¿Sabe cómo probar un auto que quiere comprar?

¿Sabe cómo probar un auto que quiere comprar?

La sensación al volante es la que toma la decisión de cerrar el trato. Mientras el vendedor tiene afán de hacer el trato, el comprador debe asegurarse que va a elegir el carro que más se ajusta a sus necesidades y a su presupuesto.

Parte de esta labor es la que hacemos en Pruebaderuta.com, ensayar los autos y contarles nuestra sensación de manejo, para que tengan un punto de vista adicional al que le puede dar el vendedor.

También tratamos de ser objetivos sin hablar mal de los carros, todos los segmentos y marcas son diferentes, manejan diferentes apuestas en diseño y equipamiento. Sabemos que existe un automóvil para cada gusto.

Para que tenga una idea de cómo debe probar un auto en el cual esté interesado, le aconsejamos siempre solicitar una prueba de manejo, ya sea un automóvil nuevo o usado. Así podrá tener una idea general si el auto se ajusta a sus necesidades.

1. Investigar

Es conveniente conocer muy bien el mercado antes de ir al concesionario. Mirar los puntos de vista y videos que ofrecen páginas como Pruebaderuta.com. Documéntese muy bien como vienen equipados los autos: dimensiones, capacidades, potencia, consumo de combustible, etc.

Realice una lista de cualidades que debe tener el auto que está buscando dependiendo del uso que piense darle, un auto familiar, para todo terreno, analice donde vive y por donde va a transitar, vías pavimentadas o vías destapadas, todo esto es importante a la hora de elegir su auto.

Luego revise, qué otras cosas le gustaría que el auto tuviese para hacer con ellos una lista de deseos. Se trata de cosas sin las que podrías vivir, que no pondrían fin a un acuerdo por el auto, tales como radio, un gps, tapicería, sistemas de seguridad, etc.

Por último, revise muy bien el precio. ¿Se acomoda a su presupuesto? recuerde que hay muchos otros gastos detrás de un automóvil. Aunque hay trucos para ahorrar con el auto, el mantenimiento los impuestos y la depreciación, varían mucho en función de cada modelo.

Después de haber realizado todas estas comprobaciones ha llegado el de “sentir la rueda”. Comprobar si el auto que ha elegido sobre el papel es el auto que necesita en realidad.

2. Antes de arrancar

Preocúpese por conocer muy bien el vehículo, dele varias veces la vuelta, revise todos los espacios, haga encender el motor, siéntese en el asiento del conductor y en cada uno de los puestos, revise el espacio de bodega y antes de arrancar revise si se acomoda a sus necesidades.

Antes de empezar la prueba de manejo o de tomar una decisión evalué las siguientes preguntas:

  1. ¿Es fácil entrar y salir del vehículo?
  2. ¿Hay suficiente espacio para la cabeza, la cadera y las piernas? Recuerde revisar los asientos traseros también.
  3. ¿La posición de conducción es cómoda?
  4. ¿Se sientes demasiado bajo o demasiado alto en el auto?
  5. ¿El volante se puede regular en altura y profundidad para un mejor ajuste?
  6. ¿El asiento es cómodo? ¿Es fácil de ajustar? ¿Cuenta con un ajuste de soporte lumbar?
  7. ¿Los controles son fáciles de leer y usar?
  8. ¿Qué tal es la visibilidad? No olvide revisar el espejo retrovisor y los espejos laterales.
  9. ¿Los pedales están bien ubicados y coinciden con su tipo cuerpo? ¿Se pueden ajustar?
  10. ¿El baúl es lo suficientemente grande para tus necesidades? ¿El espacio es limpio o tiene recovecos? Comprueba también cómo queda el espacio de baúl al abatir los asientos traseros.
  11. No ignore la tecnología de la que dispone el vehículo. Toque los controles, tal y como lo hemos recomendado. Encienda el aire acondicionado y su móvil para comprobar si se necesita un máster para sincronizarlo, o si por el contrario son intuitivos.
  12. En caso de que el vehículo sea usado asegúrese que todo lo que tiene el auto funcione, en algunos casos viene con radio pero no funciona, o algo le sucede al aire acondicionado, de ser así y sin embargo sigue interesado, constate que este elemento puede remplazarse o repararse antes de tomar una decisión.
  13. Abra el capó del auto y conozca el motor, en caso de un vehículo usado debe revisar que no presente fugas, manchas, cableados desorganizados y que todo se encuentre en perfecto estado.

3. En marcha

Quien vende el auto siempre irá primero al volante contándole las bondades y luego le permitirá realizar la prueba de manejo. Mientras él se encuentre al volante, evalúe el auto desde el punto de vista del pasajero. Revise la visibilidad, comodidad y los ruidos. Como una recomendación no realice la prueba con el radio encendido, ya que puede desviar la atención de la prueba y camuflar algún ruido importante.

Cuando llegue su turno, procure adaptar el recorrido a sus necesidades. Puede que el vendedor intente dirigirte por donde él quiera, pero muchas veces no es la mejor manera para evaluar el auto. Por ejemplo: si vive a las afueras o si para llegar a su casa hay una pendiente, busque una colina y mire cómo es su desempeño subiendo, si vive en una ciudad cálida encienda el aire acondicionado y revise su funcionamiento. Si viaja por carretera, observe cómo acelera entre el tráfico y suba de 80 a 100 km/h. Por eso es importante que le diga al vendedor que tipo de prueba necesita.

Antes de empezar a conducir, ajuste el asiento, cinturón de seguridad y espejos. Apague el radio para poder escuchar el motor, concéntrese en estos puntos específicos que tendrá que evaluar:

  1. Aceleración.
  2. Ruido del motor.
  3. Cambios: ¿Sube o reduce rápido los cambios? ¿El recorrido de la palanca es largo o corto? ¿La relación de las marchas es adecuada?
  4. ¿La potencia es suficiente en altas y bajas revoluciones?
  5. Frenos: Al pisar el pedal debe sentir que el frenado es firme.
  6. Dirección: ¿Es dócil y fácil tomar la curva? ¿Es preciso? ¿Tiene buen radio de giro?
  7. ¿En las curvas se balancea mucho? ¿El peso del auto provoca inercias que obligan a corregir la trayectoria?
  8. Suspensión ¿se nota mucho las imperfecciones de la vía? ¿O es cómoda pero hay balanceos peligrosos?
  9. Comodidad del asiento y ergonomía. ¿Se mueve en el asiento una vez que está en marcha o el asiento abraza bien su cuerpo?
  10. No ignore el equipamiento de seguridad del que dispone el auto durante la conducción, de esta forma se familiarizará con el sistema. No tenga miedo a probar la aceleración y los frenos del auto de forma contundente un par de veces. Eso sí, avise antes al vendedor.

¿Cómo probar todas estas cosas en un auto que no es suyo y cuyo “dueño” viaja a su lado?

Adviértale de que quiere conducir bien el auto. Esto no significa infringir normas de tráfico. Pero puede que quiera probar el ABS (cuando no hay nadie detrás) o dar algún volantazo para explorar los límites del auto (como si salta muy pronto el ESP). No le decimos que exceda sus límites de conducción y pueda tener un accidente, sino que no se limite a pasear con él.

Antes de dejar el auto de nuevo, asegúrese de verlo bajo la luz natural, ya que el color se puede ver muy distinto bajo la luz artificial. El vendedor intentará cerrar el trato cuanto antes, pero no tenga prisa. Ahora es el momento de evaluar las sensaciones que ha tenido durante la prueba, repasar su lista de cualidades imprescindibles y cuántos de sus deseos se cumplen. Y no olvide probar otros autos, así podrá tener otros puntos de vista, otra visión de lo que está buscando, revise muy bien todos los vehículos del segmento, lleve algún familiar para que también de su punto de vista, y no se deje llevar por un capricho que a largo plazo le pueda salir costoso.

Entradas relacionadas

Comentar