Renault Symbioz Concept

El sueño de futuro de la marca del rombo sigue las tendencias actuales de la automoción. Un modelo eléctrico y autónomo de nivel 4. Conducción totalmente autónoma y capacidad para moverse de manera 100% eléctrica son losdos pilares fundamentales sobre los que se erige el Symbioz.

Mientras que la mayoría de fabricantes se esmeran en la creación de los autos del mañana viéndolos como monovolúmenes medios o todocaminos/SUV/crossover, el Symbioz apuesta por un modelo más dinámico que nos recuerda en parte a aquellos locos años 90 de un compacto deportivo.

Características técnicas

El Renault Symbioz tiene tracción en las ruedas traseras a través de dos motores eléctricos, uno conectado a cada rueda. La potencia máxima de salida es de 671 caballos y puede hacer acelerar al SYMBIOZ en "menos de seis segundos" de cero a 100 km/h. La capacidad de las baterías es de 72 kWh, para una autonomía de 500 km y pueden ser recargadas al 80% de su capacidad en 20 minutos mediante inducción.

Exterior

Su carrocería mide 4,70 m de longitud, 1,98 m de ancho y 1,35 m de alto. El techo está hecho de policarbonato y cristal para permitir la máxima entrada de luz. No tiene pilar central y, al abrir las puertas, los asientos pivotan hacia los pasajeros a modo de "invitación".

Se destaca un gran emblema frontal y unas extra delgadas luces principales, enmarcadas por la iluminación de marcha diurna en forma de C que se extienden hasta el paragolpes delantero. De lado, sus pasos de rueda de gran tamaño se llevan el protagonismo, junto a las puertas de apertura tipo ‘suicida’, mientras que en la zaga se resalta su conjunto óptico y la aleta de tiburón transparente.

Interior

Con este modelo conceptual, el fabricante quiere dejar clara su visión de movilidad para el 2030, en donde prima la interacción del auto con el entorno en el que se mueve el ser humano. Incluso el auto con dimensiones de berlina (4.7 metros de largo y 1.98 de ancho) y formas aerodinámicas cuenta con un espacio exclusivo dentro de una casa de 120 m2 diseñada especialmente por el estudio MarchiAchitectes.

Respecto al habitáculo, los cuatro asientos se pueden girar para enfrentar a los pasajeros. Gracias a la domótica, se puede ver quién llama a la puerta de la casa, programar los electrodomésticos o usar el equipo multimedia. En definitiva, para Renault este vehículo es como otra estancia más de la casa y esto queda patente en los materiales que se han usado para construirlo: madera, porcelana, fieltro o mármol, entre otros. Se pueden activar acciones tales como abrir o cerrar la puerta de ingreso a la vivienda o manejar el aire acondicionado, entre otras.

En el salpicadero hay una pantalla OLED de 80 cm de ancho y forma curva. Cuando se activa la conducción autónoma, los pedales y el volante se retraen 15 cm y los asientos se colocan en una posición más cómoda para los pasajeros. Una pantalla pequeña queda visible cuando esto ocurre para informar los principales parámetros al conductor. También durante la conducción autónoma, una mesa de metal con superficie de mármol se despliega entre los cuatro ocupantes. Cada pasajero dispone de una pequeña pantalla táctil en el cinturón de seguridad para manejar las opciones de confort y entretenimiento.

Video

Entradas relacionadas

Comentar