Qué tanto conocemos de los combustibles

En realidad lo máximo que llegamos a conocer como conductores de los combustibles es el valor y a duras penas diferenciamos gasolina extra de corriente y diésel. Eso sin contar el caso en el que por equivocación le ponemos la gasolina que no es.

Los combustibles para uso vehicular tienen unas características importantes para el funcionamiento del automotor y no es obligatorio saber todo acerca de ellos, pero si puede sacarnos de dudas cuando se presente una falla en el motor a causa del combustible.

Gasolina

gasolina-combustible

La gasolina de uso vehicular requiere de características y cualidades para proporcionar una operación suave en el motor, cualidades que le permiten operar de la forma más adecuada y las mencionamos a continuación:

Combustibilidad: Combustión uniforme dentro de la cámara de combustión, con un mínimo de golpeteos (detonación).

Volatilidad: La gasolina debe ser capaz de vaporizarse fácilmente para proporcionar la apropiada mezcla aire-combustible aún cuando se arranca un motor frío.

Rendimiento estable de oxidación y detergencia: Un pequeño cambio en la calidad y un mínimo de formación de goma durante el almacenamiento; también la gasolina no ha de formar depósitos en el sistema de admisión.

Número de Octanos: El número o clasificación de octano de un combustible es la medida de las características de anti golpeteo del combustible (cascabeleo). Las gasolinas con mayores clasificaciones de octano son menos propensas a causar golpeteos en el motor que las gasolinas con clasificaciones de octano bajas.

La gasolina con un número de octanos de unos 90 es la que generalmente se llamada corriente o regular; una con un número de octanos mayor a 95 es  la llamada gasolina de alto octanaje y se conoce como súper o gasolina extra.

Combustible Diésel

diesel-combustible

A grandes rasgos muchos podrían pensar que el diésel o ACPM tiene características similares a la gasolina para su operación, pero en realidad difieren completamente. El diésel para poder cumplir a cabalidad su trabajo en el motor debe contar con las siguientes características:

Inflamabilidad: El tiempo de retardo de encendido debe ser lo suficientemente corto para permitir el arranque fácil del motor. El combustible diésel debe permitir la marcha suave del motor con poco golpeteo.

Fluidez en baja temperatura:El combustible debe permanecer líquido a bajas temperaturas, de tal modo que el motor arrancará fácilmente y caminará suavemente.

Lubricidad:El combustible diésel sirve como lubricante para la bomba de inyección e inyectores, por lo tanto, este debe tener propiedades adecuadas de lubricación.

Viscosidad:Debe de tener una viscosidad acorde (espesor), de tal modo que se asegure una atomización apropiada de los inyectores.

Bajo contenido de azufre:El contenido de azufre causa corrosión y desgaste en las piezas del motor, de manera que su contenido debe ser mínimo. En nuestro país no se controla de forma rigurosa el contenido de azufre en este tipo de vehículos, en otros países tienen una legislación más fuerte en cuanto al contenido de azufre en el diésel.

Estabilidad:No pueden ocurrir cambios en la calidad y no debe de producir aglutinante durante su almacenamiento.

Número de Cetanos: El diésel también tiene un número igual al octano que le brinda características especiales; para el diésel aplica el número de cetanos. La clasificación del combustible diésel se obtiene valorando la habilidad para evitar el golpeteo. Cuando es mayor la clasificación de cetanos, mejor es la habilidad del combustible ante el golpeteo.

Existen dos escalas de índice de cetanos que indican  la capacidad del combustible para evitar el golpeteo y para indicar su inflamabilidad: el índice de cetanos y el índice diésel.

La clasificación mínima de cetanos aceptable para un combustible generalmente es de 40 a 45 para motores automotrices diésel de altas velocidades.

El combustible diésel sirve también como lubricante, mientras que la gasolina no. Si se usa gasolina en un motor diésel por error, esta de carbonizará y dañará la bomba de inyección y los inyectores del motor. Nunca cometa este error cuando reabastezca combustible.

Entradas relacionadas

Comentar