Renault: ¿el nuevo caso Volkswagen?

renault bolsa volkswagen

Renault vivió en el día de ayer uno de los peores días de toda su historia. Todas sus acciones se desplomaron hasta en un 20% de su valor (finalmente solo al 10,28%). ¿Y por qué?

Porque los inspectores del gobierno francés están investigando a la marca por un fraude similar al de las emisiones de Volkswagen. Y, a pesar de que parece que no se ha encontrado nada y de que el gobierno francés haya defendido a la marca, eso no ha frenado la caída en bolsa.

Inspección sorpresa de la DGCCR

La Dirección General de la Competencia, del Consumo y de la Represión del Fraude del Ministerio de Economía francés analizaron durante la semana pasada todos los departamentos de control de motores de Renault.

Sin embargo, esto era conocido por más bien pocos hasta que la CGT lo desveló en el día de ayer. La noticia corrió como la pólvora y tanto Renault como Peugeot Citroën comenzaron a caer en bolsa, incluso sin saberse nada de los resultados de esas inspecciones.

A pesar de que el director de la compañía haya declarado que los inspectores no han encontrado nada, no hubo remedio. Incluso tras declarar los propios inspectores que no han encontrado casi ninguna irregularidad importante, la bolsa siguió cayendo a merced de esta noticia.

Los detalles de la inspección

Según Renault la inspección se ha llevado en 25 automóviles de Renault y viene haciéndose desde octubre de 2015. Los resultados no han hallado nada relacionado con el fraude de Volkswagen y, salvo una insistencia voraz del gobierno por abandonar el diésel, no ha habido nada más noticiable.

Además, la investigación sorpresa requisó ordenadores, revisó diferentes departamentos como homologación o controles de motores e incluso las oficinas de la sede social.

¿Un aviso del gobierno?

Hay muchas voces que afirman que el gobierno francés ha llevado a cabo esta inspección y filtración de forma deliberada. Esto se debe a que el propio gobierno lleva años instando a Renault a que abandone el diésel por un tipo de motor más ecológico.

El problema está en que la compañía no parece querer hacerlo, por lo que el gobierno está encontrando diferentes formas de hacer presión. Y desde luego no podrían haber encontrado una mejor que esta, ya que la caída en bolsa fue estrepitosa.

¿Volverá a caer en bolsa Renault?

En teoría, salvo que los resultados de última hora de los análisis cambien, las acciones de Renault deberían volver poco a poco a su lugar original.

Por lo tanto, quién sabe si es un buen momento para comprar acciones y sacar un buen dinero. ¿Qué opina usted? Deje sus impresiones en los comentarios.

 

Entradas relacionadas

Comentar