Reversazo de Colombia en materia de seguridad automotriz

Ideas encontradas en la decisión del Ministerio de Transportes en materia de seguridad automotriz. La cartera tomó la decisión de prorrogar hasta 2018 la prohibición de vender en Colombia carros sin airbags frontales y frenos ABS.

Bajo la circular número 20171060114621 el Ministerio de Transporte otorga un nuevo plazo a los fabricantes, ensambladoras e importadores de carros particulares colombianos. La Resolución 3752 de octubre de 2015 exigía que los vehículos matriculados a partir del 1 de enero de 2017 cumplieran con la instalación de elementos de seguridad pasiva y activa (airbags delanteros y frenos ABS, entre otros.)

Que dicen los diferentes gremios del sector

Desde la ANDI (Asociación Nacional de Empresarios de Colombia) a través de sus voceros se manifiestan en contra de la medida, y aseguran que la determinación tomada por el Ministerio de Transporte pone en riesgo la vida de las personas que se movilizan en auto en Colombia. Rechazan la extensión del plazo, teniendo en cuenta que casi la totalidad de las marcas han cumplido con el plazo descrito en la Resolución 3752 de octubre de 2015.

Desde el Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Colombia Cesvi Colombia, advierten que la medida es un error y una irresponsabilidad, ya que la medida fomenta el crecimiento de los accidentes de tránsito, así como los lesionados y los fallecidos por esta causa.

Al parecer la medida tomada por el Ministerio obedece a temas comerciales más que a su compromiso por salvar vidas. Además deja un sin sabor a aquellas marcas que demostraron su compromiso de ajustar sus portafolios para dar cumplimiento a la nueva normativa  anunciada desde hace un año. Ahora nuevamente existe la posibilidad que los consumidores colombianos puedan desechar la opción de vehículos seguros por una consideración de precio.

Fenalco por su parte, respaldó al Ministerio. Para el directivo, la prórroga tiene como motivo principal el de reconocer el derecho que tienen los inversionistas de Colombia a la debida seguridad jurídica ya que estos vehículos llegaron al país con las reglas del juego anteriores.

Para expertos en seguridad vial, hay razones para creer que algunas marcas pidieron ajustar la norma a lo determinado por el Ministerio debido a que no habían podido cumplir con los requerimientos y así iban a perder cuantiosas suma de dinero por cuenta de esas unidades que no se podrían vender.

Entradas relacionadas

Comentar