Reparar sin pintar

Gracias a nuevas tecnologías disponibles en el mercado la carrocería del automóvil se puede reparar sin tener que pasar por el área de pintura.

Cuando la abolladura del vehículo no presenta deformaciones que afecten la pintura como impacto de piedras o daños por efectos climáticos (granizo), existe un proceso de reparación con el cual se vuelve a las condiciones iniciales sin dañar las capas exteriores de pintura.

La tecnología en reparación se renueva constantemente implementando sistemas y herramientas que contribuyen a la reparación de daños sin necesidad de realizar procesos de repintado. Existen métodos para realizarlo (métodos por presión o empuje, método por tracción).

Método por tracción

Este sistema se utiliza para reparar deformaciones ocasionadas en la lámina que no requieran pintarse. No es necesario desmontar accesorios internos, sino que se realiza la reparación desde la parte externa.

Consiste en la extracción del daño mediante el tiro de elementos que se fijan a la pieza. Son piezas plásticas que se unen a través de adhesivos. Son de diversas formas geométricas como ventosas de diferente grado de elasticidad o cilindros plásticos, que se unen a la herramienta de tracción o de tiro. En esta técnica se emplea un adhesivo de fusión en caliente, especial para dicho tipo de operaciones y cuya temperatura se produce en la pistola de aplicación. El tiempo de calentamiento es fundamental para el éxito de la reparación,  tiempo que oscila entre 5 y 8 minutos.

También se utiliza el método de ventosas o chupas, las cuales debido a la depresión que genera la elasticidad de su goma, al tender a recuperar su posición cóncava, al tiempo se vuelve hermética impidiendo la salida o entrada de aire en el área cóncava. Una vez se fija la ventosa se realiza la tracción devolviendo las condiciones de la lamina.  Esta herramienta se encuentran en el mercado de forma mecánica o neumática.

kit_reparar_coches

Método por presión o empuje

Este sistema se denomina desabollado y se utiliza por medio de palancas o varillas. Es un kit que cuenta con diversos elementos que permiten la reparación de la lámina basados en la aplicación de fuerzas contrarias a la dirección de la deformación, se realiza desde la parte interior de la pieza afectada, permitiendo acceder la palanca a la zona del daño evitando el contacto con la pintura.

Para la aplicación de la presión se utilizan palancas o varillas de acero con formas geométricas y diferentes dimensiones.

Aunque la presión se efectúa directamente con la varilla sobre el daño, es conveniente realizar un efecto palanca apoyando la varilla a los bordes de la pieza para tener en todo momento el control sobre la deformación. Si no se puede ejercer presión sobre la pieza se realiza con un gancho, como no se observa la varilla, se hace al tanteo antes de realizar la fuerza; la reparación se realiza de forma progresiva.

Se recomienda mantener en perfecto estado las puntas de las varillas evitando los filos, deformaciones o impurezas, de lo contrario en vez de realizar la reparación se harán deformaciones generando reproceso.

varillas_reparacion_abollas

Ventajas

  • Mantiene la originalidad de la pintura.
  • Evita el desmonte de accesorios, ahorrando tiempo.
  • Disminuye los tiempos de permanencia del auto en el taller.
  • Nuevas oportunidades de negocio para el taller
  • Ahorro en materiales de pintura
  • Inversión mínima y retorno rápido
  • Aumento en la productividad del área de latonería
  • Se reduce la cantidad de autos en proceso.

Entradas relacionadas

Comentar