Revolución de la formula 1 para el 2017

La fórmula 1 se prepara la temporada 2017 con transformaciones de fondo en el reglamento, tras dos años de un duro escepticismos frente a la tecnología hibrida y su carencia de atractivo para los espectadores.

El espectáculo vivido en las tres primeras carreras del Campeonato ha despertado el debate sobre si la F1 necesita una revolución en sus normas, pero gran parte de las voces autorizadas del paddock exigen una mejora drástica en algunos de los aspectos clave de la categoría con el objetivo de situarla nuevamente en una situación de excelencia ante el automovilismo mundial.

Después de que el constante proceso de democratización en las decisiones gubernamentales del deporte sembrara dudas alrededor del acuerdo para el 2017, la BBC ha revelado en exclusiva los cambios que pretenden construir un futuro exitoso en el deporte.

Motores

La introducción de los motores V6 Turbo en la fórmula 1 aumentó la eficiencia del motor de un 29% a un 50% y la incorporación del sistema KERS aun no ha sido aprovechado a su máximo punto pero tiende a mejorar la reputación de la tecnología hibrida, aunque su falta de atractivo para los aficionados es un punto clave para iniciar algunas modificaciones de cara a la próxima temporada.

Existen inquietudes entre las escuderías contra la falta de equidad entre el rendimiento de algunos motores y el resto de fabricantes de la grilla de salida. Pero más allá de las prestaciones puras, circunstancia que estuvo cerca de motivar la llegada de motores independientes más baratos, se ha impulsado un nuevo plan de financiación acorde a las limitaciones económicas de las escuderías independientes, cuya supervivencia en la parrilla parece cada día más inviable bajo el reparto presupuestario actual.

Dado que la Fórmula 1 no podrá introducir una configuración económica más equitativa hasta la firma de un nuevo Pacto de la Concordia en 2020, sus máximos dirigentes planean los siguientes cambios en busca de una mayor competencia por las victorias.

Reducción de los costos.

Una rebaja de un millón de euros en manutención de las unidades de potencia, cuyo rubro oscila los 18 y los23 millones para los equipos privados. Red Bull ha señalado abiertamente su escepticismo ante este acuerdo, pero los fabricantes se habrían comprometido a flexibilizar sus exigencias para garantizar la sostenibilidad del deporte. Además, el menor gasto podría conllevar la obligación de utilizar un máximo de tres recambios por temporada. Actualmente, el límite está fijado en cinco.

Igualdad de rendimiento.

Los equipos se han marcado el objetivo de asegurar una diferencia por vuelta menor al 2% entre los cuatro motores de la parrilla. Aunque la ventaja de Mercedes sobre Ferrari ya esté fijada sobre un baremo similar, el constante desarrollo de los sistemas híbridos debería dilatar la ventaja de unos fabricantes sobre otros. Por ello, los equipos han utilizado un sistema de medición específico para fijar en "tres décimas" la diferencia aproximada entre las distintas unidades de potencia. De cumplirse esta teoría en el Gran Premio inaugural del 2017, los cambios habrían surtido el efecto deseado.

Más sonido.

El aprovechamiento natural que ejercen los motores híbridos sobre la energía térmica es totalmente contraproducente con la voluntad de aumentar el sonido de los autos para incrementar los decibelios y tapar así uno de los grandes vacíos emocionales en la afición desde la llegada de los V6 Turbo.

Obligación a suministrar motores

Los fabricantes podrán seguir reservándose el derecho a fijar su lista deseada de equipos independientes, aunque existe un compromiso firme sobre la mesa para garantizar un motor a cualquier equipo que desee un propulsor, siempre y cuando cumpla con las respectivas condiciones económicas.

Neumaticos

Pirelli ha estado en el punto de mira frente a la opinión pública desde su entrada a la F1 en 2011. Ya sea por aplicar una configuración demasiado conservadora o incluso introducir neumáticos con una degradación excesiva, la marca busca de forma desesperada un equilibrio de prestaciones que logre satisfacer a los actores relevantes de la categoría.

El Grupo de Estrategia ha exigido cambios que permitan a los pilotos exprimir los límites del monoplaza, rompiendo así con la tendencia actual de cuidar constantemente la degradación en las ruedas traseras.

De esta forma, la F1 ha asignado dos tareas a Pirelli de cara al 2017: aplicar una degradación proporcional al rendimiento de los monoplazas y evitar el desgaste excesivo que se produce generalmente cuando un auto rueda detrás de otro. Esta situación rompe con la ventana óptima de rendimiento en los PZero hasta reducir el número de adelantamientos, limitando así el espectáculo en las carreras. La FIA pretende que estas soluciones permitan explotar el talento innato de los pilotos sin que la degradación oculte su verdadero potencial al volante.

Autos rápidos

Es necesario aumentar la velocidad de los monoplazas basados en que la naturaleza de los V6 Turbo ocultó la genialidad aerodinámica de los antiguos autos en favor de unos niveles de potencia más ambiciosos en las rectas. Las dos primeras temporadas registraron tiempos más lentos respecto al reglamento de los V8 atmosféricos, pero la llegada de compuestos más blandos en 2016 ha revertido la situación hasta situar los autos actuales como los más rápidos en la última década.

La falta de agarre en las curvas sigue siendo uno de los asuntos pendientes de mejora en la Fórmula 1 actual. Para ello, la categoría prepara cinco modificaciones esenciales.

Chasis más anchos

Un chasis con una distancia de 2 metros entre sus extremos. De esta forma se repetirían así las medidas de los autos utilizados hasta el año 1997.

Un alerón trasero más ancho

Un alerón mas ancho con un centro de gravedad más bajo, emulando así el clásico concepto de la década de los 90 y principio de los 2000.

Más carga aerodinámica

Aumentar la carga aerodinámica generada a través del suelo, lo cual reduciría la importancia del alerón delantero como elemento diferenciador en el rendimiento de los monoplazas.

Neumáticos más anchos

Llantas más anchas para aumentar el agarre mecánico en las curvas. Este cambio sería clave para materializar la reducción de tres segundos por vuelta.

La apariencia más agresiva de los monoplazas es uno de los temas que más inquieta a Mercedes. Su posición en el asunto de motores parece más flexible de la esperada, aunque nadie niega que en la marca de la estrella existe el temor a perder su supremacía en la parrilla si finalmente se aplicaran los cambios discutidos en el Grupo de Estrategia.

El 'Gran Circo' ultima una transformación clave para mantenerse como un escaparate relevante en el plantel deportivo a nivel mundial. Sólo el tiempo dirá si los esfuerzos por recuperar el espíritu de las carreras antiguas surten el efecto deseado por sus máximos responsables.

Sin embargo nadie duda que es un movimiento arriesgado antes de modificar la estructuras de poder a partir del 2020. Sigue siendo fiel a su esencia y la fórmula 1 se prepara para seguir evolucionando hacia el futuro.

Entradas relacionadas

Comentar