegado a conducir un Seat 600?

¿Alguna vez ha visto uno? La verdad es que, salvo que sea español o haya vivido en el país, le será difícil. Es curioso como un coche nada especial, con poquísimas prestaciones y un diseño más bien justo fue tan exitoso en España. ¿Le gustaría tener uno?

Entradas relacionadas

Comentar